Sexo
Así es el "slow sex" que enloquece a quienes lo practican
Lunes, 1 de marzo de 2021
Se puso de moda, pero tal vez te preguntes por qué. Primero que nada hay que saber que el Slow Sex, que proviene del inglés "sexo lento", es una práctica sexual basada en mantener sexo sin prisas, tomándose tiempo.

 Se puso de moda, pero tal vez te preguntes por qué. Primero que nada hay que saber que el Slow Sex, que proviene del inglés "sexo lento", es una práctica sexual basada en mantener sexo sin prisas, tomándose tiempo y adquiriendo una total conciencia de lo que se hace a cada instante.

El propósito del Slow Sex es disfrutar en todo momento, sin apuros. O sea, el orgasmo deja de ser el principal objetivo de la relación sexual y lo importante es la culminación de una sesión de sexo deliciosamente placentera. El Slow Sex se basa en la creencia de que para disfrutar del sexo, debes que tomártelo con paciencia. En este sentido, juegan un papel muy importante los preliminares y los juegos eróticos.

Las ventajas del Slow Sex y ¿por qué es tendencia?
Son muchas las parejas que, cuando están juntas desde hace tiempo, sienten algo de monotonia en losexual y necesitan probar cosas nuevas para reavivar la llama de la pasión. El Slow Sex pretende ser un salvavidas en este sentido y ofrecer a las parejas una nueva forma de practicar y disfrutar del sexo, sin prisas.

De acuerdo a varios estudios llevados a cabo en los últimos años sobre prácticas sexuales de las parejas, la media de duración en la cama de los españoles es de unos 15 minutos. Lo que convierte el Slow Sex en algo considerado tan bueno es que lanza la siguiente reflexión a la pareja: ¿Qué necesidad hay de durar un cuarto de hora si se puede duplicar o triplicar el tiempo de excitación y, por tanto, de placer? ¡Ahí está la clave del éxito, lo que ha convertido en tendencia el Slow Sex!

Pero, ¿cómo prolongar la relación sexual? Evidentemente, se deben seguir algunas pautas para lograr practicar el Slow Sex de forma correcta. La principal premisa a tener en cuenta es que la atención debe centrarse en los juegos eróticos, los preliminares y la exploración de las zonas erógenas de ambos miembros de la pareja. La penetración debe dejarse de lado y pasar a dar más importancia a todos estos conceptos, normalmente supeditados a conseguir el orgasmo.

La nueva tendencia en el sexo.

Los mejores consejos para el Slow Sex:
Para practicar el Slow Sex lo que más importa es retrasar la eyaculación con el fin de prolongar el tiempo de duración en la cama y que ambos miembros de la pareja puedan disfrutar más de sus cuerpos. Aquí, tal como lo reflejó el diario El Mundo en su sección Mi bebé y yo, van algunas pautas a seguir:

1. Explorar el cuerpo de la pareja:
Descubrir el cuerpo del otro no es tan sencillo como parece y, para empezar, es importante ponerse unas reglas. Por ejemplo, la pareja puede acordar disfrutar de una noche de placer sin penetración. Entonces, empezar a experimentar el gozo de descubrir nuevos rincones erógenos del cuerpo jugando con los mordisquitos, las caricias, la lengua, una venda en los ojos.

2. Hablar, mirarse, comunicarse:
Cuando la pareja empieza a disfrutar de la relación sexual, el Slow Sex aconseja parar con el objetivo de retrasar el orgasmo y ganar confianza en la pareja. Entonces, después de parar en mitad de la faena, es cuando la pareja debe hablar, comunicarse, mirarse a los ojos...En definitiva, alcanzar un nuevo nivel de confianza mutua. Es un buen momento para aprovechar y hablar de las fantasías sexuales.

3. No se puede usar las manos:
Para retrasar el orgasmo, es importante atreverse a experimentar con el juego de prohibir el uso de las manos durante la relación sexual. Se trata de algo muy simple, pero que es más complicado de seguir de lo que parece y que, cabe recordar, provoca una gran excitación. Con las manos fuera de juego, la pareja debe usar la imaginación. Así, se tarda mucho más en llegar al orgasmo.Pautas a seguir para practicar el Slow Sex
Para practicar el Slow Sex lo más importante es retrasar la eyaculación con el fin de prolongar el tiempo de duración en la cama y que ambos miembros de la pareja puedan disfrutar más de sus cuerpos. Aquí van algunas pautas a seguir:

4. Se permiten los juguetes sexuales:
Es recomendable apostar por adquirir varios juguetes sexuales si se quiere disfrutar del Slow Sex plenamente. Sin embargo, es importante intentar no usar los juguetes sexuales focalizándose en los genitales, ya que el placer es inmediato. El Slow Sex fomenta el uso de estos juguetes en otras partes del cuerpo. Por ejemplo, un vibrador puede usarse en la zona anal o cerca de los pechos.

5. Los sentidos desplegados:
Los sentidos toman mucha importancia en la práctica del Slow Sex y, con la finalidad de potenciarlos al máximo, es importante dar rienda suelta a la imaginación. La pareja puede usar hielos, velas, aceites aromáticos o, incluso, alimentos o bebidas afrodisíacas para experimentar con los cinco sentidos y prolongar la excitación sexual.

6. El erotismo de calidad como premisa:
Para retrasar el clímax, la pareja debe dejarse llevar por la creatividad y no tener miedo a adoptar ciertos roles durante el acto sexual. Poner en práctica fantasías sexuales es la apuesta que hace el Slow Sex hacía un erotismo de calidad. Adoptar roles, por ejemplo, con indumentaria sexy, utilizando picardías, llevando a la práctica un sensual striptease o teniendo a mano unas esposas para atar a la pareja en la cama...¡Hay mucho donde elegir!

7. A vendarse los ojos:
Es muy fácil jugar a taparle los ojos al otro miembro de la pareja o que la pareja te los tape a ti y dejarse llevar por la excitación del momento. También podéis vendaros los ojos los dos. Es un juego que puede ser divertido y muy excitante, pues pasan a coger protagonismo las manos y los labios, unas partes del cuerpo que obligan a realizarlo todo más despacio.

8. Sin miedo a la felación y al cunnilingus:
Aunque no es recomendable abusar de esta práctica si lo que se pretende es prolongar la relación sexual, la felación y el cunnilingus pueden ser grandes aliados del placer sexual duradero. Para llevarlos a cabo de la forma que pretende el Slow Sex se debe focalizar la atención en las zonas de alrededor del pene y la vagina: ingles, testículos, perineo... Todas ellas son zonas con un gran potencial sexual.