Informe de la UNDAV
A pesar del elevado excedente comercial, las reservas netas cayeron en los últimos dos años y medio
Martes, 7 de junio de 2022
La economía argentina necesita dólares para hacer frente a sus diferentes pasivos: importaciones de bienes y servicios, utilidades de las empresas foráneas, intereses de la deuda externa y para ahorro.

Dado que la moneda nacional no reúne la condición de divisa, el nivel de reservas internacionales es de vital importancia para la estabilidad y funcionamiento de la economía argentina. 

Es decir, si la demanda de dólares supera la oferta en el mercado de cambios, el Banco Central de la República Argentina para preservar el valor de la moneda local utiliza las reservas internacionales y de ese modo evita una devaluación que genere inestabilidad macroeconómica. 

En este sentido, la economía argentina necesita dólares para hacer frente a sus diferentes pasivos: importaciones de bienes y servicios, utilidades de las empresas foráneas, intereses de la deuda externa y para ahorro.

Al 30 de mayo del año 2022, las RRII alcanzaron los US$ 41.650 millones, lo que representó una caída de US$ 222 millones con respecto a lo registrado en el mismo mes del año pasado. 

Por lo expuesto, el desafío por delante para el gobierno nacional será fortalecer las RRII, no solo para que el Banco Central pueda tener capacidad para mantener estable el tipo de cambio, sino también para consolidar la recuperación de la actividad económica y moderar las expectativas devaluatorias. 

Conforme a lo descrito, se desprende que la meta establecida con respecto a la acumulación de Reservas Internaciones en el acuerdo con el FMI presenta dificultades para alcanzarla. Es decir, durante el mes de junio, la máxima autoridad monetaria del país tendría que comprar divisas por un valor de US$ 3.000 millones.

 No obstante, la proyección del comportamiento de las RRII denota la imposibilidad de alcanzar esa meta a causa de la demanda de divisas por parte del sector productivo. El aumento de los precios de la energía impactó en el valor de las importaciones.

El complejo escenario internacional a causa de la guerra entre Rusia y Ucrania generó complicaciones a la economía argentina debido al incremento de las commodities. En este contexto, la actividad económica puede ralentizarse por la carencia de dólares para la adquisición de energía y demás importaciones destinadas al proceso productivo. En esta coyuntura, la evolución del precio del dólar oficial mayorista y de las cotizaciones paralelas emergen como las principales preocupaciones de los actores económicos por su importancia en el conjunto de la economía. 

Es decir, la relevancia de la divisa norteamericana radica en su condición de precio relativo y, por ende, en su incidencia en la actividad económica y en la distribución del ingreso.

Al inicio del mes de junio del corriente año el riesgo país se encontraba en 1.896 puntos básicos. En este sentido, la incertidumbre generada por la real posibilidad de no cumplir con las metas fijadas en el acuerdo con el FMI ha propiciado que los inversores prefieran la seguridad por sobre la renta. 

Por ello, los bonos argentinos en las últimas semanas vienen experimentando una baja pronunciada, con su correlato en el comportamiento alcista del riesgo país. Es decir, este último mostró una trayectoria ascendente durante el mes de mayo del año 2022.