Por Mg. Juan José Borrell
¿El Choque de Civilizaciones puede ser también biológico?
Miércoles, 29 de enero de 2020
El diario Le Monde revela que el gobierno chino presionó a la Organización Mundial de la Salud (ONU-OMS) para que anule un alerta sanitario mundial por la expansión del coronavirus. Para el régimen de Pekín sería "demasiado pronto" y podría perjudicar su imagen país. Según su Presidente Xi Jinping el credo a seguir es: "China ya no es un país del Tercer Mundo".

Por Mg. Juan José Borrell

El diario Le Monde revela que el gobierno chino presionó a la Organización Mundial de la Salud (ONU-OMS) para que anule un alerta sanitario mundial por la expansión del coronavirus. Para el régimen de Pekín sería "demasiado pronto" y podría perjudicar su imagen país. Según su Presidente Xi Jinping el credo a seguir es: "China ya no es un país del Tercer Mundo".

(La nota original: https://www.lemonde.fr/.../coronavirus-la-chine-a-impose-son-... y su versión local: https://www.infobae.com/.../china-bloqueo-en-la-organizacion.../ )

Algunos especulan que más allá de la aparente colaboración científica, el gobierno chino estaría ocultando las cifras reales de infectados y muertos, lo cual aumentaría la proyección geométrica de virulencia del brote. Otros aventuran la hipótesis de una nueva carrera entre mega laboratorios como lo fue en 2014 entre Hoffman-Laroche y Gilead por la multimillonaria comercialización del Tamiflú. Pocos especulan con acciones de guerra biológica y testeo de los sistemas epidemiológicos con población civil. Ya veremos la evolución de los hechos sobre la epidemia...

Más allá de las especulaciones, los discursos oficiales refieren a que el origen del coronavirus es por zoonosis, es decir por transmisión de la enfermedad de animales a humanos (ingesta de murciélagos silvestres o de ofidios). Cuando la humanidad en el Neolítico (entre 10.000 y 7.000 años atrás) domesticó la agricultura y la ganadería, uno de los principales efectos de la sedentarización y nacimiento de las civilizaciones complejas fue la proliferación de enfermedades transmitidas vía los patógenos de los primeros animales domésticos a los humanos. Expandiéndose desde entonces con el sistema agroganadero por toda Eurasia y luego ultramar, las zoonosis forman parte de la historia biológica de la humanidad.

Sin embargo, un interrogante queda latente: ¿Qué significa ser del Tercer Mundo? ¿Por qué la preocupación del gobierno chino de mostrar su salida del subdesarrollo? Si todo pareciera indicar que en las últimas décadas despegaron de aquella subcondición: según los índices del superlativo crecimiento económico, la inclusión de decenas de millones de ciudadanos en la clase media, su significativa participación en el comercio mundial, su proyección de ultramar de zonas de influencia, el desarrollo de tecnología armamentística de punta, la opulencia de sus principales ciudades que sirven de postal turística, gran parte de China podría considerarse del Primer Mundo.

En relación a la cuestión del brote por causas zoonóticas, ¿No existen regulaciones de sanidad veterinaria que limiten este tipo de foco? ¿Están consideradas las buenas prácticas de manipulación de alimentos e inocuidad en los indicadores del desarrollo humano? Claro, bajo la noción de seguridad alimentaria de la ONU-FAO. Pero precisamente, los parámetros del desarrollo fueron formulados según prácticas estandarizadas en el Occidente modernizado. Esto quiere decir que todo lo que escapa a los cánones occidentales, debería ser objeto de modernización o quedaría ad-eternum en el subdesarrollo, en el tiempo de la pre-Historia. Es decir, en prácticas y hábitos propios del mundo que no ha incorporado los avances de la técnica moderna, preservados como exótica "cultura autóctona".

Los videos aquí posteados muestran dichos hábitos alimentarios "autóctonos", los cuales superando el asco que en principio nos causan sirven para entender que bajo la aparente modernidad de aluminio y neón de las ciudades chinas, de la fachada del pantagruélico PBI del gigante asiático, reverbera una población que no sólo no incorporó las técnicas bromatológicas de salud pública moderna, sino que en su cultura culinaria no incorporaron totalmente ni siquiera algo tan arcaico como la cocción con fuego de los alimentos del Paleolítico (entre 500.000 y 10.000 años atrás). ¡Peor aún! Entre ellos y el alimento (animal vivo) no media ningún tipo de técnica evolutiva (como podría ser al menos el fuego).

Como un caballo de Troya inserto en los medios ultrarrápidos de transporte, la consecuencia de los hábitos alimentarios pre-Paleolíticos de parte de la población china ya están cruzando peligrosamente un océano civilizatorio.

* Magíster en Estrategia y Geopolítica (Escuela Superior de Guerra del Ejército Argentino) y licenciado en Historia (Universidad Nacional de Rosario). Profesor titular de Geopolítica y de Geopolítica de los Recursos Naturales en posgrado (Universidad de la Defensa Nacional, Buenos Aires).