Cultura | Por Jaime Veas Oyarzo
En el Día del Maestro, las palabras de Sarmiento
Domingo, 11 de septiembre de 2022
En 1943, los ministros de educación de nuestro continente, reunidos en Panamá, resolvieron por unanimidad declarar DIA DEL MAESTRO DE AMERICA, al 11 de setiembre, en homenaje al gran educador argentino Domingo Faustino Sarmiento.

Por Jaime Veas Oyarzo

En 1943, los ministros de educación de nuestro continente, reunidos en Panamá, resolvieron por unanimidad declarar DÍA DEL MAESTRO DE AMERICA el11 de setiembre , en homenaje al gran educador argentino Domingo Faustino Sarmiento (quien murió en esa fecha, pero en el año 1888).

Sarmiento pensaba que ningún país podía crecer y prosperar si no aseguraba a todos sus ciudadanos una educación completa...fundó escuelas, formó maestros, escribió libros con los que aprendieron a leer miles de chicos, y en la faz arquitectónica de su labor organizativa de construir un país digno para que ocupe su lugar en el concierto de las naciones, no escatimó esfuerzos, lo acompaño siempre, su impronta pedagógica.

Pudo como pocos ,adecuar la la palabra a la acción, el deber con el hacer, mirar siempre el Bien Público como algo muy preciado, sustentado sobre la base de tres ejes: ética, cultura y educación.

Dejamos la palabra a Sarmiento, para comprender lo que significaba para él , el maestro de escuela :

..." las catedrales góticas de Europa, las maravillas de la arquitectura, en cuanto a sus detalles y ornamentación, han sido obra de artesanos, albañiles en desempeño de un deber o de una creencia: sucediéndose una generación a otra, los aprendices a los maestros, hasta dejar sobre la tierra un monumento de la inteligencia, de la belleza, de la audacia, de la elevación del genio humano.


Los maestros de escuela son en nuestras sociedades modernas esos artífices a quienes está confiada la obra más grande que se puede ejecutar...trasmitir los saberes de la civilización, desde los tiempos históricos, de siglo en siglo, de unas naciones a otras... y esa obra eterna, múltiple, inacabable, está al alcance de todos y cada uno.

El maestro pone al alcance de los alumnos, toda la ciencia de nuestra época, abre las puertas y le muestra el camino...pone en relación al que recibe sus lecciones, todo el caudal de conocimientos que ha atesorado la humanidad, al poner en manos de los alumnos, los conocimientos básicos, lo integra, lo liga a la tradición escrita de la humanidad, aumentando y enriqueciendo el caudal de generación en generación.

En esta noble tarea colabora el libro como memoria de la especie humana durante siglos, sabemos palabra por palabra, hecho por hecho, lo que dejaron o hicieron nuestros predecesores...todo un curso completo de educación puede reducirse a esta simple expresión:

Leer lo escrito, para conocer lo que se sabe, y continuar con su propio caudal de observación la obra de la civilización.