"No tenemos precios", aseguran
Conurbano: por la megadevaluación muchos comercios decidieron no atender al público
Martes, 13 de agosto de 2019
"No hay mercadería" o "Estamos reponiendo" son algunos carteles que los clientes se encontraron en muchos comercios del Conurbano. El temor a una espiral inflacionaria, está motivando los peores miedos ante un Gobierno que no toma medidas.

 Una imagen muy común en los procesos inflacionarios de los años 80, era la de ver negocios cerrados con carteles como "Hoy no hay atención al público" o "Cerrado por reposición de mercadería", eufemismos, que todos conocían, para decir que no abrían porque no saben que precios tienen las mercaderías y ante el riesgo de venderlas sin saber el costo para reponerlas, preferían "aguantarlas" sin vender. La mercadería es dinero sólido, y el papel dinero era un activo devaluado. 

La megacorrida de ayer, donde el dolar tuvo un salto de casi el 25% en una jornada y arrastró todo el sistema de precios comenzó a traer resabios de esas épocas: ayer muchos negocios en el Conurbano, especialmente en zona sur, decidieron cerrar la atención a la espera de algo que todavía no saben: "¡No sabemos que va a pasar!"

El fenómeno se registró en al menos 5 distritos: Almirante Brown, Florencio Varela, Berazategui, Lomas de Zamora y Quilmes. Son casos esporádicos, testigo, del gran temos que ha generado la incapacidad del Gobierno Nacional de llevar tranquilidad a los hogares y mercados. 

"No vamos a vender nada, por lo menos hoy, vamos a ver mañana cuando me digan el costo del mayorista", aseguró Amanda a LA TERCERA, dueña de un autoservicio barrial y agregó "el mayorista tampoco nos vende". 

A la brutal recesión que se vive en la economía general y en la regional en particular se suma este shock devaluatorio sin control, que el mercado le impone a un Gobierno que quedó "Knock Out" luego de las PASO y que está dilapidando el poder político que le queda sin tomar medidas para encauzar la crisis y tranquilizar las cosas. 

Ahora se espera ver qué ocurrirá con las listas de precios en los supermercados con los alimentos. También el impacto que pueda tener en los surtidores de naftas, sector con el que el Gobierno había pactado un freno en las subas de cara a las elecciones. 

  "No sabemos que va pasar", nos cuenta Antonio, en su despensa de Claypole, el temor es perder dinero y no poder reponer la mercadería.  La crisis comienza a generar efectos directos.   



Etiquetas