Acto en Avellaneda
CFK: "Los dólares se evaden con un festival de importaciones"
Martes, 21 de junio de 2022
Exhortó a ejercer un mayor control sobre las grandes empresas, mientras que en materia política garantizó la continuidad de la coalición oficialista: "La unidad del Frente de Todos nunca estuvo ni estará en discusión".

Miles de militantes de agrupaciones políticas y gremiales se acercaron hasta Avellaneda para presenciar el discurso de la vicepresidenta Cristina Fernandez de Kirchner en el plenario de delegados de la CTA de los Trabajadores, que se realizó en el Parque La Estación de Avellaneda, un predio al aire libre con un espacio cerrado que se llenó de gente y que se vio atravesado por banderas y los típicos cánticos.

En la última jornada de un feriado largo de cuatro días por celebrarse el Día de la Bandera, miles de militantes kirchneristas vencieron el frío y se movilizaron hacia el sur del conurbano para escuchar a la titular del Senado, a quien reconocen como "conductora".

Luego de su discurso de más de una hora, quienes esperaban al aire libre y habían seguido el acto a través de una pantalla gigante tuvieron sus recompensa: a las 18:30 pudieron tener contacto con la Vicepresidenta, quien al presentarse ante la multitud lanzó un mensaje sobre 2023: "Espero que todos y cada uno de los peronistas puedan decir que hicieron todo lo que tenían que hacer para que el peronismo vuelva a ganar y ser Gobierno".

"No se trata de ganar por ganar, se trata de hacer lo que siempre hemos militado, la felicidad del pueblo y la grandeza de la Nación", manifestó la Vicepresidenta ante la algarabía de la muchedumbre, que a lo largo de la tarde entornó repetidamente un cantito: "Cuánto les falta para entender, que no fue magia, nos conduce una mujer".

La vicepresidenta aseguró este lunes que "la unidad del Frente de Todos no estuvo ni estará en discusión", advirtió que "el endeudamiento criminal de los cuatro años del macrismo" es la causa principal de los problemas económicos y pidió una mayor "coordinación" entre los distintos organismos del Estado para frenar "el festival de importaciones" que incide sobre la capacidad de acumular reservas.

Exhortó a ejercer un mayor control sobre las grandes empresas, mientras que en materia política garantizó la continuidad de la coalición oficialista: "La unidad del Frente de Todos nunca estuvo ni estará en discusión".

La titular del Senado pronunció un discurso focalizado en los efectos de las importaciones, el déficit y la evasión de activos para concluir en que "este proceso ultra inflacionario que vivimos en Argentina es producto del endeudamiento criminal de los cuatro años del macrismo".

En ese sentido, precisó también que "el gran y real problema de la Argentina es la bimonetarización" porque en el país "no faltan dólares", sino que "se evaden con un festival de importaciones" y por eso, planteó, "debemos pensar cómo articular más adecuadamente el Banco Central, el Ministerio de la Producción y la AFIP".

"Esta articulación no estaría sucediendo desde hace tiempo porque hay un festival de importaciones", insistió la Vicepresidenta, que en el palco estuvo acompañada por el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, y el secretario general de la CTA de los Trabajadores y diputado nacional por el FdT, Hugo Yasky.

Allí, la ex presidenta se explayó sobre la urgencia de que el Estado actúe articuladamente para ejercer un mayor control de algunas prácticas de grupos empresarios, como la sobrefacturación de importaciones y subfacturación de exportaciones, y en ese punto dijo que esperaba que "la presencia de Daniel Scioli en el Ministerio de Producción y el nuevo titular de Aduana (por Guillermo Michel) puedan encauzar las cosas"

Durante su mensaje que se extendió por más de una hora, criticó a los "empresarios que miran para otro lado" cuando se describen irregularidades o maniobras que perjudican el interés colectivo, llamó al Estado a recuperar la administración y auditoría de los planes sociales, cuya gestión "no debe ser tercerizada", marcó, y alertó que en la Argentina "no hay Poder Judicial, sino un Partido Judicial que ha tomado partido por los poderosos".


Previamente, en el plenario de la CTA convocado bajo la consigna "La vigencia de Belgrano. Estado, mercado y precios: producción, trabajo y política social en una Argentina bimonetaria", Cristina Kirchner analizó las causas de la inflación en un discurso de más de una hora, con los manifestantes en silencio, salvo cuando planteó que "los funcionarios no agachen la cabeza" en las negociaciones con los formadores de precios, lo que generó aplausos.

Otro de los momentos que despertó muestras de aprobación fue cuando aclaró que llamar a "usar la lapicera" no implica "pelearse ni agarrarse de los pelos", sino encontrar las mejores alternativas para el funcionamiento del Estado.

Participaron del acto el gobernador bonaerense Axel Kicillof; los ministros Jorge Taiana (Defensa) y Tristán Bauer (Cultura); los diputados nacionales del FdT Eduardo Valdés, Sergio Palazzo, Daniel Gollan, Vanesa Siley y Natalia Zaracho; y los gremialistas Pablo Moyano (Camioneros), Sonia Alesso (Ctera), Roberto Baradel (Suteba), Daniel Catalano (ATE Capital), Mario 'Paco' Manrique (Smata), Víctor Santa María (Suterh), Walter Correa (Curtidores), Omar Plaini (Canillitas) y Alejandra Darín (Actores).

Además, asistieron los intendentes Alejo Chornobroff (Avellaneda), Mario Secco (Ensenada), Fernando Espinoza (La Matanza), Mayra Mendoza (Quilmes), Damian Selci (Hurlingham) y Mariel Fernández (Moreno); también estuvo la titular del Anses, Fernanda Raverta; el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti; la titular del Inadi, Victoria Donda; y empresarios del movimiento Pyme, entre otros.

Desde temprano, en el recinto cerrado los organizadores habían montado un escenario adornado únicamente con el logo de la CTA mientras que en los costados se veían banderas de los sindicatos y federaciones de esa central sindical, como la Ctera, Suteba, ATE y UTE. Desde el ámbito partidario se vieron pancartas y banderas de Nuevo Encuentro, Somos-Barrios de Pie, Corriente Militante Lealtad y Corriente 13 de Abril, entre otras.

En las dos horas de espera hasta la aparición de Cristina Kirchner, los militantes presentes corearon de forma casi ininterrumpida una sucesión de canciones en una mezcla de la liturgia peronista con las típicas 'misas' del Indio Solari. El aire festivo se multiplicó con la llegada de cientos de personas que decían no estar nucleadas en ningún sindicato o agrupación política pero que se acercaron a la zona para ver a la expresidenta.

En los momentos previos a la presentación de titular del Senado, se empezaron a ver celulares encendidos con flashes y niños arriba de los hombros de padres o madres con el principal objetivo que tenían todos allí: ver y escuchar a la oradora de cierre.