Por Jaime Veas Oyarzo
Albert Camus y al maestro con cariño
Sábado, 7 de noviembre de 2020
Un 7 de noviembre, pero de 1913, nacía en Mondovi, Argelia francesa, Albert Camus, novelista, autor dramático y ensayista en lengua francesa.

Un 7 de noviembre, pero de 1913, nacía en Mondovi, Argelia francesa, Albert Camus, novelista, autor dramático y ensayista en lengua francesa. El elemento unificador en su obra dramática y novelística es la noción de absurdo, que se encuentra también en sus ensayos teóricos, lo definió como "la indiferencia al futuro y la pasión de agotar todo lo dado ( El mito de Sisifo).

Su obra El extranjero, publicada en 1942, consiguió un éxito notable... la novela es un espejo de las condiciones en que se hallaba la época, condiciones cuyo absurdo venía ratificado por la Guerra. Esta novela, nació en agosto de 1937, cuando Camus se recuperaba en un sanatorio de los Alpes de una recaída de tuberculosis...se vivía una atmósfera general de pesimismo y de angustia colectiva.


En estas circunstancias apareció Meursault como la personificación del antihéroe que, arrojado a una vida sin sentido y víctima de una sociedad que sólo marchaba en la medida en que logra reprimir la libertad individual, se resiste a participar en ese juego de fatuas apariencias.

"El héroe del libro es condenado porque no juega el juego..., porque rechaza mentir. Mentir no es sólo decir lo que no es.También , y sobre todo, significa decir más de lo que es, y, en lo que respecta al corazón humano , decir más de lo que se siente. Esto es algo que hacemos todos, a diario, para simplificar la vida. Ël dice lo que es, rehúsa enmascarar sus sentimientos, y al instante la sociedad se siente amenazada... No es l todo erróneo, pues, ver en El Extranjero la historia de un hombre que, sin actitudes heroicas, acepta morir por la verdad.

El Extranjero ha sido considerada la primera obra literaria del movimiento intelectual que más adelante se llamaría existencialismo.

A juicio de Mario Vargas Llosa, "El extranjero, se adelantó a su época, anticipando la deprimente imagen de un hombre al que la libertad que ejercita no lo engrandece moral o culturalmente; más bien lo desespiritualiza y priva de solidaridad, de entusiasmo, de ambición, y lo torna pasivo, rutinario e instintivo en un grado poco menos que animal".

En 1957 recibe el Premio Nobel y en el acto oficial de recepción de este importante premio, en su discurso público, realiza un reconocimiento a su profesor Louis Germain que lo ayudó, guió y acompañó en su formación escolar, no olvidó los esfuerzos del docente, y luego de obtener el preciado galardón, le escribió una conmovedora carta, de su puño y letra, para agradecerle por sus enseñanzas

19 de noviembre de 1957

Querido señor Germain:

He esperado a que se apagase un poco el ruido que me ha rodeado todos estos días antes de hablarle de todo corazón. He recibido un honor demasiado grande, que no he buscado ni pedido. 

Pero cuando supe la noticia, pensé primero en mi madre y después en usted, la mano afectuosa que tendió al pobre niñito que era yo, sin su enseñanza y ejemplo, no hubiese sucedido nada de esto.

No es que dé demasiada importancia a un honor de este tipo. 

Pero ofrece por lo menos la oportunidad de decirle lo que usted ha sido y sigue siendo para mí, y le puedo asegurar que sus esfuerzos, su trabajo y el corazón generoso que usted puso continúa siempre vivo en uno de sus pequeños discípulos, que, a pesar de los años, no ha dejado de ser su alumno agradecido.

Le mando un abrazo de todo corazón

Albert Camus

Al poco tiempo, le llega la respuesta de su antiguo profesor, que luego de agradecer los conceptos elogiosos hacia su persona, entre otras cosas, dijo:

"El pedagogo que quiere desempeñar concienzudamente su oficio no descuida ninguna ocasión para conocer a sus alumnos, sus hijos, y éstas se presentan constantemente. Una respuesta, un gesto, una mirada, son ampliamente reveladores. Creo conocer bien al simpático hombrecito que eras y el niño, muy a menudo, contiene en germen al hombre que llegará a ser...el placer de estar en clase resplandecía en toda tu persona. Tu cara expresaba optimismo.[...]"

Camus en sus frases

No es difícil tener éxito. Lo difícil es merecerlo.

Si el hombre fracasa en conciliar la justicia y la libertad, fracasa en todo.

La tentación más peligrosa: no parecerse a nada.

La verdad, como la luz, ciega. La mentira, al contrario, es un hermoso crepúsculo que hace resaltar el valor de cada objeto.

Toda forma de desprecio, si interviene en política, prepara o instaura al fascismo.

La verdadera generosidad hacia el porvenir consiste en darlo todo al presente.

¿Qué es el hombre? Es esta fuerza que termina siempre por derribar a los tiranos y a los dioses.

Allí donde reina la lucidez, la escala de valores resulta inútil.