Policiales
Gatillo fácil: policía federal mató a un remisero al confundirlo con un narco
Lunes, 22 de febrero de 2021
La fiscal imputó al policía por homicidio agravado por ser personal de seguridad, quien ahora arriesga una condena a cadena perpetua. La sospecha es que se trató de un caso de gatillo fácil.

En una transmisión en vivo, la TV local mostró un auto volcado dentro de una acequia. El conductor estaba muerto sobre el volante y una placa roja anunciaba: un policía mató a un presunto delincuente en un operativo contra el narcotráfico. 

Pero esa primera versión poco tenía que ver con lo que la Justicia descubrió a partir de la declaración de testigos y las pruebas forenses: el supuesto delincuente era un remisero, sin la documentación legal del auto, que quiso evitar un control.

El hombre asesinado fue identificado como Facundo "Kako" Martínez (43), padre de cuatro hijos. El jueves por la tarde, fue sorprendido por un control de la Policía Federal en las inmediaciones de Federico Moreno y Catamarca, en la ciudad de Mendoza. Dos oficiales, una mujer y un hombre, intentaron detener el Ford Mondeo y Martínez siguió, rozando con su auto a los agentes, quienes decidieron seguirlo en un auto sin identificación.

La mujer policía apuntó hacia la puerta del acompañante y su compañero comenzó a tirar del lado de Martínez. Una bala ingresó a la altura del pecho del remisero, quien chocó contra otro auto y cayó a la acequia. A los pocos minutos, el conductor murió.

La fiscal imputó al policía por homicidio agravado por ser personal de seguridad, quien ahora arriesga una condena a cadena perpetua. La sospecha es que se trató de un caso de gatillo fácil.

La información oficial por parte de la Policía es que los agentes vigilaban la zona con el dato de que en esa zona iba a realizarse una operación vinculada a drogas. Entonces creyeron que el conductor que evadió el control policial podía estar relacionado a ese caso.

La fiscal Andrea Lazo ordenó la detención de la pareja de policías de la Brigada de Investigaciones de la PFA. Después de tomar declaraciones y pruebas forenses, la mujer fue liberada.

La versión del policía, cuyo nombre se ha mantenido en secreto por decisión judicial, fue la siguiente: "Realicé tres disparos, los dos primeros al aire para amedrentar y el tercero al cuerpo del conductor del vehículo porque hizo un movimiento extraño, como agachado para buscar un arma".

Pero nada de eso era cierto. El chofer no estaba armado. Y la única falta que se ha podido corroborar hasta el momento es que el vehículo en el que circulaba no estaba a su nombre y no había concluido los trámites para registrarlo, menos para ejercer como remís.

El policía sigue detenido en la comisaría 3ra. de la ciudad de Mendoza, mientras los investigadores están revisando las cámaras de seguridad de la zona para determinar si coinciden las imágenes con su versión. La víctima era fanático de River. Tenía cuatro hijos.

Un policía de civil de 23 años que se encontraba en una plaza del municipio de San Martín (Gran Mendoza) con su novia mató a un ladrón los asaltó junto a un cómplice.

El violento hecho ocurrió el domingo a la noche, alrededor de las 20.40, en la plaza San Martín, ubicada en calle 9 de Julio y Belgrano. El asaltante muerto fue identificado como Daniel Giménez (18).

En el forcejeo con el policía, quien resultó con tripe fractura nasal, el otro ladrón, de 21 años, le arrebató el arma y escapó. Pocos minutos después, el asaltante fue detenido en calle Viamonte y Chubut, del municipio del este mendocino. La pistola fue hallada escondida en el techo de una bodega.