Enigmas, las ciencias, lo interesante
El misterio de los pies que trae la corriente
Miércoles, 13 de marzo de 2019
Es un misterio extraño y lleno de morbo. En la última década han aparecido en las costas del Pacífico del norte estadounidense, en el estado de Washington, y en las de la vecina Vancouver, Canadá, fragmentos que suponen una historia terrible: pies humanos separados del resto de su cuerpo que acaban en las playas tras ser arrastrados hasta allí por las corrientes marinas.

 Es un misterio extraño y lleno de morbo. En la última década han aparecido en las costas del Pacífico del norte estadounidense, en el estado de Washington, y en las de la vecina Vancouver, Canadá, fragmentos que suponen una historia terrible: pies humanos separados del resto de su cuerpo que acaban en las playas tras ser arrastrados hasta allí por las corrientes marinas.

En 11 años, de acuerdo al portal Vox, han aparecido así 15 pies humanos en la región del llamado Mar de Salish, la zona de intrincados golfos y corredores acuáticos que se encuentra en el norte del estado de Washington y el sur de Columbia Británica. El pie número 15 hallado en esas playas fue reportado recientemente y las autoridades indicaron que la extremidad correspondía a Antonio Neill, un joven de 22 años que fue reportado desaparecido desde diciembre de 2016.

Como ese pie, otros 14 han aparecido en la región en los últimos años.

¿Por qué tantos pies humanos sueltos llegan a esas playas? y ¿hay una acción criminal, quizá incluso un asesino serial, detrás de ello?

Las autoridades de Columbia Británica, donde se han registrado la mayoría de esos hallazgos, no consideran que ese extraño fenómeno esté vinculado a un crimen, aunque indudablemente tiene implícita una severa violencia. En realidad, consideran que las causas de esas extremidades errantes fueron suicidios o ahogamientos por accidente, personas que murieron en el agua y cuyos pies, por alguna razón, quedaron separados del resto de sus cuerpos y fueron arrastrados por corrientes hasta las playas de esa región del Pacífico norteamericano.

Como se comentó en The New York Times, hay quien atribuye esos pies flotantes a la acción de sicarios vinculados a la mafia, a traficantes de humanos, a desquiciados fetichistas que adoran los pies o a asesinos seriales que matan a sus víctimas y arrojan al océano sus cuerpos desmembrados.

Años atrás, un hombre que halló uno de esos pies dijo a The Guardian que sospechaba que había crimen detrás de ese miembro separado de su cuerpo. "Piensa en esto, si atan una cadena a la pantorilla de una persona y lo arrojan por la borda [de una embarcación], el pie puede separarse. Eso puede explicarlo. Quizá tienen muchos cuerpos guardados en un contenedor y han sido arrastrados por las aguas. No sabemos. Hay tantas cosas sucediendo por allí", elucubró esa persona.

Y se ha especulado con que los pies podrían proceder de víctimas de aviones que se estrellaron en el mar o de personas que cayeron de un barco. Incluso tsunamis han aparecido como los posibles causantes de ese fenómeno.

Sea como sea, la explicación más aceptada es que cuando alguna razón un cadáver queda flotando en el mar -presumiblemente por suicidio o por ahogamiento accidental- después de cierto tiempo comienza a desarticularse de modo natural.

Los zapatos y botas, curiosamente, ayudan a que los pies floten y se preserven de ser bocado de la fauna marina mientras que el resto del cuerpo se hunde o es devorado.

La cantidad de pies hallados, a fin de cuentas, ha motivado a las autoridades de la región a recomendar que se incluya el número de calzado de las personas reportadas como desaparecidas, para facilitar la identificación de los restos (en ocasiones, el ADN de un pie que pasó mucho tiempo en agua salada queda dañado y es difícil identificarlo) y han insistido en clarificar que aunque extraño y macabro, el fenómeno de los pies hallados en las playas no tendría crímenes detrás y ha cobrado notoriedad gracias a la cobertura de la prensa. Eso es cierto, pero es el fenómeno en sí es sin duda inquietante y no una fabricación de los medios.

Etiquetas