Asesinato
Murió el joven lomense baleado al viajar a Santa Fe para comprar una moto
Martes, 20 de septiembre de 2022
El joven de 22 años que fue baleado en la cabeza cuando llegó a la ciudad de Santa Fe desde el partido bonaerense de Lomas de Zamora para concretar la compra de una moto que había pactado por una red social, murió en las últimas horas, y por el crimen fue detenido un sospechoso de 21.

El joven de 22 años que fue baleado en la cabeza cuando llegó a la ciudad de Santa Fe desde el partido bonaerense de Lomas de Zamora para concretar la compra de una moto que había pactado por una red social, murió en las últimas horas, y por el crimen fue detenido un sospechoso de 21 y se busca a al menos un cómplice, informaron hoy voceros judiciales.

La víctima fue identificada como Lautaro Isaac Leandro (22), quien murió mientras era atendido en la sala de cuidados intensivos del hospital José María Cullen, donde previamente le habían diagnosticado muerte cerebral.

En cuanto al sospechoso, identificado como Iván Oscar Carrizo (21), hoy fue imputado por el fiscal Estanislao Giavedoni, de la Unidad de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación (MPA), que le endilgó el delito de homicidio calificado por el uso de arma de fuego en calidad de coautor.

A su vez, la jueza Susana Luna dictó la prisión preventiva del acusado, que antes había sido identificado por testigos en una rueda de reconocimiento.

Esta mañana, el padre de la víctima aseguró que prácticamente "lo ejecutaron" y que los delincuentes "fueron directamente a matar", ya que él no se resistió y "por instinto" trató de correr.

Además recordó que tanto él como su esposa le habían dicho que no querían que viajara a Santa Fe para realizar esa operación, ya que les parecía "peligroso", aunque no lograron evitar que lo hiciera.

En cuanto al detenido, voceros del Ministerio Público de la Acusación (MPA) informaron que testigos del hecho lograron identificarlo y quedó a disposición del fiscal Giavedoni.

El presunto autor fue detenido en una vivienda situada en Azcuénaga y Sarmiento, en barrio Coronel Dorrego, cerca de donde fue agredida la víctima.

Lautaro, quien recibió un disparo en la zona occipital del cráneo, llegó a Santa Fe el domingo junto a un hermano y dos amigos con la intención de adquirir una moto Honda Tornado de 250 centímetros cúbicos a un hombre con quien se había contactado por la red social Facebook.

Según el relato del hermano de la víctima, llegaron para concretar la compra a una vivienda situada en calle Larrea al 1.600, donde Lautaro fue baleado por el supuesto vendedor.

El padre del muchacho relató esta mañana desde la fiscalía de Santa Fe que Lautaro "hizo una transacción por Facebook de una moto con alguien de acá" y sostuvo que al llegar al punto de encuentro "prácticamente lo ejecutaron de un tiro en la nuca y cuando cayó al piso le robaron el celular".

"Mi hijo vio una publicación en Facebook, él quería comprarse una moto, le habían robado una, cobró el seguro, tenía unos pesos más que los había ahorrado y algo que pidió prestado. Aún así no alcanzaba a llegar al monto entonces con estas personas que se comunicó pactó que también les iba a dar una PlayStation que él tenía", detalló el hombre al canal TN.

"Con mi señora le decíamos que no se viniera, que era una locura hacer 500 kilómetros para acá, que era peligroso, que teníamos miedo y desconfianza. Pero bueno, él lamentablemente con 22 años tenía sus ímpetus, se proponía las cosas y las quería lograr y desoyó nuestros consejos y se vino igual", se lamentó.

"Yo le advertí, le digo mirá que te van a robar hijo, no vayas, lo que menos me imaginé es que, aparte de eso, nos íbamos a encontrar con este fatal desenlace", agregó el padre, quien incluso dijo que se negó a llevar a Lautaro a Santa Fe cuando se lo pidió, ya que "presentía que algo malo podía pasar".

Finalmente, el joven logró convencer a su hermano para que lo llevara: "Si no me llevan yo voy a ir en micro, lo que sea, pero yo no me voy a perder esta moto", le dijo a la familia, según su padre.

El hombre agregó que en base al relato de su otro hijo que sobrevivió al ataque, cuando llegaron al lugar "directamente bajó el del auto, intercambian unas palabras" y luego ocurrió el ataque.

"Fueron decididos a matar porque mi hijo salió corriendo por instinto. No es que se resistió, ni que peleó, ni nada, él salió corriendo y lo siguieron y lo ejecutaron", dijo.

"El hermano me dice que ve cuando cae desplomado y como él no conoce la zona empezó a gritar que lo ayuden", manifestó el padre.

Fue así que un vecino los llevó en el auto al hospital, donde murió ya que la bala le ingresó en la parte posterior de la cabeza.

"Si hubiese vivido tampoco iba a poder hacer una vida normal...sabíamos como era nuestro hijo. Nosotros decidimos donar los órganos de para que este sufrimiento no sea en vano y pueda ayudar a alguna otra familia", agregó el hombre quebrado por el llanto.

"Lamentablemente estamos viviendo una pesadilla (...) mi hijo era un pibe bueno, trabajador, le gustaba mucho la música, tenía una pequeña banda de música, tenía muchos sueños y muchas ilusiones. A nosotros nos destrozaron la vida", agregó.

Finalmente, dijo que en la fiscalía le comentaron que se trata de cuarto caso similar ocurrido en Santa Fe, ya que hubo también víctimas de Rosario y de Córdoba.

Por su parte, una hermana del joven asesinado, llamada Florencia, aseguró desde su casa de Villa Fiorito, que su hermano "era una excelente persona, era un pibe de trabajo"

"Nos arrancaron la vida, se llevaron una vida, le dispararon a matar, ellos los querían ejecutar, dispararon al auto donde estaba mi hermano mayor que lo acompañó... y una vez que el cae al piso no quedaron conforme con eso y le robaron, le sacaron el teléfono donde están todas las pruebas del contacto de la persona que supuestamente le iba a vender la moto. La idea de ellos era asesinarlos a todos, el auto de mi hermano quedó con un montón de impactos de bala", concluyó la joven quebrada.