Lomas de Zamora
Turdera: empleada de la estación intentó salvar a dos perritos y fue sancionada
Sábado, 20 de julio de 2019
Todo ocurrió el jueves pasado cuando un hombre comenzó a cascotear a los perritos que duermen en los andenes. Una mujer, empleada de Trenes Argentinos, los defendió y también fue agredida. Luego, fue sancionada por la empresa. ¿Dónde está la ley contra el maltrato animal?

LA TERCERA // La escena es la típica de una estación de tren del Conurbano Sur. Caras somnolientas, frío madrugador y formaciones cargadas de pasajeros rumbo a cumplir sus obligaciones diarias. Hasta ahí la normalidad de la ajetreada vida actual. Hasta que un incidente modifica la inercia.

El jueves pasado -18 de julio- a alrededor de las 5:50 de la mañana, un hombre que estaba en el andén 2 Vía Plaza de la estación Turdera comenzó a arrojarles piedras a los perritos callejeros que duermen en la estación desde hace un tiempo, es allí, cuando una empleada de la estación interviene para salvar a los perros y también recibe un cascotazo. La mujer como pudo se defendió de la agresión. Testigos aseguran que recibió también golpes de puño.

El cruel usuario del transporte, luego del ataque, denunció a la mujer y la empresa Trenes Argentinos, cortó el hilo por lo más delgado y la sancionó con una suspensión de 30 días sin goce de sueldo. Además, en paralelo, deberá enfrentar una causa penal por agresión.

El agresor y la encargada de la estación que lo defendió. 


La cosa no queda ahí: según los testigos fue una jefa de empleados ferroviarios, quien en un gran ejemplo de sororidad habría defendido al agresor en la denuncia y la que provocó las sanciones a la mujer, en un cuadro que sorprendió a todos los que estaban en la estación. La empleada además no pudo hacer su descargo policial porque no le tomaron la denuncia contra el violento. Al parecer, todo salió como suele ocurrir en este país: victimario, empresas y ley en contra de la víctima.

Vecinos de la zona aseguran que no es la primera vez que ocurre y que este hombre tiene antecedentes de golpear a los perros, quizá debido a alguna frustración personal que lo lleva a sacarse el odio con bichos indefensos, que fruto de los piedrazos tienen patas astillados y lesiones en el abdomen.

Como medida adicional la empresa ordenó que se saquen todos los elementos donde duermen los perros, como los cartones y tachitos de alimentos. De cualquier manera, vecinos solidarios se las apañan para llevarles comida y curaciones pese al control soviético que desplegaron en la estación. Además piden testigos para defender a la empleada sancionada, que ahora incluso puede perder el trabajo

Es cierto que una estación de trenes no es el mejor lugar para que habiten canes pero seamos sinceros ¿No hay una postal más típica que un perro de estación de tren? Nada da derecho a atacarlos de esta manera. Ni de sancionar a quién cumplió con la obligación de defenderlos. /// LA TERCERA

Etiquetas