Tribunales de Lomas de Zamora
Caso Matías Terrón: los autores fueron condenados a prisión perpetua
Jueves, 23 de agosto de 2018
El miércoles pasado los hermanos De Luca fueron declarados culpables de asesinar al joven informático Matías Terrón. Lo mataron por la espalda. Su pareja estaba embarazada. Hoy se hizo Justicia y tuvieron una condena acorde con su saña, pasaran más de 35 años en la cárcel.

El 22 de junio de 2016 por la noche, Matías Terrón (31) llegó en su Fiat Punto hasta la casa de una amiga cuando dos delincuentes lo interceptaron. Lo amenazaron con un arma y lo pasaron a otro auto, un Volkswagen Gol Trend gris que habían robado el día anterior.

Lo llevaron a un cajero a retirar todo el dinero que pudieron de su cuenta. Por su DNI supieron la dirección de la casa de sus padres, él no quiso decirles donde vivía porque en el departamento estaba Jéssica, embarazada de pocas semanas.

A Matías lo mataron por la espalda cuando intentó correr. Se acababa de enterar que iba a ser padre.

Este miércoles se conoció que los dos asesinos (Esteban Gabriel y David Emanuel De Luca) fueron condenados a prisión perpetua. "Era lo que esperábamos, es un alivio saber que no van a matar a nadie más", le dijo Emmanuel, hermano de Matías, apenas pasados unos minutos de la lectura de la sentencia.

"Tanto la fiscalía como nosotros en la querella, habíamos pedido que se los condenara por 'homicidio criminis causa'. La defensa había solicitado que los absolvieran o que sea por homicidio en ocasión de robo", recordó Emmanuel, ya que el Tribunal Oral N°7 de Lomas de Zamora había comunicado el fallo condenatorio días atrás pero puso como fecha de lectura del monto de la sentencia para este miércoles 22.

Marta Poussif y Jéssica Grosso, madre y mujer de Matías, estuvieron presentes en la lectura junto a Emmanuel. Los condenados, por su parte, no asistieron. "El juicio fue muy duro, agotador. No fue fácil estar delante de los asesinos de 'Mati', ni el día que declaré, ni cuando cerraron los alegatos. Privaron a una persona de su libertad, lo secuestraron, le dispararon por la espalda con las manos atadas. Lo arruinaron a él, a una familia, no sólo a mí y a Benjamín, a todos. Porque con Mati se fue una parte de todos. Nos cambió la vida, te cambia todo. Y no se arrepintieron", dijo Jéssica.

El 22 de junio de 2016, cuando Matías Terrón fue asesinado en Sarandí, Jéssica Grosso estaba embarazada. Hacía algunos días se lo habían contado a la familia. Benjamín ya tiene un año y medio y apenas puede reconocer a su papá en fotos.

Cuando los hermanos De Luca tuvieron derecho a sus últimas palabras antes del veredicto, se declararon inocentes y pidieron "justicia" ante los jueces Beatriz López Moyano, Roberto Lugones y Roberto Conti.

En este juicio los acusaron del asesinato de Terrón, de una entradera cometida un día antes, el 21 de junio de 2016, y de otro robo registrado el 5 de julio. Siempre bajo la misma modalidad. Interceptaban a sus víctimas, los maniataban y los llevaban a sus casas para robarles. Les quitaban el dinero y el auto.

Esteban y David De Luca tenían antecedentes por robo, secuestro, amenazas y tentativa de homicidio. En el juicio, su estrategia fue reconocer el robo del 5 de julio y negar su participación en el homicidio de Matías y en el hecho del día anterior. "Quiero que se me juzgue por el delito que cometí y no por los otros. Quiero que se haga justicia", dijo David De Luca. Lo mismo repitió su hermano.

Etiquetas