Pandemia
Rebrote en China: creen que el virus tuvo una mutación y los contagiados tardan más en curarse
Jueves, 21 de mayo de 2020
El patógeno se comporta de diferente manera en los focos detectados en el noreste del país: los infectados tardan más en curarse y sufren síntomas diferentes

 Varios infectados por coronavirus en el noreste de China han llamado la atención en las últimas semanas porque solo han dado positivo en los tests después de que se les hayan realizado hasta siete pruebas diferentes.

 En un principio, eso hizo pensar que la precisión de los tests era baja, pero ahora los médicos temen que la respuesta a este misterio esté en una mutación del SARS-CoV-2. Aunque eso es algo que aún no pueden confirmar, porque podría deberse a que ahora los médicos son capaces de observar mejor el comportamiento del coronavirus en la fase inicial del contagio, lo que sí está claro es que el patógeno se está comportando de una forma diferente a la vista en Wuhan, epicentro de la pandemia.

Según anunció el experto Qiu Haibo en una entrevista en la televisión estatal china, los infectados en las provincias de Heilongjiang y de Jilin, donde se han registrado nuevos brotes de la enfermedad, tardan más tiempo en sufrir los síntomas de la Covid-19 y estos son diferentes: el coronavirus en el noreste ataca sobre todo a los pulmones, mientras que en Wuhan la mayoría sufría un fallo multiorgánico que afectaba sobre todo al corazón, los riñones y el intestino. Además, los contagiados portan el virus durante un tiempo más prolongado.

«El hecho de que pase más tiempo desde la infección hasta la aparición de los primeros síntomas ha propiciado que se hayan dado clústeres de infección en familias», explicó Qiu según recoge la agencia estadounidense Bloomberg. Ese período de incubación más largo supone un peligro nada desdeñable, como demuestran los recientes focos de infección detectados en varias localidades que han tenido que ser confinadas de nuevo: desde Harbin, capital de Heilongjiang, hasta Shulan, en la vecina Jilin.

Como han explicado otros científicos chinos durante la fase de desescalada de la epidemia, una posible mutación del coronavirus podría dar al traste con el trabajo realizado hasta ahora porque complicaría la labor de detección del patógeno antes de que se propague. Sin embargo, el análisis genético del coronavirus de los pacientes del noreste de China ha demostrado que guarda grandes similitudes con el detectado entre quienes regresaron de Rusia, que pueden estar en el origen de los rebrotes, y diferentes expertos descartan que se hayan producido mutaciones relevantes.

Las Autoridades recalcan la necesidad de mantenerse alerta. El Grupo de Acción contra el Coronavirus, liderado por el primer ministro Li Keqiang, ha pedido que la información fluya con rapidez y transparencia para evitar nuevos brotes y que las medidas de prevención adoptadas durante el puente del 1 de mayo se mantengan para permitir que el país estimule el consumo sin provocar un nuevo desastre.

Etiquetas