En detrimento de pulpos como Facebook y Google
El 60% de la publicidad electoral digital será destinada a medios periodísticos
Miércoles, 17 de abril de 2019
Tras cuatro meses de debates en los despachos, dos dictámenes de comisión y varias sesiones suspendidas, el Senado logró aprobar la ley que regula el financiamiento de las campañas políticas, autoriza a los candidatos a recibir aportes de empresas privadas y los obliga a bancarizar sus gastos.

Tras cuatro meses de debates en los despachos, dos dictámenes de comisión y varias sesiones suspendidas, el Senado logró aprobar la ley que regula el financiamiento de las campañas políticas, autoriza a los candidatos a recibir aportes de empresas privadas y los obliga a bancarizar sus gastos.

Además, establece que el 60% de los recursos públicos destinados a publicidad digital de los partidos durante las campañas deben destinarse a sitios periodísticos digitales generadores de contenido, el 35% para los de mirada nacional y el 25% a los creados en las provincias, con foco en el contenido local.

Fue un pedido de la Asociación de Entidades Periodísticas (Adepa) y la Asociación de periodismo Digital (APD) para compensar las pérdidas millonarias por la migración de la publicidad a motores de búsqueda como Google y Facebook, que reproducen contenidos de terceros, casi no contratan empleados en el país y esquivan el pago de impuestos.

Cambiemos se oponía a este artículo y hasta dejó caer una sesión para evitar que fuera incluido, pero luego de una reunión de las autoridades de Adepa y la APD con miembros de las bancadas, encabezada por el jefe de Gabinete Marcos Peña, decidieron apoyarlo, aunque excluyeron los fondos privados de los recursos a distribuir.

La campaña serás más larga: pasa de 35 a 50 días, pero seguirá concluyendo 48 horas antes de ir a las urnas. La publicidad en medios de comunicación podrá empezar a pautarse recién 35 antes de votar y se reduce de 10 a 5% el tiempo de programación audiovisual gratuito con fines electorales. En la próxima elección será de la mitad.

La Cámara Nacional Electoral, que reclamó sin éxito la organización del escrutinio provisorio, sumará 8 nuevos auditores y muchas atribuciones para controlar de cerca a los nuevos actores de los procesos electorales del siglo 21: los encuestadores y redes sociales.

Creará un Registro de Empresas de Encuestas y Sondeos de Opinión, donde deberán registrarse los mediáticos consultores e informar cada encuesta que realicen y el monto que percibieron por sus buenos servicios.

Los camaristas tendrán la facultad de registrar las cuentas oficiales de redes sociales y sitios de Internet para luego exigirles rendir cuentas e identificar perfiles falsos y ejecutores de fake news.

Los legisladores le concedieron la atribución de definir una metodología para la rendición de gastos en las redes, empresas multinacionales gigantescas que se dan el lujo de cobrar con tarjeta de crédito sin emitir factura ni pagar impuestos. "El mundo está discutiendo como controlarlas", advirtió Mera. Es el debate que sigue. 

Etiquetas