Literatura
En primavera....recordando un romántico: José Angel Buesa
Lunes, 21 de septiembre de 2020
En el mes de septiembre se conmemora el nacimiento del poeta cubano José Angel Buesa, con sus cálidos rayos de sol y toques de misterio, dejo un sin fin de retazos literarios.

 Por Jaime Veas Oyarzo

En este mes de septiembre, donde comienza a reverdecer la naturaleza, y sus cálidos rayos de sol van haciendo aflorar lo que estuvo en ciernes, lo latente, lo que pugna por salir...tales como los sentimientos más nobles de las personas, vamos a evocar a un poeta, cuyas letras para muchos es "un regalo para el alma", "una brisa que llega a tu vida"...que "toca lo más profundo del alma".

Nos estamos refiriendo a José Angel Buesa, nacido en este mes, pero del año 1910 - nuestro primer centenario patrio- en la localidad de Cienfuegos; Cuba, ya a los siete años , en forma precoz, incursiona en la poesía, comienza a escribir sus primeros versos. estudió en un colegio religioso y luego se traslada a La Habana, donde forma parte de los grupos literarios de la época, logrando con el tiempo adquirir una gran popularidad, hasta que en 1964 se va al exilio.

Visita México, España, El Salvador y finalmente recala en Santo Domingo, República Dominicana, donde ejerció como profesor de literatura en la Universidad Nacional.

Entre sus obras, más importantes, se encuentran "La fuga de las horas"(1932),"Misas paganas"(1933), "Babel" (1936), "Canto Final" (1936), "Oasis" (1943) y "Poeta enamorada" (1949). En esta ocasión, hemos seleccionado dos poemas y algunas frases:


Poema del amor pequeño

Fue breve aquella noche. Fue breve pero bella.

Poca cosa en el tiempo, que es también poca cosa

porque nadie ha sabido lo que dura una estrella

aunque todos sepamos lo que dura una rosa.


Nuestro amor fue de una noche fue un amor pequeño

que rodó por la sombra como un dado sin suerte;

pero nadie ha sabido lo que dura un ensueño

aunque todos sepamos lo que dura la muerte.


Una noche es eterna para el que no la olvida,

y el tiempo nada importa para el sueño y la flor;

y, como nadie sabe lo que dura la vida,

nadie sabe tampoco lo que dura el amor.


Amor tardío


Tardíamente, en le jardín sombrío,

tardíamente entró una mariposa,

transfigurando en alba milagrosa

el deprimente anochecer de estío.


Y, sedienta de miel y de rocío,

tardíamente en el rosal se posa,

pues ya se deshojó la última rosa

con la primera ráfaga de frío.


Y yo, que voy andando hacia el poniente,

siento llegar maravillosamente,

como esa mariposa, una ilusión;


pero en mi otoño de melancolía,

mariposa de amor, al fin del día,

qué tarde llegas a mi corazón...


Frases:


Te digo adiós si acaso te quiero todavía quizás no he de olvidarte...

Pero te digo adiós. No sé si me quisístes...No sé si te quería o tal vez nos

quisimos demasiado los dos.



Porque aunque nadie sabe lo que a nadie le digo, la noche entera es corta

para soñar contigo y todo el día es poco para pensar en tí.


Como las olas, tu recuerdo viene y se va.


Espero tu sonrisa y espero tu fragancia por encima de todo, del tiempo y la distancia.


Yo cometí el delito de inventarte una estrella, y fue tuyo el pecado de ofrecerme una rosa.