Producción
Huertas: Una onda verde en la gran ciudad
Martes, 9 de abril de 2019
Se realizó en CABA el Curso de Huerta Comunitaria en "La Otra Base del Encuentro" (LOBE) en el Hospital Piñero. Allí participó la técnica del Programa Prohuerta (Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación) y de la agencia Avellaneda del INTA, Camila Mantiñán.

 "Contra viento y marea, cada sol se repite, cada día alborea / Y florece a porfía, un jardín de poesía contra viento y marea", estos versos de Eladia Blázquez van en armonía con la tarea que realiza el Programa Prohuerta (Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación) junto con la agencia Avellaneda del INTA AMBA en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) donde el cemento parece ser el único paisaje. En esta línea los técnicos trabajan en el dictado del Curso de Huerta Comunitaria en "La Otra Base del Encuentro" (LOBE) y CESAC 48, que dependen del Hospital Piñero, Avenida Fernández de la Cruz 1.700, para que el verde sea también parte del horizonte.

Camila Mantiñán del Programa Prohuerta (Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación/ INTA) de la agencia Avellaneda del INTA AMBA destaca que en estas capacitaciones abiertas y gratuitas a la población de los barrios populares de Flores, B 1-11-14 lindantes al LOBE "se brindan las bases para la organización de una huerta urbana donde se destaca la importancia de sembrar los propios alimentos como una rutina saludable, y por sobre todo como dispositivo para generar una rutina de trabajo y de procesos a una escala espacial y temporal a largo plazo ".

En estas jornadas, entre otros temas, se enseñan las nociones básicas para el armado de una huerta: desde cómo preparar una abonera para mejorar el suelo hasta cómo lograr una cosecha que se luzca en la preparación de una comida familiar lista para disfrutar.

Mariana Moricz a cargo de la agencia Avellaneda del INTA AMBA indica que "es clave resaltar el rol de articulación que realizamos con otras instituciones públicas en el trabajo activo con la comunidad".

Transmitir valores

Quienes asisten a logran conocer una serie de herramientas que les permiten lograr una mejor calidad de vida en el marco de la seguridad y soberanía alimentaria, en este caso, de la población urbana.

"Es necesario para lograr un óptimo resultado contar siempre con buena luz solar, trabajar la tierra con mucha paciencia y cuidado, y tener un buen acceso de agua", recuerda Mantiñán como recomendaciones a tener muy en cuenta.

En las jornadas se trasmite, además, desde tradiciones hasta planificaciones y sugerencias de cómo hacer una siembra correcta para cada época y se prueban algunos fertilizantes caseros como tarea principal, y el trabajo con plantas aromáticas y medicinales.

Finalmente se hace hincapié a las familias en la importancia del agregado de valor de los frutos cosechados a partir de la elaboración de conservas.

Acaso como dice Eladia en su tema Contra viento y marea: "Contra viento y marea hay montones de manos para hacer la tarea / Y esas pilas de ganas de llegar a mañana contra viento y marea / Lo que importa es la gente del sur y del norte de allá donde sea (...)".

Etiquetas