Investigación | No se puede acreditar vínculo con las víctimas
Caso Yadón-Olivares: cobra fuerza la teoría de un "asesinato al azar"
Martes, 14 de mayo de 2019
Los pesquisas necesitan darle un cierre al caso, dar con el verdadero móvil, una intención planificada de asesinar a las víctimas. Pero, hasta ahora nada de eso se puede acreditar en la causa, lo que derivaría en el escenario que menos sentido tiene: Navarro Cádiz tiró a matar porque sí, porque es un psicópata que se potenció con cocaína y alcohol.

Los detenidos por los crímenes del diputado de la UCR Héctor Olivares y su asesor Miguel Yadón serán acusados de un delito que tiene una única pena: la prisión perpetua. El juez de instrucción Mariano Iturralde los indagará por haber cometido un doble homicidio con alevosía.

El nuevo delito prevé una única pena en caso de ser condenados, la prisión perpetua. Sin la alevosía el delito de homicidio contempla una pena de ocho a 25 años. Sin embargo, esta no parece ser algo tan sencillo.

Juan Jesús "Gitano" Fernández (42) "va a declarar nuevamente para desarrollar algunos puntos que quedaron afuera por el pico de nervios que tenía el día de la detención. Lo trasladaron desde Concepción del Uruguay y estaba bastante estresado, hay cosas que ampliar y aclarar sobre lo que pasó esa mañana", dijo su abogado, Ramiro Rúa.

La "Gitanita" y la hipótesis de "matar por matar"

Según las pruebas, Estefanía Fernández, la mujer ayudó a su padre a escaparse. Si eso es lo que se puede probar quedará sobreseída. Es porque el Código Procesal Penal excluye de "de responsabilidad criminal los que hubieren obrado en favor del cónyuge o de un pariente cuyo vínculo no excediere del cuarto", en el que están incluidos los padres.

En tanto, todavía no hay en la causa un móvil de por qué Olivares y Yadón fueron asesinados. Está descartada una motivación política y se investiga si pudo tratarse por un hecho personal. Pero hasta ahora no hay elementos que vinculen a las víctimas con los victimarios. En sus indagatorias Fernández, su hija y Navarro Fernández dijeron que no conocían a Olivares y Yadón. El celular de Estefanía Fernández fue revisado y no hay comunicaciones con las víctimas, aunque el teléfono será analizado en profundidad. Pero se espera el resultado de otros peritajes a teléfonos y computadoras para descartar o profundizar el móvil personal.

Sin embargo, nada evidencia que pueda vincularse a Yadón con la joven y esta era la hipótesis que hubiera confirmado un plan criminal, un asesinato planeado con una víctima específica, por motivaciones "de sangre" u "honor". Fuera de esto, la investigación se centraría en un ataque rampante, al azar y es algo difícil de aceptar por los pesquisas: no habría motivación, solo el deseo de asesinar a cualquiera luego de una noche de gran consumo de cocaína y alcohol, fruto de una personalidad violenta y psicopática.

El letrado también defiende además a Estefanía quien está detenida en el penal de Ezeiza, "muy angustiada, pasando un momento terrible". Rúa contó que la mujer, casada y con dos hijos, tiene "protección especial" por la trascendencia que tomó el caso, pero que "está asustada", lo mismo que su padre, también alojado en Ezeiza.

María del Carmen Cano Carmona (44), la mamá de Estefanía y la pareja de Juan Jesús, rompió el silencio y habló brevemente con radio Mitre cuando se acercó a los tribunales para ver desde lejos cómo ingresaban a su marido a la alcaidía.

"Ella vive con sus hijos y su marido, es una mujer de su casa y no molesta a nadie, es muy buena persona", señaló. Cano Carmona agregó que su esposo "también es muy buena persona, es incapaz de hacer algo malo" y que "se equivocó" en salir ese día con los amigos. "No sabía lo que hacía, él no mató a nadie, simplemente se asustó y por eso no ayudó al señor", explicó en referencia al diputado Héctor Olivares (61), que quedó malherido mientras su amigo Miguel Yadón (58) ya estaba muerto.

"Lamento mucho todo lo que está pasando, sólo pido que Dios haga su justicia divina", cerró la mujer, que está devastada por la detención de su pareja, su hija y su hermano, Rafael Cano Carmona, este último por tener una cédula azul del Volkswagen Vento que quedó filmado por las cámaras de seguridad.

La principal hipótesis de la defensa de estos tres imputados es que el único responsable del ataque es Navarro Cádiz, alias "Cebolla", en cuya casa hallaron la pistola homicida, calibre .40.

"Obviamente la muerte de Olivares nos impacta muchísimo. Sigo insistiendo en la no vinculación de ninguno de mis clientes con las muertes de Yadón y Olivares. No son responsables de absolutamente nada, se les podrá criticar el hecho de haberse ido, pero ninguno tuvo nunca un problema con la Justicia", dijo Rúa.

El abogado remarcó: "Mi cliente hizo una manifestación de todos y cada uno de los hechos que ocurrieron desde la noche anterior y las dos veces que se encuentra con este ser despreciable, Navarro Cádiz. Él fue el agresor directamente. Es una persona no querida dentro de la comunidad gitana porque es una persona muy violenta que ya había tenido un problema serio: secuestró a su actual esposa cuando tenía 13 años porque los padres de ella no se la querían "entregar". En un momento determinado mató porque sí a un perro en la plaza del Congreso. Es un psicópata".