Murió de una fractura de craneo
El hombre que murió por la patada que le propinó un policía tenía problemas psiquiátricos
Martes, 20 de agosto de 2019
Fuentes judiciales informaron que la muerte se habría producido por "fractura de cráneo", al caer luego de la patada que le propinó un policía de la Ciudad para derribarlo. Era adicto a las drogas.

 Jorge Martín Gómez nació el 12 de diciembre de 1978 en Santiago del Estero. Desde esa provincia se vino a Buenos Aires junto a su papá y su hermano, Ariel, hace ya más de 30 años.

Gómez, trabajaba junto a un sobrino en el taller de relojes de taxis "Compu-tax", ubicado en Estados Unidos al 2800, a apenas tres cuadras de donde ocurrió el hecho, en el barrio de San Cristóbal.

El lunes pasado Jorge había estado caminando en cercanías de Carlos Calvo al 2600 donde se lo vio con un andar errante, lo que provocó el llamado al 911 de una pasajera que lo observó desde el colectivo.

Primero habría sido interceptado por una mujer policía, que al no poder contenerlo, pidió refuerzos. Según una cámara de seguridad que registró la escena, poco después Gómez era rodeado por cuatro agentes.

Es entonces cuando tras un breve intercambio, uno de los policías, Esteban Armando Ramírez, le pega una patada a la altura del pecho, que hace caer de espaldas a Gómez sobre el pavimento.

Los datos preliminares de la autopsia hablan de que la muerte se habría producido por "fractura de cráneo", posiblemente generada por la caída.

Gómez estuvo al menos 30 minutos en el hospital Ramos Mejía y, según las fuentes consultadas por este medio, estaba consciente y se quejaba del dolor. No tenía lesiones externas ni se lo veía sangrar. Murió en la guardia de ese nosocomio.

Ariel Gómez dio detalles esta martes en diálogo con Telefe sobre su hermano. Reconoció que tenía problemas de adicción y que solía estar armado con un cuchillo, algo que fuentes cercanas al policía acusado le confirmaron a este medio.

"Los fines de semana salía de gira y terminaba mal", describió Ariel, aunque lejos de estar justificando el accionar policial, dio cuenta de que su hermano no representaba un riesgo y estaba indefenso.

En relación al cuchillo, agregó que lo llevaba siempre con él porque "ya le habían robado a la salida del trabajo" en el pasado.

Además precisó que Jorge, aparte del taller de relojes, trabajaba haciendo delivery en el restaurante "La Esquina de Roldán" de avenida Jujuy y Carlos Calvo. "Cobraba y salía a drogarse toda la noche", sumó.

"Siempre tenía ese problema, los fines de semana salía de gira y terminaba mal. Siempre terminaba en el piso, pero nunca lastimó a nadie", contó su hermano visiblemente dolido al canal de noticias.

Además agregó que la causa por "daño" la tuvo cuando, luego de una pelea, lo subieron a un patrullero y "empezó a romper todo".

En la misma línea, en otra oportunidad tuvo denuncias por "amenazas coactivas" en la época en que "trabajaba en una parrilla y tuvo una discusión fuerte con el dueño". "Realmente no sé cómo seguir adelante", cerró Ariel.

Etiquetas