Tendencias
La historia de las máquinas tragamonedas
Martes, 21 de junio de 2022
Desde 1800 a hoy, los mecanismos, la tecnología y los premios han ido variando.

 Para conocer la historia de las máquinas tragamonedas es necesario remontarse a mediados de 1800. Esa época, pues, puede tomarse como antecedente del nacimiento del casino online.

En el viejo -o lejano- Oeste, el bar (o saloon), con sus icónicas puertas vaivén, aparecieron las primeras máquinas para ganar premios con apenas 5 centavos. Contaban con cinco tambores giratorios y estaban automatizadas para emular al juego de póker en su modalidad Texas Holdem. En esa época era furor entre quienes gustaban de pasar una tarde alrededor de una mesa redonda con naipes.

Había que hacer girar los tambores y formar figuras, aunque todavía la máquina no lanzaba el premio, sino que el jugador debía reclamarlo en el mostrador del establecimiento. Por ese entonces no se trataba de dinero, sino de bebidas gratuitas, tabaco y otro tipos de productos.

No fue hasta el año 1895 que un mecánico automotriz afincado en San Francisco, California, llamado Charles August Fey fabricó la primera máquina tragamonedas de la historia. Se llamaba Liberty Bell y funcionaba con un sistema mecánico de engranajes que movían tres tambores al tirar de una palanca sobre la derecha, lo que llevó a los apostadores a adjudicarle el seudónimo "la bandidad de un solo brazo".

Se trataba de una máquina de hierro con incrustaciones de piedras y dibujos de diamantes, espadas y corazones, como los de la baraja de póker. Pero la mayor curiosidad para la época resultó que la nueva máquina de Fey pagaba premios en metal en el acto. Como curiosidad, acertar tres campanas correspondía al premio mayor, símbolo que han heredado muchos modelos.

Con el inicio de los slots, tragaperras o tragamonedas -como se las conoce en Estados Unidos, España y Latinoamérica, respectivamente- se produjo un éxito que facilitó la creación de una nueva industria. Varias empresas que se inspiraron en el modelo original de Fey comenzaron a fabricar su propia máquina, que empezó a formar parte del paisaje de los salones, bares, barberías y burdeles.

Un hecho fundamental en la historia de las máquinas tragamonedas es la aparición de Herbert Mills, un nuevo fabricante que incluyó entre los símbolos de la máquina el famosísimo BAR.

Fue el creador de la Bell-Fruit Gum Company y su creación perdura en la actualidad en los juegos de casino. Otras máquinas ofrecían premios como goma de mascar de sabores: los símbolos de estos sabores se utilizaban en las ruedas y de ellos derivan la cereza y el melón utilizados hoy en día.

Modernización y posterior digitalización (cómo sigue la historia de las máquinas tragamonedas)


 Recién a finales de la década del 40 se instaló la primera máquina tragamonedas en Las Vegas, en el hotel Flamingo Hilton. En 1963, Bally Technologies desarrolló la primera máquina electromecánica llamada Money Honey.

El acercamiento electromecánico en la década de 1960 permitió a la Money Honey ser la primera máquina tragaperras con una tolva en el fondo. Esto facilitaba un pago automático de hasta 500 monedas sin la necesidad de ayuda de un asistente.

Pero no fue hasta los 70 que la tecnología permitió realizar cambios sustanciales en los mecanismos, cambiando los engranajes por sistemas electrónicos de mayor complejidad.

La palanca de la "bandida de un brazo" se conservó por una cuestión estética, aunque ya no era necesaria. Ahora se podía jugar presionando uno o varios botones. Y a partir de 1976 surgieron los primeros modelos completamente electrónicos, que sustituyen los tambores giratorios por una simulación en pantallas de vídeo.

La primera máquina de videojuego en ofrecer una "segunda pantalla" con ronda de bonos fue Reel 'Em In, desarrollada por WMS Industries Inc. en 1996. En este tipo de máquina, la pantalla cambia para proveer un juego diferente donde pagos adicionales se pueden ganar o acumular.

Con la implementación de las redes de Internet, nacieron las primeras máquinas tragamonedas en línea, como las de Betfair. El nuevo formato funciona con un sistema de programación que genera aleatoriamente resultados. Y está regulado para evitar prácticas fraudulentas.

El avance de la tecnología y la evolución de los slots llegaron a todos los rincones, los nuevos formatos permiten jugar desde casa o a través de un smartphone, algo trascendental en la historia de las máquinas tragamonedas.