Rafael Castillo
Cuatro detenidos por el brutal asesinato de un comerciante
Viernes, 19 de abril de 2019
Luego de matar al dueño de una granja en Rafael Castillo, los malvivientes abandonaron y quemaron un auto en un descampado de la zona conocido como "El Chaperio", a sólo 200 metros donde ocurrió el asesinato.

Cuatro peligrosos delincuentes fueron detenidos este jueves por la tarde en la localidad bonaerense de Rafael Castillo, luego de asesinar a un comerciante del barrio.

La policía de la Provincia de Buenos Aires logró la captura de los malvivientes luego de que mataran al dueño de una granja, ubicada en Hualfin y Soldado Sosa de la mencionada localidad.

Tras cometer el ilícito, ultimaron a la víctima y se dieron a la fuga en un auto Suran, el cual habían robado anteriormente en Villa Luzuriaga, en Don Bosco y Jujuy.

Los autores del hecho fueron identificados como "El Choy" y "El Chinito", ambos mayores de edad, quienes luego de cometer el crimen, se dieron a la fuga junto a otros dos cómplices que los aguardaban en un auto, quienes también fueron arrestados.

Los sujetos abandonaron y quemaron el auto a tan solo 200 metros del lugar, en un descampado de la zona conocido como "El Chaperio".

Ambos detenidos son mayores de edad, y se encuentran a disposición de la Justicia en la causa caratulada como "Homicidio Criminis Causa en ocasión de robo".

Así fueron los hechos

El hecho ocurrió el jueves a alrededor de las 13, en el local de productos de granja "El Pollo", situado en el barrio San Carlos de la localidad de Isidro Casanova, en dicho partido del sudoeste del conurbano, donde la víctima, de nombre Alejandro, de 37 años, estaba junto a su pareja y una bebé de un año, y uno de los cinco hijos menores de edad del matrimonio.

Fuentes judiciales informaron que todo comenzó cuando el comerciante, que residía en la vecina localidad de Rafael Castillo, fue asaltado por delincuentes armados que se movilizaban en un Volkswagen Suran y lo amenazaron con fines de robo.

De acuerdo con los voceros, los asaltantes se apoderaron de dinero en efectivo y los celulares de Alejandro y de su esposa y antes de escaparse efectuaron siete disparos contra el comerciante, quien murió en el lugar.

Poco después de la huida, el vehículo de los asesinos apareció incendiado a 30 cuadras de la escena del crimen y los pesquisas determinaron que lo habían robado horas antes del hecho.

Al conocerse el crimen, vecinos de San Carlos se reunieron frente a la granja asaltada, la cual está rodeada de otros comercios y casas particulares, en reclamo de justicia y mayor seguridad.

Por su parte, una vecina dijo que ella pasó por el frente del comercio poco antes del crimen y estimó que el asalto ocurrió cuando el comerciante "estaba por cerrar", al tiempo que describió a la víctima como "un buen muchacho" y "colaborador".

Esta mujer recordó, además, que Alejandro había abierto el local "con la indemnización con la que lo había despedido de otro trabajo".

Más tarde, decenas de vecinos permanecían frente al negocio de la víctima, cortaban el tránsito en la calle y aplaudían, mientras algunos portaban carteles escritos a mano con leyendas como "Justicia. Nos están matando".

El crimen es investigado por el fiscal Marcos Borghi, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios del Departamento Judicial La Matanza.