Enigmas, las ciencias, lo interesante
Los fantasmas de la Casa Blanca
Martes, 30 de octubre de 2018
La Casa Blanca no sólo sería la residencia oficial y lugar de trabajo de los presidentes en ejercicio de los Estados Unidos, sino que también un inquietante lugar donde habrían ocurrido numerosos y documentados hechos de tintes paranormales.

 Ubicada en Pennsylvania Avenue Nº 1600, al noroeste de Washington D. C., la Casa Blanca es considerado uno de los edificios más célebres y emblemáticos del mundo. Ideada por George Washington y construido en 1790 bajo la dirección del arquitecto de origen irlandés James Hoban, en estilo Neoclásico, esta edificación de color blanco fue inaugurada oficialmente por John Adams en 1800. El edificio recibió al principio los nombres de "Palacio Presidencial" y "Mansión Ejecutiva", hasta que el presidente Theodore Rooselvelt propuso al Congreso que adoptara oficialmente el nombre de "La Casa Blanca" ("The White House" en inglés).

Sin embargo, para muchos, la Casa Blanca no sólo sería la residencia oficial y lugar de trabajo de los presidentes en ejercicio de los Estados Unidos, sino que también un inquietante lugar donde habrían ocurrido numerosos y documentados hechos de tintes paranormales, es decir, un sitio que continuaría siendo habitado por los fantasmas de varios ex mandatarios y otros personajes históricos, los cuales se manifestarían a través de espectrales apariciones, sesiones de espiritismo o extraños e inexplicables sonidos en mitad de la noche.

Estudiosos de fenómenos paranormales aseguran que en este elegante edificio de color blanco, donde se han tomado algunas de las decisiones políticas más importantes de la historia, se aparecerían numerosos espíritus. Es el caso de David Burnes, el antiguo propietario de los terrenos donde ahora se encuentra la Casa Blanca, y quien inicialmente no deseaba venderlos al gobierno. Durante repetidos intentos para conseguir que Burnes vendiera voluntariamente el sitio donde actualmente se emplaza la mansión presidencial, los historiadores afirman que éste incluso llegó a insultar una vez al presidente George Washington, espetándole "que él era presidente gracias al haberse casado con una viuda rica". Lillian Rogers Parks, una empleada de la Casa Blanca, le confidenció una vez al presidente Franklin Delano Roosevelt que mientras limpiaba el Despacho Oval solía escuchar una extraña voz a sus espaldas diciendo: "Yo soy el Sr. Burnes", algo que corroboraría años más tarde otro empleado de la Casa Blanca durante la presidencia de Harry Truman. En la actualidad, se asegura que todavía la voz de Burnes se escucha en el ático de la Casa Blanca.

Otro fantasma que se asegura merodea por la Casa Blanca es el de Anne Surratt, cuya madre , Mary Surratt, fue la primera mujer en ser ejecutada por el gobierno de los Estados Unidos debido a su participación en la conspiración para asesinar al presidente Abraham Lincoln en 1865. Mary Surratt habitaba en una casa de huéspedes que John Wilkes Booth (el asesino de Lincoln) y otros co-conspiradores utilizaron como lugar de reunión para discutir el plan del famoso magnicidio. Se dice que el espectro de Anne Surratt se aparece golpeando las puertas de la Casa Blanca pidiendo clemencia para su madre cada 7 de julio, precisamente la misma fecha en que su madre fue ejecutada.

Durante la Guerra de 1812, gran parte de la ciudad de Washington fue incendiada por las tropas británicas en venganza por la quema de los Edificios del Parlamento del Alto Canadá (actualmente Ontario), por lo que la Casa Blanca quedó casi en ruinas. El interior de la mansión quedó destruido, y solamente permanecieron las paredes exteriores, las cuales tuvieron que ser derribadas y posteriormente reconstruidas debido al debilitamiento que causó el fuego. Años después se comentaría que, durante las noches, especialmente desde las habitaciones del segundo piso, se veía en los jardínes de la Casa Blanca el espectro de un soldado inglés llevando una antorcha.

Un caso especial es el de William Wallace Lincoln, hijo del presidente Abraham Lincoln, quien falleció en una habitación de la Casa Blanca el 20 de febrero de 1862, con tan sólo 11 años, debido a los terribles efectos de la fiebre tifoidea. Sus funerales se celebraron en la Sala Verde de la Casa Blanca. Curiosamente, muchos años más tarde, Linda Johnson, hija del presidente Lyndon Johnson, y quien ocupara la habitación del hijo de Lincoln durante la presidencia de su padre, aseguró haber visto allí al fantasma de "Willie" en varias ocasiones.

Etiquetas