Sospechan que fue cómplices de los delincuentes
La Matanza: detuvieron al acompañante de la mujer que fue asesinada para robarle
Viernes, 15 de marzo de 2019
El sujeto viajaba junto con María Caccone en el remise en el que iba a depositar plata en un banco. El individuo tenía en su poder 20 mil pesos escondidos en sus calzoncillos.

El hombre que viajaba junto con María Caccone, la mujer de 39 años asesinada por motochorros en momentos en que se dirigía en un remise hacia un banco para depositar 40 mil pesos en San Justo, fue detenido acusado de ser cómplice de los ladrones asesinos. En poder del sujeto, los efectivos policiales encontraron 20 mil pesos escondidos en sus calzoncillos.

El suceso ocurrió pasadas las 14 de este jueves en Arieta y Australia, del mencionado distrito del oeste del Gran Buenos Aires, cuando Caccone, madre de dos hijos, que viajaba en un Renaul Logan negro, patente IAL-074 conducido por fue interceptado por dos ladrones en moto.

El coche, un remise, era conducido por Juan Marcelo Rearte, de 44 años. En el asiento de atrás viajaba Marcos Fabián González, de 35. Caccone, empleada de un firgorífico de la localida de Virrey del Pino, tenía en su poder 40 mil pesos para depositar en un banco de la zona, y se resistió a ser despojada del dinero cuando los motochorros, a punta de pistola, le exigieron que se los entregara.

Los hampones quisieron abrir la puerta del acompañante, como no pudieron, rompieron la ventana y tironearon de la cartera de la señora. Luego, efectuaron varios balazos que hirieron de gravedad a la mujer y al chofer, quienes fueron llevados de urgencia al Policlínico de San Justo. Caccone murió y Rearte quedó internado en estado delicado.

Cuando llegó la policía, González fue hallado ileso. Por disposición del fiscal Claudio Fornaro, fue trasladado a sede policial y más tarde indagado por el funcionario. Sus dichos, contradicciones y algunos datos en poder de los pesquisas, determinaron que quedara arrestado.

Uno de los puntos clave fue que González no tenía en su poder ningún teléfono celular. Dijo que no llevaba encima uno, pero luego se comprobó que los asaltantes estuvieron unos 20 minutos en la esquina donde se produjo el ilícito, hablando por teléfono con alguien. En poder del detenido se secuestraron 19 mil pesos, que llevaba en su ropa interior.
El fiscal presume que González participó en el robo, como entregador. Les dio a los motochorros, que son buscados de manera intensa, los datos precisos para cometer el atraco.


Etiquetas