Por Juan Carlos Latrichano
¿Por qué  baja la tasa de interés?
Sábado, 2 de noviembre de 2019
La incertidumbre cambiaria es hija de un mercado totalmente liberalizado, en el que la especulación  está  a la orden del día.  Todo este panorama sombrío  se complica aún  más  cuando el mercado es alimentado por fondos provenientes del exterior bajo la forma de préstamos. 

 Por Juan Carlos Latrichano *

La primer razón que explica una tasa de interés alta , por lo menos en nuestro país, es la incertidumbre del valor de las divisas. Si los depositantes piensan que a corto plazo va a haber una devaluación fuerte ,no renuevan el plazo fijo y usan los pesos para comprar dólares. Para evitar esto el Banco Central incentiva la suba de la tasa de interés.

Ello lo hace mediante la emisión de letras de liquidez (Leliqs) y con ellas absorbe liquidez. A su vez les permite a los bancos que las utilicen para integrar el encaje. Esto último da lugar al llamado encaje remunerado. De este modo el Central resta oferta de fondos lo que hace subir la tasa de interés. 

Cabe agregar que la incertidumbre cambiaria es hija de un mercado totalmente liberalizado, en el que la especulación está a la orden del día. Todo este panorama sombrío se complica aún más cuando el mercado es alimentado por fondos provenientes del exterior bajo la forma de préstamos. En este caso ocurre la teoría de la puerta giratoria. Los fondos entran y a la sazón se fugan. Ante esto los exportadores demoran el ingreso de divisas, máxime si se pueden fondear con pesos obtenidos por préstamos. Con ellos operan sin necesidad de liquidar divisas. 

¿Cuál fue el objetivo de estos 12 últimos meses? 

Hacer una emisión monetaria cercana a cero para evitar la demanda de dólares. Desde luego esta idea falló. A partir del 28 de octubre se ajustó el cepo cambiario permitiendo una compra mensual por persona de 200 dólares. Anteriormente el límite eran 10.000 dólares. 

¿Que impacto tuvo está medida? Calmó el dólar Ello hizo posible iniciar un sendero de baja de tasas de interés sin riesgo de corrida cambiaria. Es prematuro pensar que el tema terminó.

Sin embargo este parece ser el.camino correcto. Y el único. 

* Juan Carlos Latrichano es Contador Público recibido en la Universidad de Buenos Aires y Doctor en Ciencias Económicas (mención economía) por la Unlam.

Etiquetas