Negociación
Fondo Educativo: los intendentes quieren que Provincia también tenga que invertir los montos en obras
Jueves, 8 de noviembre de 2018
La provincia recibió de Nación, por ese fondo, unos 36.000 millones que destinaría a pagar salarios. Sin embargo, a los Municipio se les obliga que esos recursos se destinen a obras y tenga que solventar gastos con otras partidas. Preocupación por que las comunas deberán cubrir la tarifa social, subsidios al transporte y CEAMSE.

 Los intendentes del Conurbano ya cruzaron entre sí las primeras apreciaciones del presupuesto 2019 redactado por el gobierno de Maria Eugenia Vidal y coinciden en el fuerte impacto que tendrá el ajuste sobre los municipios.

Los alcaldes de la oposición comenzaron diagramar una estrategia para negociar en la Legislatura algunos cambios les permitan amortiguar los millonarios costos que recaerán sobre las siempre complicadas arcas municipales a partir de enero.

Uno de los puntos que generó ruido entre los jefes comunales del peronismo tiene que ver con el Fondo de Educativo. Se trata de una partida que el gobierno nacional gira a las provincias y que a su vez, una porción, las provincias deben girar a los municipios para gastos educativos.

La pelea que se viene dando en los últimos años tiene que ver con el destino que finalmente los intendentes dan sobre esos fondos. Mientras desde el gobierno provincial insisten en que deben afectarlos a obras de infraestructura en las escuelas, los alcaldes prefieren gastarlos en salarios a docentes por fuera de la educación formal (por ejemplo, talleres en los barrios).

Como parte de la negociación que se profundizará en las próximas horas, los intendentes dicen que aceptan la imposición de afectar la totalidad del Fondo Educativo para obras siempre y cuando el gobierno provincial también afecte el 100% de lo que recibe de Nación para arreglar las escuelas. "Si las dos partes afectamos el 100%, en poco tiempo arreglamos todas las escuelas", dijo un intendente con representación legislativa.

Del fondo girado por nación a la provincia de Buenos Aires durante este año, el gobierno de Vidal giró a los municipios 7.200 millones, pero se quedó con 36.000 millones. Los intendentes quieren que la Gobernadora afecte la totalidad de esos recursos a arreglar las escuelas.

Quizás la contrapropuesta de los alcaldes sirva más como chicana que como propuesta formal. Es que la partida de 36.000 millones que retiene la provincia va directamente al ministerio de Educación y se licúa en el pago de salarios.

Por eso, el objetivo de los intendentes del Conurbano es exponer que Vidal utiliza los mismos recursos para pagar sueldos, mientras les exige que ellos los utilicen para obras de infraestructura.

El capítulo del Fondo Educativo asoma como uno de los tantos puntos de conflicto que tendrá el presupuesto 2019 con los intendentes. Se suma además, la decisión del gobierno de transferir a los municipios la tarifa social energética, un porcentaje de los subsidios al transporte -que corresponde a las líneas municipales- y los costos del Ceamse.

Según números del gobierno, los intendentes deberán absorber unos 13.000 millones entre tarifa social energética (8.000 millones), subsidios al transporte (2.500 millones) y Ceamse (2.500 millones).

Pero las cuentas en los municipios arrojan números que están muy por encima. Calculan 11.600 millones de tarifa social, 4.300 de transporte y 2.900 de alumbrado público.

Conflicto con el Presupuesto

Los intendentes de la oposición, que suman 66, ya expresaron su rechazo en público a la idea. Los alcaldes de Cambiemos, que son 69, aún no manifestaron en público el malestar. Lo cierto es que el ajuste llegará a los 135 municipios de esta provincia.

"El año 2019 se presenta como un año desafiante en términos fiscales ya que se traspasarán hacia la Provincia responsabilidades que se encontraban en cabeza del Estado nacional como ser las tarifas sociales brindadas por Edenor y Edesur y los subsidios al transporte automotor de pasajeros", explicó Vidal al enviar su mensaje a la Legislatura.

"El traspaso de gastos hacia la provincia de Buenos Aires es de una importante magnitud, semejante el déficit previsto para 2019", argumentó la jefa del Estado provincial, al explicar su decisión de transferir parte del ajuste a las comunas.

"Resulta natural que los gobiernos municipales afronten el costo de la tarifa Social de la energía eléctrica en virtud de la distribución geográfica de los beneficiarios", dijo la Jefa de Estado. Esto implica un costo de unos 8.000 millones de pesos a dividir entre los municipios.

Pero además se transferirán los costos del CEAMSE, por otros 2534 millones de pesos. Los intendentes del conurbano fueron notificados además de que en 2019 deberán destinar el 100 por ciento del Fondo Educativo a obras, en tanto en el interior se destinará el 70 por ciento a edificios. Este punto molesta sobre manera a los alcaldes que en años anteriores usaron parte de esos fondos para financiar otros gastos corrientes de la administración. Lo mismo que hace el Gobierno Provincial. 

Etiquetas