Fue a la salida de un boliche
Quilmes: condenan a 12 años de prisión a los imputados por violar a una joven
Martes, 20 de agosto de 2019
Dos hombres fueron condenados este martes a 12 años de presión por haber violado a una joven en 2013, en un departamento de la localidad bonaerense de Quilmes.

Dos hombres fueron condenados este martes a 12 años de presión por haber violado a una joven en 2013, en un departamento de la localidad bonaerense de Quilmes, tras haber concurrido a un boliche.

La decisión por unanimidad del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 del Departamento Judicial de Quilmes recayó sobre Hugo Armando Barroca y Sergio Miguel Bigón, quienes fueron acusados del delito de "abuso sexual con acceso carnal".

Fuentes judiciales informaron que, además, los magistaron ordenaron por mayoría la detención inmediata de ambos, quienes habían llegado al debate oral con prisión domiciliaria.

La fiscal Mariel Calviño había solicitado en su alegato que sean condenados a 15 años de prisión, mientras que los defensores de los imputados solicitaron la absolución porque consideraron que no hubo suficientes pruebas para que sean hallados culpables.

Según las fuentes, la fiscal Calviño basó su acusación, entre otros elementos, en el testimonio de la víctima, quien señaló en plena audiencia oral a Barroca y Bigón como los autores de la violación.

La joven, que por entonces tenía 18 años, dijo que el 2 de junio de 2013 junto a dos amigas habían ido cerca de la 1.30 a un bar de la zona de Quilmes, pero que uno de los acusados, a quien había conocido dos meses antes, la había llamado avisándole que estaba en el boliche Buró, en Leandro N. Alem entre Lavalle y Almirante Brown, en pleno centro comercial quilmeño.

Las tres jóvenes fueron entonces a ese lugar cerca de las 2 y se encontraron con los imputados, con quienes compartieron dos botellas de champán y tres vasos con vino espumante.

De acuerdo con la declaración de la víctima, los imputados no habían ingerido esa bebida y que cerca de las 4 sus dos amigas se habían ido de ese boliche rumbo a otro bar, mientras que ella se había quedado con los dos hombres.

Durante el juicio oral, las amigas le contaron a los jueces que, al salir, habían comenzado a sentirse muy mal y que por la cantidad de alcohol que habían bebido eso no podría haber ocurrido.

Al respecto, la denunciante también dijo que había empezado a sentirse mal y adormecida, que su cuerpo no le respondía y sus ojos se le cerraban.

La víctima fue a un baño y vomitó durante unos 15 minutos, tras lo que personal de limpieza y seguridad la había llevado a la terraza para que tomara aire.

En sus testimonios, las tres chicas refirieron que nunca se sintieron tan mal por haber tomado alcohol y que notaron efectos muy diferentes a la ingesta de ese tipo de bebidas, por lo que suponen que podrían haber sido drogadas con algún tóxico.

Tras esa situación, los hombres la llevaron al departamento de uno de ellos, situado en Almirante Brown al 400 de Quilmes, donde abusaron sexualmente de ella.

Cuando logró salir del departamento, la joven fue auxiliada por un amigo que alertó sobre lo ocurrido a la policía y un patrullero la llevó a la comisaría 1era. de Quilmes para realizar la denuncia correspondiente.

Por su parte, en su declaración los acusados no recordaron el momento de haberles comprado la bebida espumante y reconocieron haber estado con las tres amigas en el boliche, donde tomaron dos botellas de champaña.

Además, uno de ellos aseguró que se quedó con la chica en la habitación y el otro se quedó en la cocina preparando café, aunque ambos negaron haberla violado.

Etiquetas