Historias de Zona Sur | Por Federico Gastón Guerra
A 158 años del inicio de obras del Ferrocarril del Sud
Martes, 26 de abril de 2022
Las primeras paladas se dieron el 7 de marzo de 1864.El primer tramo se inauguró el 14 de agosto de 1865. Eran 77 kilómetros con cabecera en Jeppener. Lomas de Zamora tuvo un cambio significativo en su desarrollo.

 Por Federico Gastón Guerra

Eduardo Lumb, gerente de la Empresa del Sud, promulgó en 1860: "Construiremos un ramal hacia Chascomús, o más adelante si se lo cree conveniente", mentó en su libro Cesar Adrogué en 1910. Lo cierto fue que el "7 de marzo de 1864 se inician las obras del Gran F.C.S. de Bs. As. Inauguró su primer tramo de 77 km. el 14 de agosto del año siguiente (1865)", recuerda en sus efemérides el Instituto Histórico Municipal de Lomas de Zamora.

"El 7 de marzo de 1864, cuando tuvo lugar la inauguración de las obras, se realizó una gran fiesta en el lugar donde actualmente se encuentra la estación Plaza Constitución" se lee en el portal museoferroviario.

En el libro Ferrocarriles Mario Justo López detalla que por aquel entonces la empresa del Sud contaba con 8 locomotoras (construidas todas en 1864 por la firma Stephenson and co.), treinta y ocho vagones con capacidad para 1420 pasajeros, siete vagones para encomiendas, entre otro tipo de coches que se utilizarían para carga.

En 1865, el primer tramo hasta Jeppener estuvo terminado, cumplimentando 77 Kilómetros de recorrido desde Plaza Constitución. El servicio, se libró el 14 de agosto de ese 1865. Lomas era una de las estaciones por la cual el tren pasaría en ese primer trayecto rumbo al Sur: convirtiéndose en la primera parada ferroviaria del distrito.

El recorrido inicial fue: Plaza Constitución, Barracas (hoy Estación Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, ex Avellaneda), Lomas, Glew, San Vicente (hoy Alejandro Korn ex Empalme San Vicente), Domselaar, Ferrari (hoy Brandsen) y Jeppener. Meses después, el mismo ramal se prolongó hasta Chascomús.

Un dato curioso que describe el portal museoferroviario es que "desde la inauguración de su primer ramal en 1864, la terminal de esta importante compañía británica había sufrido tres reedificaciones. A la sobriedad del primer edificio de pasajeros que combinaba elementos neorrenacentistas y neoclásicos, le siguió el neorrenacentismo francés del estudio Parr, Strong & Parr, para culminar con el eclecticismo de la propuesta Beaux Arts que acentuó su aspecto palaciego, aunque sin perder el carácter inglés que tuvo la terminal desde su modesto origen".

Pereyra Lucena

La estación Lomas ubicada en la calle Laprida, tuvo en los planos una ubicación distinta en la traza: "Cuando el 9 de junio de 1864 se aprobó la traza del Pueblo de La Paz, se marcaron 10 cuadras en todas direcciones, desde el paraje 'las tres esquinas' que hoy ubicamos en la intersección de la avenida Hipólito Yrigoyen y Pereyra Lucena", escribió Martín Lanata en la revista Visión Sur de los albores de la década de 1990.

"En Pereyra Lucena y Carlos Pellegrini debía estar hoy la estación ferroviaria -agregaba-, pero el ferrocarril Gran Sur pasó por alto la indicación municipal e instaló la estación en tierras de Mr. H.A. Green, funcionario de la empresa británica."

Así en un trabajo del Licenciado Marcet y la Profesora Epifanio, sobre historia ferroviaria en el partido de Lomas de Zamora, se afirma que el comercio lomense se nucleaba sobre la calle Pereyra Lucena.

Fue, pues, el ferrocarril quién construyó la estación algo más al Sur de ese nucleamiento, lo que finalmente se convirtió en el sector más poblado de Lomas de Zamora. Es indudable que el año 1865 ha sido muy especial para esta ciudad tan populosa del Gran Buenos Aires, basta con mencionar, además del Ferrocarril, que en ese año se elevaba a Parroquia la Iglesia Nuestra Señora de la Paz y la población comenzaría a incrementarse día a día.

Esta vía férrea, fue lo que unió a Lomas de Zamora con la Capital Federal. Esto trajo que la misma fuera más concurrida y tuviera un desenvolvimiento más que sorprendente. Las crónicas de aquel entonces, nos muestran que los Comboys, pasaban por Lomas cuatro veces por día, dos veces de ida y la misma cantidad de vuelta; estos paraban en todas las estaciones. Luego se le sumaron otros dos de ida y de vuelta que llegaban hasta Barracas.