El crimen de Leandro Alcaraz
En múltiples allanamientos detuvieron a los presuntos homicidas del colectivero
Miércoles, 3 de octubre de 2018
Los nuevos sospechosos son dos hermanos paraguayos de 18 y 22 años. Cayeron ayer luego de 11 allanamientos realizados en la madrugada del martes en las localidades de José C. Paz, Monte Grande, Transradio, Rafael Calzada, González Catán y La Tablada, en este último lugar fueron detenidos

El chofer Leandro Alcaraz (26) lo mataron cuando estaba trabajando, en Virrey del Pino. La secuencia fue absurda: dos pasajeros que no tenían SUBE pretendieron viajar sin pagar, él intentó oponerse y al final del recorrido lo asesinaron de un balazo. El crimen conmocionó al país, hubo paro de colectivos y al día siguiente la Policía Bonaerense salió a decir que había detenido a los autores. Ahora, seis meses después, se supo que los verdaderos asesinos eran otros.

Una larga investigación que incluyó análisis de antenas, escuchas telefónicas y reconocimiento fotográfico permitió identificar a los dos delincuentes que subieron al colectivo en la tarde del domingo 15 de abril pasado. No eran ni Jonathan "El Viejo" Acevedo (18) ni "El Tanito", un adolescente de 17, los dos sospechosos detenidos a las pocas horas del crimen y con los que la Policía Bonaerense pretendió mostrar un "caso cerrado".

Tampoco era Juan Alfonzo "El Paraguayo" Gauto (30), quien estuvo tres meses preso sospechado de haber participado del crimen. Este último siempre dijo que no pudo haber participado del hecho porque a esa hora estaba jugando un torneo de fútbol, hasta presentó la planilla de inscripción y una foto en la que se lo ve corriendo atrás de la pelota.

Los nuevos sospechosos son dos hermanos paraguayos de 18 y 22 años, según informaron fuentes del caso. El más chico tenía 17 en el momento del crimen. Cayeron ayer luego de 11 allanamientos realizados en la madrugada del martes en las localidades de José C. Paz, Monte Grande, Transradio, Rafael Calzada, La Tablada y González Catán (todos en el conurbano bonaerense) requeridos por el fiscal juvenil N° 2 Emilio Spatafora y ordenados por el juez de Garantías Rubén Ochipinti.

El presunto revólver que usaron para matar a Alcaraz

Otras armas incautadas a los hermanos paraguayos de 18 y 22 años detenidos por la Policía de la provincia de Buenos Aires acusados de ser los autores materiales del crimen de Leandro Alcaraz,

En una precaria construcción en la villa Scasso, en La Tablada (La Matanza), fue donde los encontró la Policía. Un rato antes, en Transradio (Esteban Echeverría), habían detenido al padre de los presuntos asesinos por "portación ilegal de arma de guerra". Le encontraron un revólver calibre 38 marca Fox modelo 1930: creen que con esa arma le dispararon a Alcaraz y ahora la van a peritar. La bala mortal que le atravesó el cuerpo y le perforó la cabeza era del mismo calibre.

La pista que permitió identificar a los nuevos detenidos llegó gracias al hallazgo del celular que le habían robado a una mujer tras el asesinato del chofer, a una cuadra de la escena del crimen. Los autores de ese robo fueron los mismos que los del homicidio.

El teléfono apareció en manos de una mujer, que quedó detenida por "encubrimiento". Así se abrió una nueva línea investigativa,. Con entrecruzamiento de llamadas, georreferenciación de señales, escuchas, filmaciones y reconocimiento fotográfico, los investigadores estaban cada vez más seguros del enchastre que se hizo en la primera etapa de la investigación.

Todo fue raro al principio. Hubo detenciones y allanamientos realizados por la Policía sin autorización judicial; testigos que denunciaron "aprietes" para declarar; y un episodio bizarro y lamentable con un video de Acevedo "confesando" el crimen en el calabozo, entre burlas de otros presos. La sospecha es que las imágenes fueron viralizadas por policías para cubrirse del mal accionar de los días previos.

Armas secuestradas en los allanamientos 

Los nuevos detenidos -cuya identidad aún no trascendió- serán indagados el miércoles. Se espera que en los próximos días sean sometidos a ruedas de reconocimiento. En principio, a los dos se los pudo ubicar arriba del colectivo de la línea 620 durante todo el recorrido hasta el lugar del crimen e incluso se reconstruyó dónde estuvieron después. Aún no trascendió si tienen antecedentes pero a los dos se los relaciona con el narcomenudeo en la zona. Allí podría haber un nexo -no está probado aún- con Acevedo.

"La verdad es que ya nos preocupaba que pasaron 6 meses y sentíamos que la causa estaba estancada. Ahora esperamos que se haya agarrado a los verdaderos culpables y que se haga justicia", dijo Giselle Alcaraz, hermana de Leandro.

"Hay muchísima prueba contra los dos. Se trabajó con mucho tiempo. Fue otro trabajo el que se hizo, a diferencia del principio", agregó Walter Fidalgo, el abogado de la familia Alcaraz. "Hubo una maniobra para desviar la investigación. Hubo muchas irregularidades y no descartamos, cuando termine la causa por el crimen de Leandro, pedir que se investigue ese primer accionar", señaló.

Fuentes del caso señalaron que la Fiscalía de Menores pedirá el sobreseimiento de Acevedo y Gauto. Este último ya estaba libre desde julio por "falta de mérito", aunque seguía investigado en el caso.

Etiquetas