La Justicia liberó al matrimonio que secuestró a Santiago Miralles
Casación impulsó una baja en las condenas del matrimonio en cuya casa se encontró el cadáver del niño de 6 años, asesinado en 2005, durante un secuestro extorsivo. Su padre, Walter, apelará a la Suprema Corte provincial.
Compartían barrio y sus casas estaban mediadas por una alambrada sin reparar porque los hijos de ambos matrimonios se cruzaban para jugar juntos. Pero el 13 de julio de 2005, Santiago Miralles no volvió de la vivienda de Enrique Coito Piriz y Ana Machado Vargas porque fue retenido por la fuerza y luego asesinado. El caso fue a juicio oral y pese a que un tribunal condenó a cuatro imputados, entre ellos al matrimonio Vargas-Piriz, la Cámara de Casación provincial los liberó porque consideró que sus penas eran muy duras. A un mes del octavo aniversario de la fecha del crimen, los Miralles piden que la Suprema Corte provincial acate la determinación surgida del proceso judicial previo en vez de la determinación de segunda instancia.

Sucede que Coito Piriz y Machado Vargas fueron liberados por un fallo que consideró los ocho años de encierro que llevan cumplidos y liberó al varón en diciembre de 2012 y a la mujer en mayo último, porque es madre de dos hijos pequeños. Para los Miralles, se “desconoció” el espíritu de los agravantes de la imputación, que hacen del caso un ejemplo, ya que el secuestro extorsivo fue considerado triplemente agravado por el hecho de que la víctima tenía seis años, sus captores fueron más de tres personas y la privación ilegítima de libertad concluyó con la muerte.

Pero no es todo: Walter Miralles, papá de Santiaguito y abogado, destacó que su principal “sorpresa” y la de su esposa, Noemí, fue que Casación desestimó todo el “trabajo que se hizo en el juicio oral” a la hora de la absolución por falta de pruebas de Piriz y la reducción de la cadena perpetua de Vargas a prisión por 12 años -de los cuales ya cumplió dos tercios y completará libre por ser madre de dos hijos- bajo la consideración de que no fueron coautores sino partícipes del crimen.

-¿Por qué cree que fallaron de esta manera los jueces?

-(En el caso de Piriz) dicen que no hay pruebas suficientes. Nosotros creemos que aunque sea mínimo, en un secuestro, su participación es importante. Respecto a la mujer, aducen que ya tiene ocho años en prisión y con dos hijos chicos tiene la consideración de liberarla, pero no hay un fundamento técnico. Las mismas pruebas con que se juzgó al padrino y al hijo se aplicaron para los cuatro acusados. Como todos fueron coautores, deberían cumplir la misma pena.

-El fallo exculpatorio para el varón de la pareja surgió de la propia Cámara ¿Por qué no falló en la reducción de pena de Vargas y remitió esa responsabilidad al tribunal original?

-Pudieron haber bajado la pena, consideraron que era más serio mandárselo al Tribunal. Creo que es porque fue una causa muy resonante, buscan que sea una responsabilidad compartida. A su vez, es complicado para determinados jueces oponerse a lo que pide la Cámara.

-Poco tiempo después del juicio, el tribunal que llevó adelante el juicio oral perdió a dos magistrados y sus reemplazantes fueron los que votaron las reducciones de pena ¿Es relevante el dato?

-Sí. Ellos no estuvieron en el juicio oral, donde se ven las reacciones, que es lo que los jueces nuevos no vieron. Sin embargo, cambiaron una condena que fue unánime.

18 de Junio de 2013
Comentarios
NOEMI
29 de Diciembre de 2014 15:11
estos 2 hdp están LIBRES !!!! despúes de secuestrar y matar a Santi de solo 6 añitos.....es justo?......NO !!!!!!!!!!
Tu comentario
powered by powered by Víncolo Site Manager