Salud
Esquizofrenia: un trastorno de salud mental que afecta a 1 de cada 300 personas del mundo
Miércoles, 17 de agosto de 2022
Altera la forma en la que las personas perciben la realidad y modifica sus comportamientos. Es común que quienes la padecen, queden excluidos socialmente por el fuerte estigma hacia ellos.

La esquizofrenia es un trastorno mental grave que afecta a una 1 de cada 300 personas a nivel mundial, con un total de 24 millones de personas. En los adultos, la tasa es de 1 de cada 222.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo más frecuente es que aparezca al final de la adolescencia o entre los 20 y los 30 años de edad, y suele manifestarse antes en los hombres que en las mujeres.

La esquizofrenia suele conllevar una importante deficiencia en la forma en que se percibe la realidad y diversos cambios de comportamiento. Entre los que menciona la OMS aparecen:

Persistencia de ideas delirantes: la persona tiene la creencia errónea de que algo es verdad, a pesar de las pruebas contrarias; Persistencia de alucinaciones: la persona oye, huele, ve, toca o siente cosas que no están presentes; Vivencia de influencias, control o pasividad: la vivencia de que los sentimientos, impulsos, acciones o pensamientos propios no son generados por uno mismo, sino que son otros quienes los colocan en la mente de uno; Razonamiento y comportamiento desorganizado, que a menudo se manifiesta en forma de discurso confuso o que no viene al caso; "Síntomas negativos", tales como una importante limitación del habla, vivencia y expresión restringidas de las emociones, incapacidad para experimentar interés o placer, y retraimiento social; y/o Agitación extrema, ralentización de los movimientos, o adopción de posturas extrañas.

LA ESQUIZOFRENIA CONDUCE A LA EXCLUSIÓN SOCIAL

El trastorno se asocia con frecuencia con una fuerte ansiedad y un importante deterioro de las esferas personales, familiares, sociales, educativas y ocupacionales.

"El estigma contra las personas con esta afección es intenso y generalizado, es causa de exclusión social y afecta a sus relaciones con los demás, en particular sus familiares y amigos. Ello contribuye a la discriminación, que a su vez puede limitar el acceso a la atención médica general, la educación, la vivienda y el empleo", advierte la OMS.

Además, afirma que en el mundo "la inmensa mayoría de las personas que padecen esquizofrenia no reciben atención de salud mental". Y señala que existen diversas opciones terapéuticas eficaces, entre las que se cuentan la medicación, la psicoeducación, las intervenciones familiares y la rehabilitación psicosocial para acompañar a quienes la padecen.