¿Exportaron el juguete y también el virus?
Juguete chino causa conmoción por su parecido al coronavirus
Miércoles, 6 de mayo de 2020
Este inocente chiche se comercializa desde hace varios años. Su aparición fue un enigma. ¿Una pelota con pinches? Asombra su parecido con el coronavirus. El extraño parecido genera suspicacias.

Por Nicolás Fernández Rivas (Exclusivo diariolatercera.com.ar)

 Aparecieron hace varios años y se hicieron populares tanto como adorno, como herramienta para sacarse el stress o como "chiche" de las mascotas. Son las famosas bolas de goma china que se consiguen en casi cualquier lugar, pero suelen ser las estrellas de los bazares chinos, especialmente del Conurbano.

No faltan en casi ninguna casa y hasta cuelgan en los espejos retrovisores de remises y autos particulares. En escritorios de oficinas y sobre mesitas de luz de lo más "kitsch". También las hay de tamaño grande para que los más peques las pateen y las revoleen por los aires.

Simpáticas y de colores brillantes, parecen inofensivas. Son esferas perfectas con su superficie cubierta de pinchos. Pero si uno las mira en detalle encuentra una similitud escalofriante con el mal que nos aqueja al mundo en estos días. Son iguales al SARS COV 2, que es el nombre del coronavirus, con idéntica forma representando incluso a los famosos peplómeros, que son las espinas que recubren el cuerpo del microbio.

Vale la pena preguntarse por qué un juguete tiene semejante parecido. Y llama más la atención que ese producto haya alcanzado popularidad en todo el planeta, ocupando todos los mercados, de una forma "viral". Llegó a todos lados, vivas en el país que vivas.

¿Cuál es el extraño enigma que encierran?, ¿Qué es lo que podían haber anticipado? Los más escépticos pensarán que es fruto de la casualidad, que solo se trata de un producto más puesto a la venta. Pero, pensemos también el debate mundial sobre el origen del virus, son muchos los dedos que señalan que fue una creación de laboratorio en algún lugar misterioso de la potencia asiática. Un debate que escapa al chismerío propio de charlatanes metafísicos. Políticos, científicos y militares ponen dudas el origen "natural" del patógeno y muchos se inclinan por la idea de que fue creado artificialmente.

Las conspiraciones no existen pero que las hay, las hay. El sentido común mantiene en alerta los sentidos y cumple esa gran función. ¿Hubo algún mensaje oculto?, ¿Se trató de una especie de cínica broma exportada a todo el mundo que anticipó lo que iba a venir? ¿Exportaron el juguete y también el virus?

De cualquier manera ya sabe, siempre mantengase atento. Los virus no se ven, los complots tampoco. Pero existen. 

Etiquetas