Lomas de Zamora | Un ejemplo de superación y perseverancia
UNLZ: se recibió de abogado a los 72 años, falleció y su familia recibió con gran orgullo su diploma
Viernes, 6 de diciembre de 2019
Antonio Córdoba se recibió de abogado a los 72 años. La vida, tan injusta a veces, lo hizo partir antes de tiempo, y no pudo estar físicamente para recibir su diploma. En su lugar, subieron al escenario su esposa Azucena, sus hijos Javier y Pablo, y su nieto Matías.

 Antonio Córdoba se recibió de abogado a los 72 años. La vida, tan injusta a veces, lo hizo partir antes de tiempo, y no pudo estar físicamente para recibir su diploma. En su lugar, subieron al escenario su esposa Azucena, sus hijos Javier y Pablo, y su nieto Matías. Azucena, con lágrimas en los ojos, miró al cielo y le mostró a su esposo el título que simboliza el objetivo cumplido. Así, Antonio estuvo con nosotros.

Antonio comenzó a estudiar en 2005, a los 58 años. Toda su vida había trabajado como empleado público en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. "Siempre le interesaron las leyes. Empezó como un hobbie pero se entusiasmó y se planteó terminar la carrera", cuenta Javier. Tenía, además, el apoyo de sus tres hijos: Javier y Pablo, y Diego, que radicado en Misiones lo alentaba a la distancia. Para sus cinco nietos, Matías, Santiago, Mauricio, Alma, Lautaro, Mailén y Emilia, que viene en camino, su abuelo es un ejemplo. Sus padres les contarán en la mesa familiar historias sobre "el abogado de la familia". Como a cualquier estudiante, a veces le ganaba el cansancio y parecía que iba a tirar la toalla. "En algunos momentos flaqueó, le costaba, tal vez por la edad que uno no tiene la misma fuerza y memoria que alguien más joven", rememora su hijo.

Un orgullo y ejemplo de superación. 

Javier lo animaba: "Dale, viejo que falta poco". - "¿Qué poco?, si me quedan como dos años", le respondía Antonio a modo de queja. Pero seguía viniendo, estudiando, leyendo. Finalmente en 2018 aprobó su última materia.

"Para nosotros fue muy emocionante, como hijos sentimos un orgullo enorme". Javier habla de su papá como el ejemplo que es: "Su legado es mostrarnos que hay que perseguir nuestros objetivos, no importa la edad, hay que luchar por alcanzar nuestras metas". "Estoy muy agradecido a la Facultad que asistió a papá cuando se descompensó, por los gestos de acompañarnos y hacernos este homenaje de entregarnos su título".

La #ComunidadUNLZ y de Zona Sur está orgullosa de Antonio y su familia y en este relato va nuestro homenaje: una historia de superación, la dignidad de una familia que en medio de la tristeza encuentra un merecido reconocimiento para quien les mostró que no se logra lo que no se intenta. Nuestra Universidad es nuestra gente y su historia. La de la familia Córdoba y su lucha, para ellos nuestro reconocimiento y afecto, en nombre de toda la Universidad Nacional de Lomas de Zamora. /// UNLZ

Etiquetas