Falleció a los 62 años, padecía Alzheimer
Murió el "Tata" Brown, héroe de la final del Mundial 1986
Martes, 13 de agosto de 2019
José Luis Brown, "el Tata", que fue protagonista clave en una de las victorias más importantes en la historia del fútbol argentino, murió este lunes después de batallar durante un largo tiempo con una enfermedad neuro degenerativa.

 José Luis Brown, "el Tata", que fue protagonista clave en una de las victorias más importantes en la historia del fútbol argentino, murió este lunes después de batallar durante un largo tiempo con una enfermedad neuro degenerativa.

A los 62 años y tras estar internado desde el 25 de diciembre de 2018 debido a una enfermedad neurodegenerativa que se fue agravando con el paso del tiempo, Brown falleció. Y el fútbol argentino está de luto.

Antes del episodio que provocó su internación, justo en Navidad, los días del Tata transcurrían en su casa de 15 y 40, en La Plata, donde vivía con su esposa Viviana Cavaliero, con quien se casó en segundas nupcias y tuvieron a Diego, de 11 años. Fruto de la relación con su primera esposa, Silvia Curi, habían nacido Juan Ignacio(41), su hijo mayor, que jugó al fútbol en Estudiantes y en varios clubes de ascenso; y Florencia, que es cantante.

El Tata disfrutaba de darles charlas a los chicos de Estudiantes . Había firmado un contrato con el club y recorría las filiales apostadas en todo el país. Su última aparición pública fue en un encuentro con la filial de Azul, en noviembre de 2018. También compartía sus experiencias con los pibes de las juveniles del Pincha que estudian en el bachillerato del club.

"Les hablaba mucho de Bilardo . Para él Carlos era un padre. Y no sólo por lo deportivo, sino también por lo humano, por la relación que habían forjado", cuenta un amigo del Tata que lo acompañaba en esas reuniones con los jóvenes del club.

Nació el 10 de noviembre de 1956 en Ranchos. De los 3 a los 13 años se crió en el hogar-escuela Virgencita de Luján porque sus padres trabajaban todo el día. A ese mismo hogar había vuelto hace dos años para realizar un locro solidario para más de 300 chicos.

A Estudiantes llegó haciendo dedo y de esa forma viajó infinidad de veces desde su pueblo. Hasta que un repartidor de cubiertas le dio la solución que necesitaba cuando el Tata ya estaba pensando en dejar de ir a entrenarse debido a las dificultades económicas para costear el trayecto. Desde ese momento, se subía al camión en Ranchos y se bajaba en La Plata.

El Pincha fue su otra casa. Vivió en la pensión conocida como el Pabellón Demo, que estaba ubicada en el viejo estadio de 1 y 57 (ése que en noviembre será reinaugurado) y a donde llegaban los chicos del Interior que daban sus primeros pasos en las inferiores.

A los 14 ya empezó a tener minutos en Reserva y a los 18 cumplió su sueño de jugar en Primera. Lo hizo debutar Bilardo el 16 de febrero de 1975 ante River. Fueron 8 años en el Pincha hasta el 10 de junio de 1983, día de la coronación en el Torneo Nacional ante Independiente.


Ya había sido capitán en el título obtenido en el Metropolitano 1982. En total fueron 290 partidos por torneos locales en los que marcó 27 goles. Además, jugó 11 encuentros por Copa Libertadores .

Pegó el salto a Atlético Nacional de Medellín  e integró un recordado equipo dirigido por el uruguayo Luis Cubillas. Y a comienzos de 1985 volvió al país para vestir la camiseta de Boca.

En sus primeros tres partidos con la azul y oro parecía haberse ganado a los hinchas con su garra y también con goles: le marcó uno a Temperley y dos a Estudiantes de Río IV.

De esa etapa le quedó una marca imborrable en su ceja izquierda tras un choque involuntario con su compañero Quique Hrabina en un Gimnasia-Boca. En el club de La Ribera, el Tata fue de mayor a menor: 29 partidos y 5 tantos. Ya empezaba a arrastrar una lesión en la rodilla derecha que puso en jaque su participación en el Mundial de México.

Es que tres meses antes de la Copa del Mundo quedó libre de Deportivo Español donde apenas había jugado 3 partidos hasta que Oscar López y Oscar Cavallero le dijeron que no lo iban a tener más en cuenta.

"Tenía mil dificultades para desplazarme, se me inflamaba la rodilla, era una cosa que no podía creer -recordó en una entrevista con El Gráfico publicada en 2011-. No culpo a los técnicos, lo que pasa es que cuando vos estás en la mala, te acostumbrás a recibir malas noticias. Me quedé sin club, faltaban tres meses para el Mundial y Carlos (Bilardo) me dijo: 'No importa, va a seguir entrenándose con nosotros'".

El Tata Brown junto a Julio Olarticoechea y Nery Pumpido festejando el 22 de junio de 1986 el triunfo de Argentina ante Inglaterra por los cuartos de final del Mundial de México. (DPA)

Lo demás es conocido. Llegó por la ventana a la Copa del Mundo. Lo acusaban de haber integrado la lista porque le cebaba mates a Bilardo. Se ganó un lugar por la lesión de Daniel Passarella  y el camino ascendente mundialista le regaló el primer gol en la final ante Alemania.

"Tenía tres camisetas: las dos de Estudiantes de los títulos del 82 y del 83. Y la de la final con la Selección, la que tiene los agujeros", cuenta un amigo del Tata. Las casacas ahora están en manos de Marcelo Ordás un coleccionista argentino.

Para encuadrar la importancia de Brown en la segunda estrella conseguida por la Selección alcanza con una frase que le dedicó Diego Maradona  en el último tiempo. "Sin José Luis Brown, no hubiésemos ganado nunca la copa del mundo", escribió el Diez en sus redes junto a una foto del zaguero levantando la Copa en el estadio Azteca.

"Vos nunca te quejabas de nada, Tata -siguió Maradona-. Estabas siempre con buena onda. Aunque sabías que no ibas a ser titular en México, te entrenabas durante los viajes, en los pasillos de los aviones, parar recuperar tu rodilla. Incluso no tenías equipo en aquel momento, ¿te acordás? Pero eras vos el que nos dabas fuerzas a todos nosotros, y no al revés. Terminaste teniendo uno de los mejores promedios del equipo durante el Mundial. Incluso la lesión en el hombro, en la final con Alemania, te quedó para toda la vida (...) ¿Te acordás lo que te decía antes de cada partido? 'Dale Tata, que si vos jugás bien, yo juego bien!', subrayó Diego en lo que ahora es un merecido mensaje de despedida.

Después de la gloria en México, el Tata jugó en Francia (Brest) y en España (Murcia). Y se retiró en Racing en 1990. Su carrera como técnico no llegó a tomar vuelo. Se inició como ayudante de campo de Nery Pumpido  en Los Andes, después acompañó a Bilardo en Boca y luego armó dupla con el Negro Héctor Enrique en Almagro y Nueva Chicago. También dirigió a Atlético de Rafaela y Ferro. Fue ayudante de campo de Sergio Batista en la Selección Mayor y comandó la Sub 17. 

Etiquetas