Provincialización
Macri anunció que las empresas eléctricas pasarán a la Provincia
Martes, 31 de julio de 2018
Finalmente pudo el pragmatismo por encima de apoyar al propio equipo. Urgido por aprobar el presupuesto próximo, Macri cedió ante la presión de los Gobernadores. Ahora traslada este complejo problema a Vidal y Larreta.

"Le estamos traspasando Edenor y Edesur a la provincia de Buenos Aires porque es más justo, porque es la manera de ir equilibrando el gasto estatal para que el Estado no se vuelva una mochila", afirmó el presidente de la Nación, Mauricio Macri.

El jefe de Estado recogió así el reclamo de los gobernadores peronistas, quienes lo pusieron como condición para avanzar en las negociaciones por el Presupuesto 2019.

"Hay un reclamo lógico de las provincias sobre los subsidios que recibe la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires, porque es cierto por política del gobierno kirchnerista había un gran desfasaje y es por eso que las tarifas han subido más en Buenos Aires que en el interior para que se reconozca el verdadero valor de la energía", afirmó.

Tanto la administración de María Eugenia Vidal como el gobierno porteño tomarán las firmas de energía con unos 11 mil millones de pesos en subsidios para el financiamiento de colectivos y trenes metropolitanos.

Macri aseguró que el país está en un proceso para dejar de ser importador de energía y enfatizó que hoy se encuentra a un 70% del valor de la energía, mientras que al inició de su gestión era del 10%.

"La buena noticia es que en estos dos años y medio trazamos un plan con gobernadores, sindicatos y empresas y hemos producido cada vez más y en dos años seremos exportadores netos de energía y eso es más competitividad", dijo.

El tema es parte de un serio análisis en la administración bonaerense, donde también se incluye a la estatal Aysa, pedido por el cordobés Juan Schiaretti. Fue, en cambio, el salteño Juan Manuel Urtubey el que había pedido desde una conferencia de prensa en su provincia que Vidal y Horacio Rodríguez Larreta se hiciera cargo de los subsidios a las tarifas eléctricas.

En principio, si todo el paquete era pasado a la Provincia y la Ciudad, la administración bonaerense sufriría un enorme impacto en su caja, y el esfuerzo se consumiría todo lo que iba a ingresar por la recuperación de recursos del ya desaparecido Fondo del Conurbano. Por esa recomposición, el gobierno de María Eugenia Vidal recibirá 65.000 millones de pesos en 2019.

Significa un incremento de 25.000 millones respecto a este año. Precisamente esa es la cifra que terminaría licuándose en el acuerdo con la Nación, si es que las negociaciones se cierran como todo parece indicar.

El "esfuerzo" de 25.000 millones que Macri le pide a Vidal, la Provincia lo destinará a cubrir parte de los subsidios al transporte, que hoy son exclusivos de las arcas nacionales, y además se haría cargo de las tarifas sociales de los usuarios de AySA y de las compañías eléctricas Edenor y Edesur. No significa el pase completo de las mismas, sino la absorción de la diferencia tarifaria que el Estado le cubre a los más necesitados.

De todos modos, la cobertura de la tarifa social de agua y luz en el Conurbano más el pago de una parte de los subsidios al transporte, no cubren la totalidad de los 25.000 millones. Todavía queda por resolverse qué otros gastos que tiene Nación desde el año que viene deberán ser solventados por las arcas bonaerenses.

Una medida resistida por Vidal

Vidal fue cosechando aliados en contra de la medida que pidieron los gobernadores. Incluso puso bajo su ala a poderosos intendentes peronistas de toda la provincia, especialmente de Conurbano, preocupados por el desfinanciamiento que puede acarrearle a la Provincia, hacerse cargo de semejante problema.

"Si se meten con la provincia, se meten con todos", dijo a sus colaboradores la gobernadora María Eugenia Vidal cuando habló de la ofensiva de los mandatarios peronistas, con el cordobés Juan Schiaretti a la cabeza, para que el mayor distrito del país se haga cargo de la empresa Agua y Saneamientos Argentinos (Aysa), de las eléctricas Edenor y Edesur y también del transporte.

El traspaso de los servicios le significaría a la provincia por lo menos $15 mil millones: $ 14 mil por Aysa, por el plan de obras, y mil por Edenor y Edesur. En La Plata creen que sería mucho más. El Fondo del Conurbano recuperado es de $ 65 mil millones, pero ya $ 40 mil millones le pasaba el kirchnerismo a la provincia cuando estaba Scioli para los gastos básicos como salud y educación. Lo que Vidal recuperó fueron unos $25 mil millones extra.

"Si los gobernadores del PJ hablan de equidad entonces hablemos de la coparticipación y que le den a la provincia el 40 % de lo que aporta, que hoy recibe un 25%", retrucan cerca de Vidal. Si así fuera, sobre una coparticipación federal de 1 billón de pesos, la provincia recibiría la astronómica cifra de $380 mil millones.

Nada de eso funcionó para frenar la imposición de los Gobernadores. Macri los necesita para que salga la ley del presupuesto. 

Etiquetas