Aunque usted no lo crea
Japón comenzará a experimentar con embriones mitad humano, mitad animal
Viernes, 2 de agosto de 2019
El proceso conlleva complejas cuestiones éticas que los científicos comienzan a debatir. ¿Hasta dónde se puede llegar en la generación de órganos destinados a trasplantes?

 Japón decidió avalar a uno de sus científicos para que avance en la creación de embriones de animales que contendrán células humanas. Hiromitsu Nakauchi, quien además lidera equipos de investigación en las universidades de Tokio y Stanford, en California, cultivará en el país asiático células humanas en ratones y ratas, y luego trasplantará esos embriones en "animales sustitutos".

El objetivo anunciado es generar nuevas fuentes de obtención de órganos para trasplantes en personas, informó el especialista a la revista científica  Nature. La publicación advirtió asimismo que la investigación "deberá superar obstáculos éticos y técnicos".

Nakauchi es el primer científico en recibir apoyo del gobierno japonés para experimentar con embriones híbridos luego de que, en marzo último, ese país revocara la prohibición que estaba vigente sobre esta técnica. En Estados Unidos ya se hicieron experimentos de este tipo pero no llegaron a término, y aunque las leyes de ese país permiten ese tipo de investigaciones, el gobierno no las financia desde 2015.

Los experimentos de Nakauchi fueron aprobados por un comité de expertos del Ministerio de Ciencia japonés y se espera que el mes próximo el mismo Ministerio otorgue la aprobación definitiva. Tras conocerse la aprobación por parte del comité, Nakauchi afirmó que procederá lentamente, que no espera crear órganos humanos en corto plazo y que no intentará que ningún experimento llegue a término.

En principio, el científico creará embriones híbridos de ratones que crecerán hasta el día 14 y medio, cuando los órganos están en gran medida desarrollados. Luego hará los mismos experimentos en ratas, pero dejándolos crecer hasta el día 15 y medio. Finalmente, Nakauchi solicitará al gobierno de su país la autorización para crear embriones híbridos en cerdos y desarrollarlos hasta los 70 días.

Algunos expertos en bioética expresaron su preocupación ante la posibilidad de que las células humanas utilizadas puedan salir del órgano elegido y llegar al cerebro del animal en desarrollo, lo que podría afectar su cognición. El científico japonés sostuvo que al diseñar el experimento tuvo en cuenta esas preocupaciones y que intenta "generar órganos de manera dirigida", de manera que las células vayan sólo a ese órgano.

La estrategia que Nakauchi y otros científicos exploran es la de crear un embrión animal, que carece del gen necesario para la producción de un determinado órgano, y luego inyectarle "células madre pluripotentes inducidas" (iPS, por sus siglas en inglés). Las células iPS son aquellas que fueron reprogramadas a un estado embrionario y que pueden dar crecimiento a casi todo tipo de células.

Al crecer, el animal usa estas células humanas para producir el órgano, lo que no podría hacer con sus propias células.

Etiquetas