En Avellaneda y la zona, ARBA busca que 31.905 monotributistas paguen menos impuestos a través de un régimen simplificado
Viernes, 15 de septiembre de 2023
Con el propósito de sumar al Régimen Simplificado de Ingresos Brutos a los 2.650 contribuyentes de Avellaneda, de las categorías más bajas del Monotributo que todavía no se incorporaron al sistema, la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA) inició una campaña que hace foco en las ventajas de adherir a esa iniciativa que se puso en marcha hace dos años.

También les conviene sumarse al régimen a 6.600 contribuyentes de La Matanza, 4.200 contribuyentes de Quilmes, 3.500 de Lanús, 1.600 de Esteban Echeverría, 740 contribuyentes de Ezeiza, 4.900 de Lomas de Zamora, 2.800 de Almirante Brown, 1.800 de Florencio Varela, 2.100 de Berazategui, 310 de Presidente Perón, 360 de San Vicente y 345 monotributistas de Cañuelas.

El director de ARBA, Cristian Girard, explicó que "luego de analizar en detalle el universo de contribuyentes que todavía no adhirieron al Régimen Simplificado de Ingresos Brutos, pudimos identificar un total de 135 mil monotributistas bonaerenses que, de inscribirse en el sistema, pasarán a pagar menos impuestos y dejarán de tener la obligación de presentar declaraciones juradas".

Girard señaló que "a partir de esa segmentación, iniciamos una campaña de comunicación personalizada para contactarnos con cada uno de ellos, o bien con los profesionales de Ciencias Económicas que les brindan asesoramiento, de manera de poder explicarles los beneficios concretos de sumarse al régimen simplificado".

En ese sentido, destacó que "el sistema que implementamos desde ARBA en 2021 simplifica el cumplimiento tributario, ya que permite pagar en un solo trámite el Impuesto a los Ingresos Brutos provincial y el Monotributo nacional. A su vez, quienes adhieren dejan de presentar declaraciones juradas y quedan fuera del régimen de percepciones y retenciones. Todo eso, en definitiva, constituye menor presión fiscal y una importante reducción de la carga administrativa".

La comunicación de ARBA con este universo de 135 mil contribuyentes se realiza a través de redes sociales, correo electrónico y otras vías de contacto personalizado. La campaña se centra en los beneficios del régimen simplificado y subraya que la adhesión es muy sencilla, ya que puede realizarse desde la web del organismo, www.arba.gov.ar, ingresando con CUIT y Clave CIT.

Quienes forman parte de este segmento, que sigue tributando en el Régimen General de Ingresos Brutos, revisten en las categorías más bajas del Monotributo y poseen actividad económica en kioscos, almacenes, dietéticas, polirrubros y pequeños comercios, incluyendo también a profesionales independientes.

Según cálculos de los equipos técnicos de la Agencia de Recaudación, que analizaron el impuesto determinado promedio que estos contribuyentes pagaron en los últimos meses, y lo compararon con los montos fijos que abonarían si salen del régimen general y optan por el sistema simplificado, la totalidad de ellos se verían beneficiados, ya que pasarían a pagar menos de lo que tributan actualmente por Ingresos Brutos.

Girard hizo hincapié en que "desde la asunción del gobernador Axel Kicillof trabajamos para simplificar y reducir la carga impositiva a las pymes, los sectores medios, comerciantes, profesionales independientes y pequeños negocios. Pero lo hacemos fortaleciendo, a la vez, los recursos provinciales, ya que buscamos recaudar con progresividad en los sectores de alta capacidad contributiva".

"Nuestra lógica es rebalancear la carga fiscal, para que paguen más quienes mayor capacidad económica tienen, distribuyendo mejor la presión tributaria. De lo contrario, se sobrecarga a los sectores medios, y al conjunto de contribuyentes que cumplen con sus impuestos, y eso termina atentando contra la formalización de la economía", puntualizó el director de ARBA.

En los dos años de vigencia que lleva el Régimen Simplificado de Ingresos Brutos, ya se inscribieron voluntariamente más de 850 mil monotributistas bonaerenses. Entre otros beneficios, a estos contribuyentes no se les practicaron retenciones ni percepciones por un monto global de $2.554 millones, y se evitaron tener que presentar más de 116 millones de declaraciones juradas.