Los policías se quedaron dormidos
Tribunales de Lomas: preso escapó esposado del móvil que lo trasladaba
Martes, 16 de julio de 2019
El recluso, de 18 años, aprovechó que a los custodios los venció el sueño, y sigiloso, abrió la puerta trasera y se fue corriendo. Lo iban a llevar a la cárcel de Sierra Chica. Había sido aprehendido por un robo el fin de semana en Ramos Mejía. Mirá la insólita fuga

Un joven que estaba detenido y era trasladado en un patrullero escapó este lunes a la carrera y esposado cuando el móvil se detuvo en los tribunales de Lomas de Zamora, y por el hecho desafectaron a los dos policías que lo custodiaban, informaron fuentes de la fuerza.

La fuga ocurrió a la madrugada de ayer en la entrada a ese edificio judicial situado en Camino Negro y Larroque, de Banfield, en el sur del conurbano, y quedó registrada por una cámara de seguridad cuyas imágenes trascendieron por distintos medios.

Todo comenzó con el traslado de un joven, identificado como Franco Antonio Alderete (18), que estaba detenido desde el sábado en la comisaría de Ramos Mejía, partido de La Matanza, en el marco de una causa por robo agravado por el uso de arma de fuego y tenencia ilegal de arma de uso civil.


El sospechoso estaba a disposición de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada 1 de La Matanza que dispuso que fuese alojado en la cárcel de Sierra Chica, para lo cual, los policías debían llevarlo primero hasta los tribunales de Lomas de Zamora desde donde el personal de Traslado de Detenidos lo depositarían en ese penal.

Las fuentes señalaron que desde Ramos Mejía el detenido fue llevado a bordo de una camioneta policial ocupada por el subteniente Ángel Rossi y el sargento Nicolás Cabrera, quienes prestaban servicios en la comisaría de Ciudad Evita.

Una vez en Lomas de Zamora, el detenido escapó del patrullero y hasta el momento no fue recapturado.

De acuerdo a las imágenes de las cámaras de seguridad, la camioneta estaba detenida en el playón de entrada a los tribunales, con las sirenas azules encendidas, cuando se vio que el detenido abrió la puerta trasera del lado del conductor y descendió esposado.

Inicialmente, el sospechoso caminó tranquilo pero una vez que se apartó de la camioneta comenzó a correr hasta desaparecer del cuadro.

Los policías involucrados argumentaron ante las autoridades que ellos se habían quedado dormidos dentro del móvil cuando se produjo la evasión.

Además, el pesquisa consultado aclaró que cuando una patrulla está cerrada, las puertas traseras no se pueden abrir desde adentro, por lo que no se explica cómo logró hacerlo el preso.

Por ello, el personal de la Auditoria General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense dispuso la desafectación de los dos policías que custodiaban al detenido.



Etiquetas