Salud
La sífilis vuelve a impactar en la salud sexual de los argentinos
Martes, 15 de septiembre de 2020
La mayoría de los jóvenes desconocen la forma en que algunas ETS (enfermedades de transmisión sexual) se contagian, no sólo cuál es el medio, sino el modo.

 Esta falta de información se convierte en una amenaza a la vida sexual satisfactoria. Además, esto pone en riesgo a todas aquellas personas con las que se sigue teniendo intimidad. Algunos de los síntomas que son la señal de alarma, y que se deben tener en cuenta, debieran ser transmitidos a través de educación sexual, pero lamentablemente muchas sociedades aún son restrictivas al respecto.

Las señales que son detectadas a tiempo salvan más vidas de las imaginadas, cuando algo se detecta en el cuerpo, y no siempre las detecta quien tiene el síntoma, es inminente realizar una consulta médica.

La sífilis una enfermedad que nació en Europa durante el siglo XV y que aún no ha sido erradicada completamente. Los síntomas son llagas indoloras en los genitales , en el recto o en la boca, pero ¡ojo!, no todos están prevenidos para reconocerlas y muchas veces pasan inadvertidas, hasta que la enfermedad avanza provocando estragos.

Algunos de los pacientes que consultan en un estado de tensión, al encontrar en una llaga o una herida en su zona íntima, esperan que desaparezca sola porque no saben qué la provocó. Muchos se sienten avergonzados para consultar, nunca se han cuidado, ni utilizado condón ,y en la mayoría de los casos, la promiscuidad es el camino perfecto para que se produzcan los contagios.

Cuando el varón lo advierte, suele restarle importancia y eso es lo peor que se puede hacer ante una enfermedad, porque lo expone a consecuencias más serias. Suelen creer que es por mala higiene. Entre los más ingenuos, la duda oscila, oponiendo excusas diversas, como ser: "un rasguño causado por prendas apretadas", o "alguna erupción producto del jabón que utilizan", lo cual solo hace más lento el inicio del tratamiento adecuado.

No importa el nivel cultural, la edad o la clase económica, las personas de esta generación se encuentran desvalidas de toda información de cómo tratar y cuidar su intimidad sexual, para tener un sexo responsable y gozar de una vida sexual plena, y eso es culpa de un tabú que se ha extendido por décadas. De esta forma, es claro que la educación sexual, es el único método para la psicoprofilaxis, evitando que se propaguen, enfermedades sexuales que son tan riesgosas para la vida humana y tan nociva para la vida y el placer sexual.

Los temores alrededor de la sífilis deben ser aminorados puesto que es una enfermedad que tiene un tratamiento simple con antibiótico y que no implica mayores cuidados, más que los relativos a la protección para continuar con la vida sexual. Las adicciones sexuales producen un nivel de voracidad extrema, que se manifiesta con un deseo de satisfacción inmediata, y en esta instancia, poco importa para muchos averiguar sobre la historia íntima de las personas con las cuales se relacionan.

Es por eso que a mis pacientes, los intento convencer que la mejor manera de cuidar a su pareja y cuidarse a sí mismo es utilizar el condón. Las consultas sobre los riesgos que amenazan la sexualidad o genitalidad con personas desconocidas son tantas y además todas albergan miedos, producto de la carencia de información. Cuando la enfermedad de la sífilis ataca, en su inicio, es una etapa latente en que no aparece ningún síntoma. En la segunda etapa, aparece un sarpullido, que no se asocia con la enfermedad y que luego desaparece para silenciarse, hasta la última etapa que pudiera ocurrir muchos años más tarde, en que la enfermedad se manifiesta atacando el sistema nervioso y afectando el cerebro, los ojos o el corazón.

Otro punto a considerar, es que esta enfermedad puede cursar conjuntamente con otras de transmisión sexual como ser HIV (STI) o hepatitis B. De esta manera, la sífilis se extendió por los siglos, atravesando continentes para ser hoy una patología clínica corriente entre el común denominador, con tasas abrumantes de mortalidad, afectando por sobre todo a la población más joven, que tienen una sexualidad activa y sin precauciones.

Es fundamental, en cuanto se detecta el síntoma, hacer la consulta médica, para la cura con el tratamiento indicado, detectarla a tiempo es muy importante por sobre todo para el diagnóstico y proyección de la enfermedad, además de evitar que continúen los contagios y propagación. Respecto a las formas de contagio, pregunta Candela: "¿Pude contagiarme sífilis por medio del sexo oral? ¿Si no tenido penetración, se puede transmitir?". Absolutamente, ya que los chancros genitales también pudieran aparecer en la boca y si estuviera activo el virus, se reproduce en un medio de contacto seguro, como fuera también si hubiera solo roce de genitales con intercambio de fluidos, aún también sin penetración. De hecho, se puede contagiar cuando el semen y el fluido vaginal entran en intercambio por medio de la masturbación.

Pablo 25 años, se dio cuenta hace un par de meses que tenía un chancro en su boca, y acudió al médico, los estudios confirmaron que tenía sífilis, consulta acerca de si los besos contagian la enfermedad. Sin duda, es una vía de contagio, no tan segura como la genital, pero pudiera suceder, y la saliva puede ser una forma de contagio, efectivamente. El temor acerca de cómo se desencadena la enfermedad y que sucederá durante su manifestación, hasta cómo alarma a quienes no conocían sobre su existencia. Al hacerse visible la llaga o chancro, es indolora y tiene forma de úlcera y usualmente aparece entre semanas y tres meses desde que se haya originado el contagio, esta es la primera etapa. La segunda etapa caracterizada por síntomas más fuertes con dolor de garganta, fiebre, dolores musculares, fatiga o pérdida de peso en la que muchos descubren que algo poco común está sucediéndoles. La tercera etapa se caracteriza por la dificultad de cura, atacando órganos vitales y hasta llevando a la parálisis o ceguera. Es muy importante detectarla a tiempo ya que el tratamiento en las etapas iniciales evitará el avance y el deterioro de ciertos órganos, además de evitar el contagio propagando la enfermedad.

Actualmente es más común que muchos clínicos soliciten como protocolo un análisis del HIV , pero no de la sífilis. Otra consulta habitual es si "Aun sin que la pareja sexual se haya contagiado, ¿es necesario recibir tratamiento?" La llaga dura de tres a seis semanas y se curan aún sin recibir tratamiento pero no la enfermedad, que sigue en progreso. Lo más indicado es que la pareja reciba tratamiento conjuntamente para evitar cualquier riesgo, ya que es imposible saber quién contagio a quien.

La Organización Mundial de la Salud dio un estimativo de 5,6 millones de personas que se contagian de esta enfermedad, entendiendo que el sexo oral es una práctica sexual también riesgosa sin protección, o barreras bucales. Muchas personas tienen la inquietud de si otros modos de contagio como compartir la vajilla, toallas, ropa, y demás, pero es importante que sepan que la única vía es la sexual. La consulta médica inmediata es esencial para la detección y tratamiento temprano. Ante cualquier preocupación o alarma o aparición de algo que es nuevo y se desconoce la causa.

Es importante saber también que compartir juguetes sexuales sin higienizarlos o sin protección, o tener encuentros sexuales diversos sin cuidados, puede contagiar. Que no produzca ansiedad confesarlo a la pareja, si es que se advierte algún síntoma de los nombrados. El sexo es maravilloso, la vida íntima es de una gran riqueza, proteger la sexualidad a través del cuidado, es una forma de quererse mostrar amor por nuestra pareja. No somos ingenuos para entender, que "sexualidad placentera ", no es "sexualidad descuidada", que el sexo implica riesgos y responsabilidad, que el amor hacia los otros, no se demuestra evitando el cuidado sexual y la protección, el "amor sexual" , también es tener "salud sexual" para experimentar el sexo satisfactoriamente.

Si no tenemos salud sexual, nuestra sexualidad queda condicionada o limitada, dominada por la enfermedad y nuestras posibilidades amatorias se acortan afectando nuestra psiquis y nuestro cuerpo , exponiendo nuestra vitalidad , amenazando nuestro bienestar y por sobre todo la confianza en la entrega sexual .

Lic. Sandra Lustgarten  / Mat. Nac 19529 /  Psicóloga Sexóloga / Perito Legista