Acelerador a fondo con la "Fake News"
Facebook no controlará las publicaciones políticas aunque sean falsas
Martes, 22 de octubre de 2019
Mark Zuckerberg respondió a las críticas porque la red social permite la publicación de noticias que pueden ser mentira. "Debemos seguir apoyando la libre expresión", afirmó. Continúa su cruzada contra los medios de comunicación.

 Hace poco, la senadora Elizabeth Warren acusó a Facebook de ser "una máquina de desinformación con fines de lucro". Marc Benioff, director general de la empresa fabricante de software online Salesforce, dijo que la red social "debe rendir cuentas por la propaganda que aparece en su plataforma". Y fiscalizadores de todo el mundo están considerando si desguazar la compañía o recortar su poder.

Bajo fuego desde todos los costados, Mark Zuckerberg , director general de Facebook, salió a la ofensiva en contra de sus críticos.

A través de un sinuoso discurso de 35 minutos en el Salón Gaston de la Universidad de Georgetown -donde han efectuado sus alocuciones diversos presidentes y jefes de estado extranjeros-, Zuckerberg contraatacó la idea de que la red social deba ser árbitro de las expresiones políticas. Dijo que Facebook se había creado para dar voz y reunir a la gente y que los críticos que atacaban a la compañía por hacerlo estaban dando lugar a un peligroso ejemplo.

Para fundamentar su caso, Zuckerberg hizo referencia al reformador abolicionista Frederick Douglass, a?Martin Luther King Jr., la guerra de Vietnam y la Primera Enmienda de la constitución de Estados Unidos. Contrastó la posición de Facebook con la de China, cuyas autoridades controlan y censuran la expresión y donde él intentó infructuosamente entrar durante años para impulsar los negocios de su compañía.

"Que la gente tenga la capacidad de expresarse en gran escala es una nueva clase de fuerza en el mundo, es un Quinto Estado paralelo a las otras estructuras de poder de la sociedad", sostuvo Zuckerberg, de 35 años. Agregó que, a pesar del desorden de la libertad de expresión, "el largo viaje hacia mayores avances requiere confrontar ideas que nos desafían".

"Estoy aquí hoy porque creo que debemos seguir apoyando la libre expresión", afirmó.

El discurso fue un redoble público inusual de la apuesta por parte del multimillonario de la industria tecnológica, a propósito de su postura en favor de la libre expresión que ha sido ampliamente criticada. Fue una señal de cómo Zuckerberg trata de reposicionar Facebook dentro de un entorno politizado en el que la empresa ha sido acusada de aumentar la desinformación, los mensajes de odio y contenidos violentos. Además, Facebook está siendo investigada por el poder que ejerce sobre los medios sociales y lidia con gobiernos envalentonados de todo el mundo que quieren regularlo.

La senadora Elizabeth Warren, y candidata demócrata a la presidencia, acusó a Facebook de ser "una máquina de desinformación con fines de lucro". Foto: DPA

En las últimas semanas, las dificultades de Facebook se han acumulado. En Europa, los máximos tribunales de la región decretaron este mes que los países podían ordenar individualmente que la compañía sacara de la red determinados posteos, no solo en cada país sino en todas partes.

Diversos socios de Facebook en una iniciativa relacionada con criptomonedas se retiraron luego de las quejas de los fiscalizadores. Y en EE.UU. la compañía se vio en el ojo del huracán -junto con la senadora Warren de Massachusetts, que compite por la nominación demócrata a presidente-?respecto de cómo manejarse con las comunicaciones políticas.

Pero aunque Zuckerberg intentó devolver el golpe lo antes posible, su declaración fue malograda.

"Zuckerberg intentó utilizar la Constitución como escudo para el balance económico de su empresa, y su decisión de encubrir la política de Facebook mediante una preocupación fingida por la libertad de expresión demuestra lo poco preparada que está su compañía para este momento único de nuestra historia y lo poco ha aprendido en los años recientes", dijo Bill Russo, vocero de la campaña presidencial del ex vicepresidente Joseph R. Biden Jr.

Más tarde, la senadora Warren volvió a apuntarle a la red social con un tuit: "Facebook está ayudando activamente a que Trump desparrame mentiras y desinformación. Facebook ya ayudó a elegir a Trump una vez. Podría hacerlo de nuevo, y lucrar con eso".

Una de las hijas de Martin Luther King, Bernice, también tuiteó que había escuchado el discurso de Zuckerberg y la referencia a su padre.

"Me gustaría ayudar a que Facebook entendiera mejor las dificultades que afrontó #MLK debido a las campañas de desinformación que pusieron en marcha los políticos", escribió. "Esas campañas crearon la atmósfera para su asesinato".

El discurso de Zuckerberg responde en lo inmediato a una política abarcadora que Facebook reveló el mes pasado. En ella, la compañía dice que no va a moderar las expresiones de los políticos ni verificar el contenido de sus avisos políticos porque las opiniones de los dirigentes políticos, aún si fueran falsas, tienen valor periodístico y enterarse de ellas y debatirlas es de interés público.

La posición de Facebook acerca de las comunicaciones políticas es parte de una división que va en aumento entre las compañías de redes sociales y las de medios tradicionales. Twitter también ha dicho que no va a cerrar las cuentas de los políticos que al parecer transgredan sus políticas en contra del lenguaje violento, porque los posteos son parte del discurso. Por oposición, las empresas de medios tradicionales -incluidos en ellas canales de cable como CNN, MSNBC y CNBC- han adoptado una postura más severa y no aceptan difundir avisos políticos con contenido falso.

La política de Facebook respecto del discurso político fue puesta a prueba rápidamente este mes, cuando como parte de la campaña de Trump se publicó un aviso en video de 30 segundos que afirmaba falsamente que Biden había incurrido en actos de corrupción en Ucrania. El aviso se difundió a través las redes sociales y algunas cadenas de televisión; CNN y NBCU se negaron a ponerlo en el aire alegando que violaba sus normas.

Cuando desde la campaña de Biden le pidieron a Facebook que bajara el falso aviso, la red social se negó. Entonces la senadora Warren desafió a Facebook creando un aviso político deliberadamente falso que decía que Facebook y Zuckerberg apoyaban la reelección de Trump, aunque ni Zuckerberg ni su compañía habían anunciado que estuvieran a favor de algún candidato.

"Decidimos ver hasta qué punto se podía llegar", dijo Warren en referencia a la apertura de Facebook para permitir avisos políticos con contenido falso.

Agrupaciones de derechos civiles se han mostrado absortas por la renuencia a actuar de Facebook en cuanto al discurso político. Dar rienda suelta para que los políticos publiquen cualquier material -incluso mentiras- pone a la red social en situación de canalizar más intentos de desinformación posibles de cara a las elecciones de 2020, según afirmaron.

Vanita Gupta, presidenta de la Conferencia de Liderazgo en Derechos Civiles y Humanos, coalición que representa a 220 agrupaciones de derechos civiles, dijo que había hablado con Zuckerberg la semana pasada para expresarle su alarma ante la política de la empresa. Dijo que Zuckerberg le contestó que el público podía establecer sus propias distinciones en lo que hace a afirmaciones falsas y contenido divisivo en lo racial provenientes de los políticos.

"Mark Zuckerberg se está apropiando de la historia de los derechos civiles para tratar de justificar políticas de Facebook que perjudican a largo plazo nuestra democracia", sostuvo Gupta. "La compañía no quiere reconocer lo que está pasando".

Neil Chilson, investigador senior de Stand Together, agrupación interna de la red Koch, una organización política conservadora, sostuvo que la posición de Facebook respecto de la libertad de expresión era "una opción política muy razonable". Cuando habla Trump, los periodistas chequean a posteriori lo que dice, demostrando "que el remedio para las declaraciones falsas de un político es agregar nuevos comentarios, no cerrar el asunto", aseguró Chilson.

Zuckerberg decidió hablar en la Universidad de Georgetown al aumentar el volumen del debate sobre la posición de Facebook respecto del discurso político. El miércoles de la semana pasada posteó en Facebook que estaba redactando un discurso que era "la manifestación más completa que he escrito de mis puntos de vista, porque creo que es importante la expresión".

El viernes continuó su ofensiva pública en una entrevista con la comentarista política Dana Perino, de Fox News. Esta semana (el miércoles) debe prestar testimonio por segunda vez en el Congreso después de abril de 2018, cuando respondió preguntas de los legisladores acerca del tratamiento que da Facebook a los datos de sus usuarios.

Durante una entrevista en la sede central de Facebook en Silicon Valley, el martes previo a Georgetown, Zuckerberg expuso otros tramos del razonamiento que fundamenta su discurso. Mencionó el rol de Facebook como empresa estadounidense -capaz de defender ideales occidentales como la libre expresión- y reflexionó sobre cómo se contemplará a la red social con el correr de los años.

"Hoy el estado global de Internet en todo el mundo está definido primordialmente por compañías y plataformas de EE.UU. con valores sólidos en cuanto a libertad de expresión", afirmó. "Pero no hay ninguna garantía de que eso vaya a imponerse con el tiempo." En el transcurso de la entrevista admitió que su posición no iba a satisfacer a todos. Pero dijo que había escrito el discurso para exponer cómo quería que su compañía funcionara en el futuro a largo plazo, incluido el momento lejano en que él ya no dirigiera Facebook.

Largas filas de estudiantes serpenteaban la semana pasada por los corredores de la Universidad de Georgetown, a la espera de escuchar a Zuckerberg. Las preguntas para hacerle se recolectaron antes del discurso. Los periodistas no tuvieron autorización para interrogarlo.

Durante la exposición, Zuckerberg dijo que había considerado prohibir los anuncios políticos en Facebook. Pero aseguró que la propaganda política podía considerarse parte del discurso y que la cuesta arriba de decidir qué cuestiones eran políticas y cuáles no, podía ser demasiado resbalosa de transitar. Agregó que los avisos políticos eran una cantidad insignificante dentro de los US$ 55,8 mil millones de ingreso anual de Facebook.

Luego, Zuckerberg dejó el escenario y los estudiantes -entre ellos la hija del presidente Trump, Tiffany, que va a la facultad de derecho de Georgetown- se retiraron del auditorio de 700 butacas.

Más tarde, Zuckerberg se reunió brevemente con el rector de Georgetown, John J. DeGioia, y permaneció en el frondoso campus para grabar la entrevista con Fox News. Después fue al aeropuerto para emprender el regreso a Silicon Valley.