Fútbol
El Naranjita mereció más
Lunes, 3 de mayo de 2021
Con todos sus problemas a cuestas llegó el plantel naranja al mítico estadio Gabino Sosa en Rosario, para enfrentar a un Central Córdoba que de ganar quedaba puntero en soledad pese a haber quedado libre y deber el partido de la primera fecha contra Atlas.

Por Pablo Adrian Strafaccio (Todosuno TV- La Tercera)

Foto Gentileza: Charrua Soy

Con todos sus problemas a cuestas llegó el plantel naranja al mítico estadio Gabino Sosa en Rosario, para enfrentar a un Central Córdoba que de ganar quedaba puntero en soledad pese a haber quedado libre y deber el partido de la primera fecha contra Atlas.

Todo parecía cuesta arriba para los muchachos de Berazategui, y el inicio del partido así lo marcaba, el conjunto Charrúa salió a copar el medio campo y volcarse al ataque, al minuto de juego ya tenía su primer córner a favor y los 4´ su primer jugada de riesgo bien solucionada por el seguro Arias Navarro.

A los doce minutos de juego, en pleno dominio del local, Luciano Venturini viéndose superado en el pique por el nueve charrúa Lovotti, le aplica un codazo que merecía sin duda alguna la tarjeta roja, pero el peor árbitro de la categoría Daniel Zamora, le saca la amarilla, un mamarracho porque si no lo vio no tiene que cobrar nada y si lo vio no quedaba otra que la roja. En este punto se produce una paradoja, el reclamo de los jugadores del naranja se hizo tan vehemente y de allí por durante largos minutos recurrieron a la estrategia de tirarse al suelo ante cada roce con un adversario, inclusive en ocasiones sin roce alguno seguido por un tumulto anaranjado de protestas que sacaron de partido no sólo al árbitro sino al propio Central Córdoba, que entró a temer la aplicación de la ley de compensaciones, más cuando Carrera fue amonestado por una falta leve en el medio campo.

Comenzó Bera a ganar las pelotas disputadas en el medio ante jugadores locales que ya no sabían cómo trabar una pelota, eso le empezó a dar fluidez a los avances por las puntas, ya que Pombo por izquierda y Varela por derecha le ganaban con suma facilidad a los confundidos Bembo y Biñale. Fueron varias las jugadas de piques de ambos delanteros y centro atrás que no pudieron resolver bien los que llegaban de frente al arco o se encontraban con la respuesta solvente del mejor arquero de la categoría, Matías Giroldi.

A los 28 minutos llega otro desacierto brutal del señor Zamora, una pelota para Pombo por la izquierda, ingresa al área y cuando Killer le sale al cruce trata de levantar la pelota, se queda corta y pega en el hombro del defensor, para sorpresa de propios y extraños el pito cobró penal, ni los jugadores de Bera entendían que había cobrado. Ejecuta el propio Pombo, fuerte bajo y hacia la izquierda del arquero quien en una sensacional estirada logra desviarla, momento San Matías del partido.

Al minuto 32 es Burruchaga quien sólo ante el arquero define mal y Central Córdoba recién en tiempo de descuento realiza su jugada más peligrosa, contra bien manejada por Bracco que alarga al pique de Gómez, se va como puntero derecho, engancha hacia el medio desairando a su marcador y cuando le sale Arias Navarro le queda para su pierna inhábil, la izquierda y su disparo sale suave al pecho del guardameta.

Comienzo del segundo tiempo y parece que el local cambió de chip y sale decidido a llevarse por delante a la visita. Pero sólo dura unos minutos, los cambios no hacen el efecto buscado, salen quienes deberían quedarse, se quedan quienes deberían irse y a cada minuto se esfuma el empuje charrúa mientras crece el naranja, que tiene las mejores jugadas del partido para ganar, pero choca una y otra vez con la enorme figura de Giroldi que está pasando por uno de esos momentos en que los grandes arqueros parecen hipnotizar a los delanteros que más que patearle al arco se la alcanzan al pecho.

De Central Córdoba, poco y nada para un equipo con tantas intenciones de salir campeón, un par de tiros de esquina sobre el final bien cabeceados por Killer y nada más, tan sólo nada más.

Berazategui vuelve a su casa mereciendo más que el empate y debe pensar en tranquilizarse, tiene calidad en su plantel como para no recurrir a tantas protestas y exageraciones, Zamora no va a dirigirlo todos los partidos.

Central Córdoba, debe replantearse esquemas y decisiones, no siempre lo acompañará la Diosa Fortuna.