Mediante la modalidad "Skimming"
Cayó una banda de brasileños que clonaba tarjetas en cajeros
Miércoles, 11 de septiembre de 2019
Una organización criminal que se dedicaba a la clonación de tarjetas de débito y crédito fue desbaratada con la detención de cinco ciudadanos brasileños luego de tres allanamientos.

Una organización criminal que se dedicaba a la clonación de tarjetas de débito y crédito fue desbaratada con la detención de cinco ciudadanos brasileños luego de tres allanamientos en la Capital Federal y el decomiso de gran cantidad de dispositivos para realizar las maniobras delictivas.

Fuentes del Ministerio de Seguridad informaron que los operativos fueron ordenados por la jueza de instrucción número 55, Alejandra Alliaud, y realizados este lunes por la Dirección Nacional de Investigaciones (DNI), dependiente de la Secretaría de Seguridad, y la Prefectura Naval, cuyos efectivos capturaron a cuatro hombres y a una mujer.

Los inmuebles allanados están ubicados en avenida Pavón al 1200, Balcarce al 300 y Gascón al 500, donde encontraron varias tapas plásticas con baterías y cámaras incorporadas para colocar en el frente y la parte superior de cajeros automáticos, lectores de bandas magnéticas y 180 tarjetas.

También se hallaron herramientas utilizadas para la confección de los dispositivos, notebooks, impresoras, una maleta con herramientas, baterías y demás elementos para confeccionar los frentes de los cajeros automáticos, elementos para el copiado de tarjetas, pesos argentinos, reales y dólares.

La causa comenzó en 2018 y luego de una larga investigación, en enero último, fue detenida una mujer que era parte importante de la banda, mientras que en abril se aprehendió a otro integrante.

Con los procedimientos realizados ayer, se terminó de desarticular por completo a todas las ramificaciones de esta organización que se encontraban activas en la Capital Federal, dijeron las fuentes.

La modalidad delictiva es conocida como «skimming o clonación de tarjetas bancarias», que consiste en instalar lectores de datos en la puerta de acceso a los cajeros y en la ranura donde se ingresa la tarjeta para extraer dinero.

También se coloca una cámara digital para observar el momento del ingreso de la clave respectiva.

Según los investigadores, esta banda operaba en Recoleta, Puerto Madero, Barrio Norte y microcentro, entre otros barrios, sin hacer distinciones entre entidades privadas o públicas. No se descarta que estuvieran involucrados en estafas también en el Gran Buenos Aires, como las ocurridas en Adrogué en julio pasado

Del análisis realizado sobre el material fílmico y de las constataciones de domicilio, se logró la identificación y ubicación de toda la banda así como de los domicilios donde se realizaba el copiado de las tarjetas.

¿Cómo funciona el "Skimming"?

El método de clonación es tan rápido que cualquier persona puede convertirse en víctima sin haber sentido ningún tipo de anomalía en los procesos de pago habituales.

Se trata de un lector de bandas magnéticas -el "skimmer" o "pescador brasileño"- en la ranura donde se inserta la tarjeta en el cajero, y un falso marco metálico al borde superior del cajero con dos cámaras, una para filmar el teclado numérico y sacar el PIN y otra para grabar la clave de tres letras.

Los ladrones consiguen acceder a nuestros datos para transferirlos a una tarjeta en blanco o realizar transacciones online, para lo que ni siquiera hará falta el clonado físico.

Podríamos llegar a pensar que este tipo de engaños solo está al alcance de las grandes organizaciones. No es así. Cualquier caco con un poco de práctica puede hacerse de miles de pesos ajenos.

Pero conociendo el método y con algunos consejos, podremos evitar, en gran medida, ser víctima de estas estafas.

El Skimmer es un aparato que utiliza la tecnología usada por los cajeros automáticos para leer la banda magnética de las tarjetas. En este caso se realiza la lectura pasándola por una pequeña ranura y los datos quedan almacenados para transferirlos posteriormente a una computadora. Simplemente pasan nuestra tarjeta por el lector que recoge nuestros datos para luego conectarlo a un ordenador. En él, mediante un software especializado, podrán acceder a nuestros datos: Nombre y Apellidos del titular, Número de la tarjeta, Fecha de expiración y Número de seguridad (CVV).

Con estos datos pueden decidir hacer dos cosas. O utilizarlos para realizar compras online o finalizar el clonado. Para este último paso cuentan con un codificador de tarjetas que reescribe la información del ordenador en tarjetas vacías que luego usan para retirar dinero de cajeros. 

Etiquetas