Salud
Más de 300 mil argentinos tienen hepatitis en Argentina y la mayoría no lo sabe
Martes, 28 de julio de 2020
En nuestro país, habría más de 300 mil personas con hepatitis C, pero la Asociación Argentina para el Estudio de las Enfermedades del Hígado (AAEEH), sostiene que el 70% lo desconoce.

 Las hepatitis virales son un problema de salud a nivel mundial. Afortunadamente, en los últimos años se han producido grandes avances relacionados con el diagnóstico y tratamiento de las mismas. Sin embargo, aún queda un largo camino por recorrer.

Cada 28 de julio, se conmemora el Día Mundial de la Hepatitis que tiene como objetivo de promover una detección temprana de la enfermedad que no presenta síntomas visibles. En nuestro país, habría más de 300 mil personas con hepatitis C, pero la Asociación Argentina para el Estudio de las Enfermedades del Hígado (AAEEH), sostiene que el 70% lo desconoce.

De acuerdo a Omar Galdame, médico hepatólogo, presidente de la asociación AAEEH, se define como hepatitis a la lesión inflamatoria difusa del hígado que pude ser producida por agentes virales que tienen una especial afinidad por el hígado, como los virus de las hepatitis A, B, C, D y E.

A diferencia de la mayoría de las enfermedades graves y frecuentes, de acuerdo al profesional, ésta se puede curar en más del 98% de los casos, en 8 a 12 semanas, con medicamentos que están aprobados y disponibles en el país y que cuentan con cobertura.

Sin embargo, las hepatitis virales se consideran una "epidemia silenciosa", dado que la mayoría de las personas desconocen estar infectadas y, a lo largo de décadas, desarrollan lentamente la enfermedad hepática, lo que causa fallas del hígado, cáncer y hasta el necesario trasplante.

La mayoría de las hepatitis agudas cursan sin ictericia (color amarillo de piel y mucosas), por lo cual es probable que la mayoría de las personas que tuvieron una hepatitis aguda no lo sepan. En estos casos, la única evidencia de hepatitis es la alteración de los análisis del hígado o la presencia en el laboratorio de proteínas que indican que la persona estuvo en contacto con algún virus de las hepatitis.

En este sentido, el virus de la hepatitis A produce hepatitis aguda pero nunca hepatitis crónica. Por otro lado, el virus de la hepatitis B en los adultos produce una hepatitis aguda y en un 5% de los casos hepatitis crónica mientras que el virus de la hepatitis C produce habitualmente una hepatitis crónica.

La hepatitis E suele ser también aguda pero en pacientes inmunosuprimidos puede evolucionar a una forma crónica, es poco frecuente en la Argentina.

La prevención es fundamental. Actualmente, existen vacunas muy eficaces y seguras contra los virus de las hepatitis A y B que forman parte del calendario Nacional de vacunación.

En este sentido, la Asociación Buena Vida se suma a la campaña internacional para encontrar a los millones que faltan, en relación con ese dramático nivel de subdiagnóstico de esta enfermedad tan frecuente como silenciosa, tan grave como desatendida inclusive por muchos pacientes que ya saben que la tienen.

Desde la asociación, reconocieron que es ambicioso el objetivo de la Alianza Mundial contra las Hepatitis que propone ‘encontrar a los millones que faltan', y que también lo es el desafío de la Organización Mundial de la Salud de eliminar la enfermedad para 2030. Sin embargo, están convencidos de que cada persona que ayudan a que se cure es un logro inmenso porque consiguen evitar que en el futuro desarrolle cirrosis, cáncer hepático o necesite un trasplante, y los acerca un poco a esas metas globales.

En sus prioridades, la OMS explica que este día ofrece la oportunidad de impulsar todas las iniciativas para aplicar la primera estrategia mundial del sector de la salud contra las hepatitis víricas, 2016-2021, y ayudar a los Estados Miembros a conseguir el objetivo final - eliminar la hepatitis.

Una clara muestra de las dificultades que plantea esta enfermedad son las cifras desoladoras que presentó recientemente el Programa Nacional de Hepatitis Virales del Ministerio de Salud de la Nación: solamente el 4,5% de los pacientes recorre el sistema de salud hasta que llega a curarse; el resto se queda en el camino.

Etiquetas