Ocurrió en Villa Elvira, al sur de la ciudad
La Plata bajo fuego: un muerto y un herido en infernal balacera entre bandas narco
Sábado, 16 de febrero de 2019
Un joven de 27 años recibió dos tiros en un enfrentamiento y otro hombre de 42 resultó herido. Todo empezó cuando un grupo atacó una casa y la quemó. Luego, se enfrentó a tiros con personas que llegaron en 2 autos. Serían colombianos.

Un tiro en la espalda y otro en la cabeza terminaron con la vida de José Manuel Arroyo, de 27 años, en una escena de violencia que, según las primeras reconstrucciones, se asemeja a una cinematográfica pelea de bandas criminales. Esta vez, la muerte no fue actuada y el joven quedó tendido entre casas de familia en una zona humilde al sur de la ciudad, el barrio El Palihue. 

A pocos metros, en medio del estruendo de varios vehículos, su casa en llamas y su esposa e hijos corriendo para salvar sus vidas, quedó herido un hombre de 42 años, quien quedó internado en el Hospital San Martín. La espeluznante secuencia ocurrió en la cuadra de 123 entre 600 y 601. Según los primeros reportes de la investigación, que se manejan en la fiscalía penal en turno (UFI N° 17), a cargo de la fiscal María Eugenia Di Lorenzo, la sangre corrió como consecuencia del encono entre bandas que se dedicarían al tráfico de drogas en la zona.

 En la primera reconstrucción del crimen que realizó la Policía, todo se inició alrededor de las 6 de la mañana, cuando un grupo de cinco hombres se presentó en una vivienda familiar de la cuadra con la finalidad de agredir al dueño de casa. 

Lo sacaron a los tirones y golpes, y así llegaron hasta la esquina, donde en circunstancias no aclaradas se inició un tiroteo. Siempre según esa versión el agredido recibió el apoyo de un vecino y volvió a su casa en medio de una balacera. Los agresores ya habían vuelto allí y le habían advertido a la esposa del hombre que iban a quemar la vivienda. Así, la mujer corrió con dos niños de corta edad. Mientras el fuego empezaba a devorar la casa, en construcción y precaria, el grupo que había iniciado la gresca se cruzó con nuevos adversarios en la calle. 

Entonces, al menos dos vehículos (un auto y una camioneta) con varios hombres a bordo pasaron frente a la casa tirando hacia el grupo concentrado en destruirla. De ese intercambio salieron los proyectiles que impactaron en Arroyo, uno en un omoplato, el otro donde la frente se une con el cuero cabelludo. 

 El cuadro de sangre, muerte y destrucción sacó a todos de la cama en esas calles. Algunos presenciaron la batalla que duró varios minutos hasta que llegó la Policía alertada por los pedidos de auxilio. El herido recibió un impacto de bala en la ingle y está internado en el Hospital San Martín. Por la tarde, estaba consciente, fuera de peligro y los investigadores se disponían a tomarle declaración sobre todo lo que sucedió por la madrugada. Además, del crimen, en la Fiscalía buscan establecer el móvil de la agresión y el feroz enfrentamiento entre al menos una decena de hombres. Los policías recogieron 24 casquillos de bala en la zona. 

En las primeras horas, los funcionarios judiciales escucharon a varios vecinos de la zona con una versión coincidente sobre el presunto funcionamiento de un kiosco de venta de droga en la casa que fue el epicentro de la batalla. En contrapartida, en la UFI N° 17 se señaló que también llegó a oídos de la fiscal Di Lorenzo una versión acerca de un enfrentamiento del propietario de la vivienda con narcos, con el objetivo de repeler esa práctica. 

"La mayoría de los vecinos, que están atemorizados, dicen que siempre venden droga ahí", contó una fuente de la UFI N° 17. Tras escuchar esos relatos, la fiscal le preguntó a los policías que la acompañaban en el procedimiento qué saben y qué investigaciones tienen acerca de esa actividad, que estaría acompañada por recurrentes tiroteos, robos y escándalos en la calle. "Incluso, una vecina relató que fue a declarar a la comisaría contra esta actividad y luego casi fue linchada en su cuadra", apuntó una fuente de la fiscalía. Entre esas versiones, que formarán parte del stock informativo de la causa, también se apuntó un dato referido a la procedencia extranjera de los integrantes de una de las bandas en cuestión. 

"Son colombianos", reprodujo una fuente sobre la versión que se apuntó en la libreta de los pesquisas. La cuadra de la violencia forma parte de un área que fue señalada hace pocas semanas por taxistas de la Ciudad quienes denunciaron la utilización del servicio como transporte de drogas con destino a la zona roja de la ciudad.

 "No es exactamente ahí, en esa calle, pero a no más de dos calles es donde los taxistas llevan personas que suben en la zona del Policlínico. Los conductores comenzaron a negarse a hacer esos viajes porque han sufrido robos", contó un empresario del sector. Según la fuente, "los autos no llegan hasta el búnker. Una cuadra antes queda vigilado por soldaditos hasta que vuelve el pasajero con droga".  

Etiquetas