Por Jaime Veas oyarzo
Hamlet Lima Quintana...la poesía hecha piel
Martes, 15 de septiembre de 2020
Uno de los más prolíficos autores literarios bonaerenses. Sus flores, sauces, estrellas y vinos se volvcaron sobre la narración, el canto y la poesía. Tan así, que lo inmortalizó Mercedes Sosa y Horacio Guarany, en las estrofas convertidas a voz.

Nació en Morón, provincia de Buenos Aires. Poeta, músico y periodista, de padre poeta y madre música, escribió 29 libros, el primero fue " Mundo en el rostro" (1954), como músico y cantor actuó con Ariel Ramirez, luego con Armando Tejada Gomez y el músico Oscar Matus, artistas como Mercedes Sosa y Horacio Guarany interpretaron sus composiciones, recibió, además, numerosas distinciones: Faja de Honor de la SADE (1995), Premio Konex Diploma al mérito (1985), Gran premio SADAIC (1995).

Para recordarlo vamos a disfrutar de dos poemas cortos y uno que se hizo muy popular y emblemático.

La esperanza

Despacio, lentamente, sin premura.

No pongas la impaciencia en el espejo

porque no cambiarás el almanaque.

Lo que quedó detrás es sólo historia

y por delante tenemos todo el tiempo.

Adiós a las armas

La vejez es una forma distinta de mirar la vida,

no ver el pájaro y la flor

en el mismo lugar donde antes estallaban

anunciando el ritual de la mañana.

No es el paso del tiempo lo que nos cambia el modo.

A la vejez la determina uno con su propio paso.

Gente

Hay gente que con sólo decir una palabra

enciende las ilusiones y los rosales

que con sólo sonreír entre los ojos

nos invita a viajar por otra zona.

Nos hacen recorrer toda la magia.

Hay gente que con sólo dar la mano

rompe la soledad, pone la mesa

sirve el puchero, coloca guirnaldas

y con sólo empuñar la guitarra

hace una sinfonía de entre casa.

Hay gente que con sólo abrir la boca

llega hasta los límites del alma,

alimenta una flor,

inventa sueños,

hace cantar el vino en las tinajas

y se queda después, como si nada.

Hay quien se va de novio por la vida

desterrando una muerte solitaria,

pues sabe que a la vuelta de la esquina,

hay gente que es así,

tan necesaria.