Fútbol
Ituzaingo mereció llevarse más que el empate de Rosario
Domingo, 10 de octubre de 2021
Volvió el público al estadio Gabino Sosa pero no en la cantidad que se esperaba acompañaría a Central Córdoba. Las causas: La pésima actuación del elenco rosarino en el Clausura en dónde flota tristemente en mitad de tabla a 11 puntos del primero y el despropósito del precio de las entradas.

Por El Agrio - Pablo Adrián Strafaccio (TodoUno TV-LA TERCERA)

Volvió el público al estadio Gabino Sosa pero no en la cantidad que se esperaba acompañaría a Central Córdoba. Las causas: La pésima actuación del elenco rosarino en el Clausura en dónde flota tristemente en mitad de tabla a 11 puntos del primero y el despropósito del precio de las entradas, tanto en platea como en populares, lejos de la realidad social y económica que atraviesa el país.

Desde el inicio resultó claro que Ituzaingo llegó a Rosario a esperar y salir de contra. El local tomó el dominio de pelota y territorio, en las divididas siempre recuperaban charrúas y no sólo anulaban todo intento de contra del León del Oeste sino que pasaban rápidamente al ataque.

Al minuto 15, robo en la salida de Ituzaingo permitió la llegada al fondo de Saucedo, violento remate contra el palo que el arquero Figueroa salva con muy buena estirada. Era 1 aviso. Al minuto 25 despeje alto del verde hasta la línea central, gana de cabeza Killer, Cobelli la baja para Saucedo que toca para Vizcarra quien alarga para Cobelli que estaba de espaldas al arco y muy lejos del área, el 9 que deja correr el balón y con una media vuelta impecable saca un hermoso remate cruzado convirtiendo uno de los goles más lindos que se vieron esta temporada en el Gabino.

Ituzaingo tiene que salir a buscar armado con 3 centrales, 2 marcadores de punta y 2 cinco. No puede contra un Charrúa que desarrolla lo mejor de su repertorio y en el minuto 29 pudo llegar el segundo gol local gracias a un córner desde la izquierda ejecutado por Bracco que termina en un rebote en el pecho del defensor Duré que fue salvado de milagro por los reflejos de Figueroa.

Todo tranquilo en el CC, pero el fútbol es una fábrica de sorpresas y al minuto 42, el mejor jugador del partido, Alejandro Benítez, desde la raya derecha en medio campo envía centro llovido que supera a Killer y le queda a Moreira de cara al gol, Killer intenta bloquearlo de atrás y comete un penal que no deja dudas. Ejecuta Moreira y el tiro cruzado al rastrón pega en el poste derecho de Giroldi que se estira bien, da la impresión de que si no pegaba en el palo la sacaba el mejor arquero de la divisional y los rosarinos sienten que esta es su tarde, se van al vestuario con los aplausos de la parcialidad en reconocimiento a su muy buen primer tiempo.

Se inicia el segundo tiempo y toma el protagonismo el señor Rossi, un técnico que partido a partido demuestra no estar a la altura de los deseos y expectativas de los hinchas y dirigentes charrúas. Con el mejor plantel de la categoría decide entregarle el balón a Ituzaingo y refugiarse atrás para aguantar el resultado y salir con alguna contra. El Verde tiene mentalidad ganadora, siente estar para campeón y le gusta jugar desde la tenencia de la pelota y cómo Rossi replegó a los medios hasta la línea de 4 ya no recuperan en el medio y la visita se agrandó.

Jugar de contra no es la forma cómo siento el fútbol, pero es una de las formas y si un DT así quiere jugar está en todo su derecho, pero funciona si se cumplen 2 requisitos 1) Solidez en defensa, el Charrúa lo cumple ya que tiene la mejor defensa de la C. 2) Delanteros veloces que piquen ante cada salida larga de la defensa y es aquí en dónde Central Córdoba tiene un déficit insalvable desde las decisiones técnicas, porque pretender jugar de contra con dos delanteros veteranos como Cobelli y Vizcarra es ahogar al equipo ya que la defensa no tendrá respiro. Cobelli es un 9 de área, de gran porte y buena técnica, como lo demostró en el golazo que hizo, pero al que no se le puede tirar pelotazos para el pique constante y Vizcarra es el extraño caso del que no justifica su estadía en cancha, que ha convertido 2 goles en 30 partidos, 1 de penal, que en el segundo tiempo se queda sin aire, pero para el técnico es irremplazable pese a tener a jóvenes como Coman y Ferrero en el banca. No tengo nada personal contra el señor Vizcarra, ni dudo que él entregue lo mejor de sí en cada partido, pero hace demasiado tiempo que esperamos que muestre algo de su currículum vitae y no aparece, además de que a mi entender el técnico tampoco le encuentra la posición, tal vez si lo hiciese jugar de media punta unos metros detrás del 9 podría mostrar su calidad y experiencia. Pero así, Central Córdoba termina los partidos con un hombre menos sin necesidad de ver la roja.

A todo esto, de tanto llegar Ituzaingo hilvana la mejor jugada colectiva del partido, la tocan desde la posición del 3 a la del 4, la recibe Montiel como wing derecho toca hacia atrás para Despósito centro cruzado a la entrada como un tren de Soria que con soberbio cabezazo le cambia el palo a Giroldi y logra el merecido empate. Después del gol, dos salvadas espectaculares de San Matías Giroldi, evitaron el triunfo del Verde, por su parte Central Córdoba pateó por primera vez al arco al minuto 48, Saucedo de muy lejos, fue la última jugada del partido porque el árbitro Delbarba, de buen desempeño ni permitió el saque de arco marcando el final.

Se vieron rostros sonrientes y sombríos cuando los equipos se retiraban, los sombríos por supuesto estaban en los muchachos charrúas que cumplen con su parte manteniendo el compromiso pero que pueden lograr vencer rivales pero no pueden ganarle al planteo timorato que les impone el técnico. Los rostros sonrientes fueron de la gente del León del Oeste que sintieron que remontaron una difícil con merecimientos para más y curiosamente se lo vio retirarse sonriente al señor Rossi al cual el empate de local no le desagrada.