Historias de la Región | Por Federico Gastón Guerra
San Vicente: A 122 años de aquel tranvía que trajo progreso
Miércoles, 28 de octubre de 2020
El pueblo comenzó sus pasos en 1696. Luego pasó a ser municipio y se corrió de lugar. La estación ferroviaria es testigo muda de su crecimiento. Ya no quedan sus vías ni aquel tranway que comenzó a transitar en octubre de 1898.

Es acaso San Vicente uno de los parajes con más historia dentro de la extensa provincia de Buenos Aires, ya que su nacimiento como pueblo data de 1696, cuando Luis Pesoa y Figueroa, miembro del Cabildo de Buenos Aires, hombre de gran fortuna personal, compra una estancia en el pago de las Magdalenas que tenía entre sus hectáreas una laguna llamada Del Ojo, hoy laguna de San Vicente. 

Y un gran hito, sin dudas, fue aquel domingo 16 de octubre de 1898 cuando se inauguró el tranvía que unía la estación del mismo nombre, San Vicente. Antes las sucesiones y muerte de los dueños del ejido van a ir dando forma a una geografía que va a pasar a conformar lo que actualmente se conoce como San Vicente. 

Es decir, en 1784 se crea definitivamente el Partido en las inmediaciones de la laguna y cuatro décadas después se intenta trasladarlo ya que la zona era muy baja y se convertía en un bañado al darse algunas precipitaciones. 

En mayo de 1857 donde se presenta un proyecto serio y concreto para trasladar el pueblo, por parte del agrimensor Lamolinaire. En el cuaderno de Investigaciones Nº1 acerca de la historia de San Vicente producido por la Dirección de Cultura de ese municipio se puede leer el siguiente párrafo: " El pueblo había sido delineado en el terreno más alto y a otra distancia de la gran laguna, fuente para los vecinos de utilidad y recreo, sin desviarse de los puntos cardinales prefijados por el Gobierno ( ... ). Finalmente el traslado se concreta y San Vicente se convertirá en una ciudad moderna, erigida a pocas cuadras del antiguo villorio, en tierras de propiedad pública que pudieron darse a pobladores para fomentar así la agricultura y el asentamiento, sin recurrir a la expropiación de otros estancieros de la región". 

El Ferrocarril, poblador indiscutible Promediando el siglo XIX, la provincia de Buenos Aires aún no contaba con servicio ferroviario y el servicio de traslados y encomiendas era llevado por carretas que tenían postas cada varios kilómetros para detenerse a descansar y tomar unos tragos en las pulperías. Es por esto, por el tiempo en que se insumía en los viajes y los costos elevados, que se celebró con enorme júbilo la llegada del ferrocarril Sud bajo capitales ingleses a la Argentina y fue precisamente en 1865, cuando esta empresa liberó el primer tramo hasta Jeppener cumplimentando 77 Kilómetros de recorrido desde Plaza Constitución (estación Central). 

El Servicio, se libró el 14 de agosto de ese 1865. Ese primer recorrido fue Plaza Constitución, Barracas (hoy Avellaneda), Lomas (actual Lomas de Zamora), Glew, San Vicente (hoy Alejandro Korn), Domselaar, Ferrari (Hoy Brandsen) y Jeppener. Meses después el mismo ramal se prolongó hasta Chascomús. La trocha, de estas vías era ancha, es decir de 1,676. Ese Ferrocarril Sud, contaría con un gran logro porque contaría en su haber con el cruce de dos ríos: el Riachuelo y el Samborombón. 

En un principio se pensó en unir también pueblos como San Vicente y Cañuelas en la red de ese ramal lo que fue desestimado luego de hacer ciertas nuevas planificaciones. La estación llamada San Vicente en un primer momento es la que hoy conocemos con el nombre de Alejandro Korn y que también se llamó empalme San Vicente, esto se debe a que la parada se había construido a unos kilómetros del villorio; es por esto que se pensó hacer desde esa parada un ramal que vaya hasta Cañuelas, paralelo a lo que hoy es la ruta provincial Nº 6, pero debido a la falta de apoyo ese ramal quedó trunco. La campana del tranvía La situación se hacía insostenible ya que sin caminos el traslado desde la estación hasta el caserío era verdaderamente caótico por esto, es que se celebró de manera mas que efusiva la llegada del tranvía que uniría el ferrocarril con la urbe. "Avisos Varios: San Vicente. 

El domingo 16 de octubre se inaugurará el tranvía á vapor que unirá este pueblo con la estación del mismo nombre, San Vicente, Octubre 14 1898. El Intendente", este era el aviso que apareció publicado en el diario LA NACION del 14 de octubre de 1898. Contaba "con 8 kilómetros de vía y 4 coches, que desde 1920 utilizaría un tractor con motor de combustión interna", se detalla en tranviasdecordoba.org.ar. Y por su parte el diario LA UNION publicó ese día: "A partir de ahora, llegar al pueblo de San Vicente demorará sólo quince minutos, dado que fue inaugurado un nuevo Tranway a vapor que recorrerá en ese lapso siete kilómetros, cosa que llenará de júbilo a su población. Otra de las ventajas que traerá aparejada esa mejora en al ámbito de las comunicaciones tiene que ver con que ese medio de transporte cuenta con salones cómodos y aseados, lo que generará un mayor placer a los viajeros. De esta manera, un viejo deseo del intendente Juan Passicot se convierte en realidad". 

LA UNION 14 de octubre de 1898. Luego de lo transcripto lo que los diarios reflejaron del acontecimiento, no hace falta abundar en detalles al respecto. Aunque si debe de decirse que ese servicio junto con el tren fueron vitales para el progreso de esa zona de la provincia y que si bien en un momento funcionó a vapor por parte de una compañía francesa luego lo hizo a caballos y posteriormente con mulas y que la terminal San Vicente estaba ubicada detrás de la iglesia parroquial. El tranvía luego de desvencijarse y contar con vías onduladas y poco aptas para el andar, eran frecuente los descarrilamientos del convoy tranviario, deja de prestar servicio un 15 de diciembre de 1928. Justamente 14 días antes se había librado la estación San Vicente en el pueblo de San Vicente y de esa manera la vieja parada pasaría a ser de ahora en más empalme San Vicente. 

"Recuerdo que el tren llegó acá a las 7 y 30 de la mañana del 1º de diciembre de 1928. Me acuerdo que el vagón postal llevaba el Nº 1072. Estuvo demorado como hasta las 10 de la mañana (....) al llegar a la estación San Vicente esperaba a la formación mucha gente que le arrojaba flores. Después del acto, los invitados se vinieron para la municipalidad donde se sirvió un copetín ", esto contó el vecino Juan Carlos Robet en el 1er encuentro de la Memoria que se llevó a cabo en San Vicente en enero de 1996 y que posteriormente se haya publicado en forma de cuadernillo por la Dirección de Cultura de esa localidad. El tren prestó servicio durante varios años desde (ahora) Alejandro Korn, hasta San Vicente. 

Un memorioso vecino de Adrogué, ferroviario de toda la vida me comentó en una oportunidad que el servicio era llevado a cabo, en el último tiempo de vida de ese ramal, por una formación conocida vulgarmente como La Chancha, tren de dos vagones que levantaba mucha velocidad. "Un día me tocó manejarla y se hacía aburrido hacer el trayecto durante todo el día entre Alejandro Korn y San Vicente". 

Hoy ya en el siglo XXI, San Vicente no cuenta con ferrocarril. Las vías fueron levantadas definitivamente cuando se ensanchó la avenida Hipólito Yrigoyen, aunque todavía queda la estación y ese ruido a rechinar de fierros y golpe de campana en el aire en ese aire que todavía recuerda al tranvía, las huellas de tierra y los comienzos como pueblo allá por 1600. San Vicente hoy, crónica de un Pueblo sin ferrocarril... Pero con pujanza.