Panorama Internacional
El virus está ganando la batalla en San Pablo y hay preocupación en los países de la región
Viernes, 22 de mayo de 2020
Sin mostrar mejoras en las tasas de aislamiento social, San Pablo adopta unas megavacaciones de 6 (seis) días para que las personas se queden en casa y hay preocupación en el continente.

 Por Rogério do Nascimento Carvalho *

(Exclusivo desde Brasil para LA TERCERA)

La ciudad con el mayor número de infectados y asesinados por el nuevo coronavirus en América del Sur, San Pablo, es un termómetro para otros lugares y está activando una alerta para los países de la región. Las cifras pandemicas que muestra San Pablo, también son motivo de preocupación por su importancia en el escenario de intercambio comercial, cuyo origen / destino de productos pasa a través de la red de carreteras que cubre la ciudad.

Brasil está experimentando un momento peculiar en términos de política interna que lo deja reñido con las naciones que buscan combatir la pandemia de manera efectiva. El liderazgo presidencial brasileño está puesto en jaque y sigue siendo un hazmerreír en la escena internacional, ya que es el único país del mundo que pone las disputas políticas en primer plano, al tiempo que se agrava las dificultades en el terreno sanitario, quedando relegada la atención de la salud, trayendo dificultades a los alcaldes y gobernadores, favoreciendo la explosión de la pandemia en el país.

La insensibilidad del presidente Bolsonaro y su negativa a trabajar junto a los líderes provinciales, cooperando las naciones vecinas hace que Brasil se considera un peligro, lo que redunda en el cierre de fronteras y acrecienta el cuestionamiento de cómo lidiar con la crisis, al intensificarse los problemas internos. Por último, no se logran normalizar del flujo de personas con otro países.

A pesar de que las autoridades en San Pablo, muestran desacuerdo con el Presidente de la República, el daño se siente por la falta de coordinación interna y externa, cuyo impacto puede contaminar los esfuerzos de los países vecinos que cumplen con las reglas de cuarentena, especialmente Argentina y Paraguay que no muestran voluntad de reabrir las fronteras con Brasil.

La cuarentena decretada en San Pablo el 24 de marzo, junto con las medidas de distancia social, no tienen el efecto deseado, lo que lleva a la observación de que el virus está ganando momentáneamente la guerra con las autoridades como resultado de la constante fricción con el gobierno federal y incumplimiento de las normas de permanencia en los hogares.

La carta final del gobierno de San Pablo consiste en la anticipación de los feriados de Corpus Christi (11 de junio) y el Día de la Conciencia Negra (20 de noviembre) del 20 al 22 de mayo como una forma de aumentar el número de personas que se queden en sus hogares buscando cambiar el rumbo de la lucha contra la pandemia.

Otras autoridades tienen en cuenta la preocupación con los números en São Paulo porque el intercambio comercial de productos con los países del Mercosur viaja por carreteras en São Paulo, que es el epicentro regional de la pandemia.

Esta vez, el fracaso del combate presentado hasta ahora puede conducir a la difusión a países vecinos cuyo control estricto es respetado por la población y que planea un retorno gradual a las actividades económicas, y el panorama de São Paulo es un obstáculo en la toma de decisiones y debería retrasar la normalización. de relaciones con Brasil, debido a la alta probabilidad de contagio, que puede agravar la situación en países con menor capacidad sanitaria y llevar a América Latina a un desastre con miles de muertes y desesperación causada por la lucha política interna en Brasil que empeora la pandemia en San Pablo.

* Magister, Analista Internacional, Doctorando en la Universidad de San Pablo (Programa de Integración de Latinoamérica)

https://m.facebook.com/rogerio.carvalho.12

Instagram: huo_lei_roger

Twitter : @Roger2019