Política
Nace una estrella: ¿Por qué Berni tiene tanta aceptación?
Lunes, 24 de agosto de 2020
El ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires viene cosechando un importante caudal político, que lo posiciona como una de las figuras destacadas de la política nacional. A fuerza de de mostrarse "dinámico en la acción" su figura viene demostrando todo lo contrario a la política tradicional de escritorio y pocos resultados.

 Grandilocuente y dinámico en la gestión de los problemas. Sergio Berni, el súper ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, bautizado popularmente como "Rambo" está sabiendo cautivar a una gran cantidad de público que parece estar harto de la política de escritorio, de "chamuyo" y de rosca.

Así lo viene mostrando un relevamiento realizado por la consultora Aresco al que tuvo acceso LA TERCERA sobre imagen pública que marca que Berni tiene un 68,6% de imagen positiva y solo un 25,3% de imagen negativa en el AMBA.

No es de extrañar que en el Conurbano su imagen suba al 71,2%. Es que allí vino desplegando sus máximas presentaciones públicas. En Villa Azul (Avellaneda - Quilmes) en su rol de médico, encabezó parte de los operativos de desinfección y de coordinación de ayuda alimentaria para evitar el brote de coronavirus que parecía estar fuera de control. 

Por supuesto, no fue el único que puede anotarse el galardón de controlar el brote, pero envestido con un traje de bioseguridad, puteando a policías y prefectos para poner en caja el dispositivo de seguridad y hablando cara a cara con los vecinos no se puede negar que logró un gran gol.

También, otra operación estelar fue la "cacería" de los delincuentes que mataron a un jefe de gendarmería en Zárate, su pago chico. Apareció con una ametralladora, que algunos "fierreros"dicen que es un equipo que adapta una pistola BERSA y la convierte en subfusil y otros dicen que se trata de una metralleta israelí que utilizan los comandos del tremendo Shin Bet, una de las organizaciones de seguridad interior de ese país. ¿Qué estuvo haciendo? Encabezando el operativo para dar con los asesinos. En persona

Polémico o no, hasta el mismísimo Luis D'Elia, resumió sus operaciones así, "Berni llega a la Villa en una supermoto, porta un fusil, tiene cagando a los milicos, dialoga con los vecinos, da soluciones y se va ovacionado del barrio. Más allá de las dudas que me genera desde mi postura, reconozco que es lo que desea el pobrerío".

En otra, fue al dispositivo en Camino Negro acceso a Capital para pelearse con el jefe policial que respondía al Gobierno Nacional por el pésimo embotellamiento que se había armado y que demoraba el tránsito. "No estamos para complicar la vida si no para dar soluciones", aseguró.

Ni hablar de sus peleas públicas con la ministra de Seguridad de la Nación Sabina Frederic, de su propio partido político con quien se sabe, no comparte nada en común. La antropóloga representaría todo lo que para Berni no puede ser alguien encargado de la seguridad: poco proclive al uso de la fuerza, excesivo uso del análisis filosófico, poco tablero estratégico, poco dinamismo y resultados magros.

Y así lo reflejan las encuestas. El estudio de Aresco marca que está calando muy fuerte entre propios y ajenos. Entre los votantes a Alberto Fernández su aprobación sube al 79,9% pero entre los no votantes a Alberto alcanza el 58,6%. Y es una situación que tampoco distingue orígenes sociales.

El relevamiento marca que el teniente coronel retirado tiene un 73,6% entre sectores económicos bajos, 68,3% entre sectores medios y 59,4% entre la clase social alta.

¿Qué podrían estar mostrando estos datos? La visión superficial podría verlo como una figura que aprovecha momentos clave para dar golpes de efectos que lo posicionan y sin duda tiene un gran sentido del histrionismo y un manejo del escenario comunicacional importante, no se calla nada y es "frentero", dirían en Colombia, elementos clave en los nuevos liderazgos emergentes.

Pero, también un análisis más profundo podría ser el de de una sociedad que se está hartando de las palabras sin hechos, de funcionarios burócratas que viven con el culo aplastado en un escritorio a millones de años luz de las necesidades de los vecinos y de la necesidad de liderazgos carismáticos, potentes y activos que rompan con la maquinaria permanente de "no hacer", de declamaciones grandiosas seguidas de poca efectividad. ¿Una estrella está naciendo? Es muy probable. 

Pero para ello deberá mostrar más resultados en la lucha contra el crimen en la PBA. Un distrito enorme muy caliente con respecto a la seguridad especialmente en el Conurbano ante una sociedad que está demandando pocas contemplaciones contra los delincuentes. 

Etiquetas