A 25 años de su fallecimiento
Adolfo Pedernera dirigió a Arsenal de Llavallol y fue campeón
Miércoles, 13 de mayo de 2020
Fue en 1964. EL GRÁFICO, en un extenso artículo sobre este club, destacó: "Arsenal es producto de la Escuela de Fútbol que ha montado Boca Juniors. Es propiedad boquense desde 1962 (...). Adolfo Pedernera es su director".

 Por Federico Gastón Guerra

Se cumplen 25 años del fallecimiento de un grande: Adolfo Pedernera quien nació en Avellaneda el 15 de noviembre de 1918 y falleció el 12 de mayo de 1995. Se formó en Cruceros del Plata y Huracán en Parque Patricios. Es de los máximos goleadores de River Plate con 143 goles. Ahí lo ganó todo: desde copas hasta ocho campeonatos nacionales. Fue el conductor de La Máquina de los años 1940. Y si faltara algo con la selección argentina obtuvo tres Copas Américas. Como DT entrenó a Nacional en Uruguay, Gimnasia y Esgrima de La Plata, All Boys, Huracán, Talleres de Córdoba, Independiente, Boca Juniors y América.  Pero los archivos olvidan a Arsenal de Llavalloll. Y aquí comienza nuestra historia.

Aunque parezca cuento la azul y oro no sólo fue patrimonio exclusivo del club de Boca Juniors sino que también pertenecieron en forma oficial al Club Arsenal pero no el de Sarandí, no señores... en este caso estamos hablando del equipo que nació en Florencio Varela, se consolidó en Llavallol y militó en el ascenso: en la D y en la C. Además, fue el primer club filial de la Argentina bajo la tutela de los de la ribera en los tiempos en los que la presidencia la ocupaba Alberto J. Armando.

"Arsenal es producto de la Escuela de Fútbol que ha montado Boca Juniors. Es propiedad boquense desde 1962. En las tres temporadas esta sucursal ha costado cerca de 7 millones de pesos. Adolfo Pedernera es su director", reflejó El Gráfico en 1964.

Un dato insólito es que en la actualidad no queda nada de aquella institución que vio brillar a, entre otros, Angel Clemente Rojas: "Uno de los futbolistas que jugó en Arsenal fue Ángel Clemente Rojas. Armando lo conoció en un partido entre los combinados de las divisiones de aficionados de Argentina y Uruguay. Rojitas la rompió y apenas terminó el encuentro, el presidente se acercó y le dijo: ‘Pibe, quiero que venga a jugar a Boca', a lo que el delegado del club de Llavallol contestó: ‘Don Alberto, el pibe no tiene que ir porque ya es de Boca, está a préstamo en Arsenal'. Años después, fue el encargado de comunicarle al jugador que lo estaban buscando de Real Madrid. Seguramente se sorprendió cuando Rojas le dijo que no quería irse. Él ya lo había vendido y tuvo que tirar atrás la transferencia", se lee en la revista deportiva UN CAÑO.

Hoy donde estaba la cancha quedan pocos recuerdos y nada de aquel club... Como si a esta historia se la hubiera tragado la tierra.

Los Evita

Como toda historia mejor si se la cuenta desde el principio. El Club Arsenal nació el 12 de octubre de 1948 bajo la conducción de Aníbal Díaz y los primeros colores fueron amarillos y marrones con camiseta a bastones verticales. Pero recién cuando corría 1951 el club se inscribió en los Torneos Evita en los cuales se consagra subcampeón.

Es luego de ese logro deportivo que la provincia de Buenos Aires le cedió unos terrenos en el predio Santa Catalina de Llavallol, hoy esquina Boulevard Santa Catalina y Libres del Sud, donde desarrolló actividades, elevó una cancha con tribunas de cemento y construyó vestuarios con casas prefabricadas.

Así, con esa estructura, no sorprendió el pedido para participar en los campeonatos de primera D, última categoría del ascenso de la AFA. Este fue aceptado en 1952. En aquel torneo el campeón fue el Club Flandria mientras que Arsenal obtuvo 16 puntos; 1953 no fue trascendente ya que el equipo de Llavallol salió sexto entre siete equipos.

El salto de calidad lo dio en 1954 cuando ocupó la 5º posición y ascendió a la C junto a Sacachispas Fútbol Club (ese año era su primer temporada en la D) que ganó el torneo. ¿Por qué?"Ascendimos por un decreto gubernamental o algo parecido", recordó Eduardo Méndez ex presidente del club.

Lo cierto es que en ese entonces los clubes con una cantidad de socios y cierta estructura en sus campos de juego podían requerir ser promovidos a una categoría superior, es decir a lo que actualmente es la Primera C.

Ese año pasa a instalar la Secretaría en la esquina de Santa Catalina y Libres del Sud, según lo establecido por boletín de AFA el 1º de septiembre.

En la nueva categoría militó por unos años hasta que, con marcada irregularidad, retomó a la D en 1958. No sólo padeció el descenso sino que en 1959 es desafiliado después de disputar 14 fechas desconociéndose los motivos de tal sanción. Tal vez por temas administrativos, no se sabe.

Primero de River, después de Boca Juniors...

Corría 1961 cuando Díaz logró un acuerdo con River Plate y la plantilla de Arsenal de Llavallol pasaba a conformar la institución de Núñez y allí se entrenaban: "Pese a que no hay documentación que certifique esto, sí están los carnets de jugadores. Ricardo Sotelo, integrante del único equipo de Arsenal que se consagró campeón años más tarde, aún lo conserva", escribe Ayelén Pujol en la nota "Arsenal de Llavallol, cenizas del paraíso" en la revista EL GRÁFICO. Todo confluye en que el convenio tuvo una duración menor a un año.

"En 1962 el equipo volvió a los torneos oficiales, pero esa temporada -y la siguiente- tuvo una campaña irregular, que le impidió clasificarse para el Re­du­ci­do por el ascenso. Y allí apareció Boca. En la Memoria y Balance de Boca que pertenece al CIHF (Centro para la Investigación de la Historia del Fútbol) está la prueba documental. Todo Arsenal pasaba a ser de Boca. Allí aparecen los 56 jugadores incorporados al equipo xeneize, con carácter definitivo, tal el caso de Rubén Magdalena. Y la lista de jugadores cedidos al equipo de Llavallol, a prueba y sin opción, hasta el 31 de diciembre de 1962. Entre esos nombres se destacan los de Angel Clemente Rojas y Oscar Pianetti", agrega la periodista de EL GRAFICO.

En1962 tiene una campaña irregular que no le permite clasificar para el Reducido en busca del ascenso, ocurriéndole lo mismo en 1963.

Vamos los pibes

La gloria llega en 1964 cuando logra alzar la Copa tras ganarle a Ituzaingó en cancha de Nueva Chicago donde juega un desempate. No era para menos ya que entre sus triunfos en esa temporada logra ganarle 12 a 1 a Tristán Suárez. Crónica tituló: "La es­cue­la de Bo­ca es cam­peo­na", fue el 23 de di­ciem­bre de ese año. Ese año fue muy importante en la vida de Pedernera ya que, además, ganó el campeonato de primera división con Boca

Boca Juniors, dueño de las instalaciones y dependencias del equipo de Llavallol, cambia la camiseta de Arsenal que dejó de ser amarilla y marrón para pasar a ser azul y amarilla. Ya era el primer club filial de la Argentina de manera legal ya que el convenio lo cerraron entre Alberto J. Armando, el presidente boquense; y Aníbal Díaz, máximo representante de los "pibes de Llavallol".

"Aquel sueño pequeño, aquel anhelo de grandeza, quedaba cumplido con la gesta de esos jóvenes que no superaban los 22 años y que tras la consagración se ganaron un lugar en la Primera C. Guiados técnicamente por Rogelio Muñiz y acompañados permanentemente por Adolfo Pedernera, los chicos de Arsenal disputaron 29 partidos: ganaron 20, empataron 3 y perdieron 6 de esos encuentros", cuenta Pujol.

Una interminable cantidad de jugadores derrocharon talento en Arsenal bajo la dirección técnica de Adolfo Pedernera. Además de Ángel Clemente Rojas se suman, entre otros, Rubén Magdalena, Angelillo, Cap, Sivo, Maschio...

La redonda de cuero sigue girando por el field del sur del Gran Buenos Aires hasta 1968. En ese año el ocaso comienza a opacar gambetas, toques, goles y magia.

Es así como definitivamente 1968 marca la agonía final: el gobierno de la provincia de Buenos Aires le pide las tierras que le había donado Juan domingo Perón, Boca adquiere la Candela y descuida a Arsenal, su estadio es destruido y su desafiliación de la AFA es un hecho.

El último encuentro lo disputó el 12 de octubre (qué ironía, el mismo día a 20 años de su nacimiento) de 1968 y perdió con Central Córdoba por 4-2. Increíble: tanta gloria, tanto elogio. Nada. Se lo tragó la tierra, esa misma que lo gestó. Esa misma que pisó don Adolfo, don Pedernera...

Foto crédito: Juveniles de Arsenal de Llavallol. 1958. Gentileza familia Donadio.

Etiquetas