La modalidad de estafa se denomina "Skimming"
Detectan dispositivos para clonar tarjetas en el Banco Francés de Adrogué
Jueves, 18 de julio de 2019
Un vecino de la localidad advirtió a la policía que algo extraño sucedía en un cajero de esa sucursal campaña. Se trataba de un sofisticado mecanismo para clonar las tarjetas con las cuales después realizan compras o retiran efectivo. EXCLUSIVO DIARIO LA TERCERA.

Hay que estar despierto. "¡Cuidá el culo!..porque están ahí", reza Darín en la película "Nueve Reinas" a un inexperto Gaston Pauls.

Así sucedió. Un hombre fue a hacer una operación en un cajero automático del Banco Francés de Adrogué, ubicado en Esteban Adrogué 1029 y vio algo extraño en el receptor - lector de tarjeta, un pequeño y casi imperceptible mecanismo. Luego siguió observando y encontró una plaqueta electrónica disfrazada como si fuera parte del cajero: había encontrado un dispositivo de clonación de tarjetas y alertó a la policía.


Los peritos policiales constataron la presencia del mismo y dieron intervención a la Justicia para hallar a los estafadores. Se trata de una modalidad criminal que se denomina "skimming" y empieza a ser recurrente en el Conurbano.

 En otros países como Brasil o Colombia, su presencia es epidémica. Con la clonación de los datos de la tarjeta, los estafadores hacen transacciones on line o retiran dinero en otro lugar, vaciando las cuentas de las víctimas o generándoles grandes deudas. De hecho, el mecanismo hallado en Adrogué se llama en la jerga criminal, "pescador brasileño". 

Interviene en la causa la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 9 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora. 

¿Cómo funciona el "Skimming"?

El método de clonación es tan rápido que cualquier persona puede convertirse en víctima sin haber sentido ningún tipo de anomalía en los procesos de pago habituales.

Se trata de un lector de bandas magnéticas -el "skimmer" o "pescador brasileño"- en la ranura donde se inserta la tarjeta en el cajero, y un falso marco metálico al borde superior del cajero con dos cámaras, una para filmar el teclado numérico y sacar el PIN y otra para grabar la clave de tres letras.   

Los ladrones consiguen acceder a nuestros datos para transferirlos a una tarjeta en blanco o realizar transacciones online, para lo que ni siquiera hará falta el clonado físico.

Podríamos llegar a pensar que este tipo de engaños solo está al alcance de las grandes organizaciones. No es así. Cualquier caco con un poco de práctica puede hacerse de miles de pesos ajenos. 

Pero conociendo el método y con algunos consejos, podremos evitar, en gran medida, ser víctima de estas estafas.


Allí se coloca el dispositivo de clonación: copia la banda magnética con datos. Es el primer paso. 


El Skimmer es un aparato que utiliza la tecnología usada por los cajeros automáticos para leer la banda magnética de las tarjetas. En este caso se realiza la lectura pasándola por una pequeña ranura y los datos quedan almacenados para transferirlos posteriormente a una computadora. Simplemente pasan nuestra tarjeta por el lector que recoge nuestros datos para luego conectarlo a un ordenador. En él, mediante un software especializado, podrán acceder a nuestros datos: Nombre y Apellidos del titular, Número de la tarjeta, Fecha de expiración y Número de seguridad (CVV).

Con estos datos pueden decidir hacer dos cosas. O utilizarlos para realizar compras online o finalizar el clonado. Para este último paso cuentan con un codificador de tarjetas que reescribe la información del ordenador en tarjetas vacías que luego usan para retirar dinero de cajeros. 

Paso 2: Encima y disfrazada como parte del cajero se coloca una placa electrónica con una minicámara que filma el teclado en el momento en que usted está colocando la clave. Con eso ya tienen todo lo que necesitan para arruinarle su caja de ahorro, su cuenta corriente y su vida. 


¿Como cuidarse de estas ratas?

-Cuando vaya a retirar dinero de los cajeros, asegúrese de que no tenga ningún dispositivo extraño instalado por donde se introduce la tarjeta. Mire bien el lugar donde se inserta la misma, que no haya marcas de pegamento, un aparatito extraño o que no este floja la boca verde donde se pasa la tarjeta. Si ve algo raro no siga la operación y alerte a la policía. 

-Cuando vaya a entrar su número secreto (PIN) en un cajero, cubra con su otra mano el cuadro de botones, ya que los delincuentes que se dedican al Skimming, instalan pequeñas cámaras que apuntan hacia el cuadro de botones para ver el número secreto que usted ingresa tanto en el teclado como en el monitor para el código en letras.  

La seguridad es algo que empieza por uno, nunca podrá haber un oficial de policía acompañándolo en todo momento, ni el banco trabaja para usted, por lo tanto le toca "cuidarse el culo" como dijo Darín. 

Es tedioso pero cada vez que opere tómese un minuto para prevenir futuros dolores de cabeza. 

Etiquetas