Historias de la Región | Por Federico Gastón Guerra
Turdera cumplió 109 años: una mirada a la pequeña gran ciudad
Miércoles, 30 de enero de 2019
En sus comienzos fue conocida como "Loma de las hormigas" por la altura de las tierras que pertenecían a las hermanas Eugenia e Inés Turdera. El trazado del pueblo fue realizado por el contructor Riziero Preti.

La gestación de esta localidad data del 30 de enero de 1910 día en que se colocó la piedra fundamental de la Iglesia Conversión de San Pablo. -actualmente es la más chica de las ciudades que componen el Municipio de Lomas de Zamora-. En sus comienzos fue conocida como Loma de Las Hormigas por la altura de las tierras que pertenecían a las hermanas Eugenia e Inés Turdera. El trazado del pueblo fue realizado por el constructor Riziero Preti.

Tal la importancia que este acto recibió la adhesión del presidente de la República, Figueroa Alcorta, y la fiesta duró hasta bien entrada la noche en la residencia de las hermanas Turdera, dueñas de las tierras. Así a principios de 1910 comenzaba a desandar su historia este conglomerado de menos de 2 kilómetros cuadrados.

Loma de las Hormigas

Hacia 1907estas tierras eran conocidas como Loma de las Hormigaspor la altura que gozaban las mismas, 25 metros sobre el nivel del mar. Esta elevación trajo como consecuencia que la estación Turdera (Kilómetro 19, 448 en un comienzo, allá por 1909) se encuentre enclavada virtualmente en un pozo.

Vecinos e historiadores del lugar contaron que el pozo de la parada ferroviaria fue hecho a pico y pala y que la tierra fue llevada hacia el terraplén de la estaciónAvellaneda (hoy Estación Darío Santillán y Maximiliano Kosteki).

Tras el primer remate en 1908la naciente villa comienza sus primeros pasos de manera consolidada y es el 30 de enero de 1910 cuando se coloca la piedra fundamental de la Iglesia Conversión de San Pablo con la presencia de autoridades provinciales y municipales; además de las dueñas de las tierras las hermanas Eugenia e Inés Turdera.

El trazado del pueblo es aprobado recién en junio de ese año, a través del Honorable Concejo Deliberante de Lomas de Zamora por ordenanza Nº 360.

Tras la piedra y la aprobación del proyecto Turdera comienza a crecer. El tranvía a caballo que une Turdera con Temperley y el Hospital Español fue inaugurado un 17 de enero de 1910, y recorrería hasta 1924 los caminos de hierros turderenses.

Este progreso fue seguido por la construcción del teatro Colón, inaugurado en 1913, la Iglesia Conversión de San Pablo y una gran cantidad de casas y casonas. Además de la primera cancha del Club Atlético Temperley, antes Centenario Football Club, en la actual esquina de San Lorenzo y Agüero: "En 1920 el campo de Turdera, estaba en malas condiciones. Era casi imposible jugar al fútbol", rezaba la revista partidaria Empuje, órgano oficial del Club Atlético Temperley en alusión a "ese estadio".

"Mi padre no quería casa hechas a los apurones y mal construidas, así que a los compradores por intermedio del Banco de Turdera se le financiaba el terreno y se les regalaba ladrillos para que hagan la casa de material", me confió María Preti, hija del constructor RizieroPreti hace algunos años..

La Guerra Mundial (1914 - 1918) fue junto con la muerte de las hermanas Turdera y el dinámico constructor Preti un punto de inflexión en la vida de esta pujante localidad, ya que entre otras la Iglesia Conversión de San Pablo fue salvada milagrosamente del martillo del remate por la señora Adelia María Harilaos de Olmos, y el teatro junto con el tranvía dejaron de existir.

Los Iberra, los que mentó Borges

En un costado de Turdera, al lado de la vía, en la denominada Costa Brava, vivían los hermanos Iberra, hombres del cuchillo y del coraje. "Velay, señores la historia / de los Hermanos Iberra / hombres de amor y de guerra / y en el peligro primeros/ la flor de los cuchilleros / y ahora los tapa la tierra", así Jorge Luis Borges los mentó para siempre en su poema Milonga de dos Hermanos, todo un referente.

O en aquel otro verso de El Tango: "Y ese Iberra fatal, de quien los santos se apiaden, en un puente de la vía mató a su hermano el Ñato, que debía más muertes que él y así igualó los tantos". Poemas que quedan en el terreno de lo fantástico, de lo literario.

El periodista y amigo (ya fallecido) Carlos Mujico, quien conoció a la familia, fue categórico al señalarme hace unos años que "la realidad nos indica que el Ñato Iberra murió dentro de su casa por un disparo efectuado accidentalmente. Y su hermano Roberto no debía nada porque era más bueno que Lassie e incapaz de matar una mosca".

Ricardo "Nene" Iberra, el más chico de esta familia -ya fallecido al igual que sus hermanos-, le contó a este cronista hace un tiempo que "peleaba a mis hermanos por defender a amigos. El cuchillo lo usaba para comer asado. No peleábamos con cuchillo sino a garrotazos y trompadas. Yo le pegue, una trompada a un hombre que lo levante del suelo. Me había sacado de las casillas", entonó, recuerdo, mirando a las vía del ferrocarril Roca que a esa altura pasan debajo de un puente de ladrillos aún llenos de hollín como recuerdo de las viejas locomotoras.

Eso sí, en tono serio el Nene aclaraba que "para hablar de un Iberra delante de mí había que escupir el suelo primero. Los que hablaban de atrás eran patas sucias". Y como prueba del paso del hombre de las letras por sus pagos, Ricardo aseveró en ese encuentro que "Borges estuvo con la familia bajo esa mora, mientras yo revoloteaba por los alrededores o trataba de ensillar mi pingo en el palenque".

Historia contemporánea

La gente fue llegando a Turdera y con ella el progreso de una localidad que ya no tendría el barro de sus calles como emblema de pueblo y que quería ser más. Es por los años '70 donde los vecinos comienzan a movilizarse para que la "villa "pase a ser ciudad.

El pedido se hizo eco y en 1974 Turdera fue ciudad. "Por aquellos años los vecinos reclamábamos por las molestias que ocasionaba el Mercado de Abasto, teníamos un servicio de trenes deficientes para trasladarnos a la Capital Federal y estábamos luchando para que se hagan las obras de gas", recuerda el ingeniero Carlos Alberto Guerra, de las primeras familias de Turdera.

"Además, por esos años se estaba gestando la parada Hospital Español del ferrocarril Sarmiento (ramal que unía Haedo con La Plata) que era muy solicitada" enfatizó el ingeniero.

Finalmente un 30 de octubre de 1974 se declara, por medio de la legislatura provincial, a Turdera oficialmente como ciudad. De esta manera se desprende de Temperley. Hoy, esta pequeña gran ciudad cumple 109 años con una gran historia sobre sus espaldas pero con un enorme porvenir frente a sus ojos.

Etiquetas